¿Cómo viajar en avión? Turista, “Business” y Primera

Desde que el transporte regular de personas existe, las compañías de transporte de todo tipo han buscado la manera de adaptarse a las necesidades de sus clientes, tanto en precio como en confort. Las aerolíneas en este sentido no se han quedado a la zaga. Desde que la aviación moderna ha conseguido poner en el aire grandes aparatos que, hoy en día, son capaces de transportar hasta 1.000 personas, la adaptación del servicio a las necesidades se ha vuelto inevitable.

Probablemente las personas “de a pie” no nos damos cuenta, pero, por ejemplo, la configuración de asientos de un avión influye y mucho en la explotación económica del aparato (carísimo por otro lado) y, por supuesto, en la comodidad de los pasajeros e incluso del personal que va a bordo.
Para que nos hagamos una idea, un aparato Boeing 747-400 (uno de las aeronaves más vendidas de la historia), puede transportar entre 416 y 524 pasajeros (es decir, un 25% de diferencia) dependiendo de la configuración de asientos y de si el avión se subdivide en dos o tres categorías o clases, entre otras cosas.

¡Vuelos muy baratos! Por Javier Rodríguez ("Elcactusjack")

Ilustración: Javier Rodríguez ("Elcactusjack"), en Flickr.

En los vuelos regionales, en ocasiones, encontramos una única categoría, la conocida clase Turista, también llamada Económica (probablemente derivación de la voz inglesa “Economy”).
En los domésticos y continentales, lo clásico es encontrar, además, una categoría un poco más confortable, la Preferente, más conocida comúnmente por “Business”.
En cuanto a los vuelos transcontinentales y para los clientes más exigentes, normalmente también existe la Primera o “First Class”, la cual, supone un salto cualitativo y de exclusividad importante.

La tendencia actual de las compañías de bandera, sobre todo las europeas, es a subdividir aún más la configuración de asientos de los aviones y los servicios de a bordo en un intento de adaptarse a las necesidades de cada pasajero. De este modo, existen categorías intermedias que no son puramente ni Turista ni Preferente ni Primera. Claro ejemplo de esta tendencia es la compañía Air France, que subdivide sus categorías de la siguiente forma:

Voyageur: sería el equivalente a la clásica Turista. Incluye atenciones como comidas, prensa, un pequeño kit con toallitas, máscara… así como auriculares, una pequeña manta, almohada, etc.

Alizé: ésta es una clase de las intermedias a las que nos referíamos antes. Se ofrece básicamente en los aviones Boeing 777 y en los 747, más conocidos como “Jumbos”. En estos últimos, como ocurre con la Preferente en la mayoría de las compañías, a los pasajeros se les ubica en la planta de arriba, en la joroba del avión. En cuanto a la ergonomía y el espacio, los asientos ganan en distancia entre sí y en el ángulo hasta el cual se pueden reclinar los respaldos. Se complementa con detalles de calidad como reposabrazos en piel, reposapiés con masaje integrado…

Premium Voyageur: está separada del resto de clases por paneles para mayor intimidad e insonorización. El número de asientos es limitado, habiendo tan sólo 3 filas. Según datos de la propia compañía, la diferencia de espacio con respecto a la clase Voyageur es de un 20% más tanto para la distancia con el asiento de enfrente como de anchura de asiento. El respaldo se reclina sobre sí mismo, de tal modo que no se compromete la comodidad de otros pasajeros, disponiendo asimismo de reposacabezas regulable. Otros elementos extra serían los compartimentos portaobjetos, la pantalla táctil de 26 cm., toma eléctrica para el portátil o dispositivos electrónicos, etc. Los pasajeros de la Premium además tienen acceso a la sala VIP de los aeropuertos.

Affaires: la principal diferencia con respecto a la categoría anterior es que el asiento, que mide 2 metros cuando está estirado; es decir, se convierte en cama.

First Class, Air France

La Premiére: es decir, la Primera, la joya de la corona. La configuración de esta cabina está compuesta por tan sólo entre 5 y 9 asientos, teniendo todos ellos acceso directo al pasillo. Otra de las peculiaridades es que tiene una banqueta frente al asiento para que el pasajero pueda recibir, sin moverse del sitio a otras personas, para por ejemplo, preparar una reunión de negocios. Para que nadie se quede “offline” durante el vuelo, existen teléfonos individuales en todos los asientos. Evidentemente, los TCP o Tripulantes de Cabina de Pasajeros están constantemente pendientes de las necesidades de los afortunados que pueden permitirse viajar de este modo.

Objetivamente, todos los vuelos llegan al mismo destino y a la misma hora… pero quizás, como decía aquel, “lo importante es el camino”. En este caso, el trayecto.


Sobre el autor:
JorgeJorge Álvarez es Responsable de Producción de Sociedad Geográfica de las Indias. Su trayectoria entre mayoristas, minoristas, compañías aéreas, alquiler de servicios de tierra o incluso de guía acompañante le ha permitido tener hoy una visión global del sector y conocer de primera mano los distintos detalles que se necesitan para asegurar un viaje sin errores. Para más información: [Quiénes somos]

Be Sociable, Share!

Comentarios

  1. victor manuel

    La explicación es buena y clara para quienes no hemos viajado y queremos hacerlo y cómodo, pero ¿Alguien sabe cual es el precio por cada uno de las clases, turista, business y primera? Eso importa mucho para prepararse y ahorrar.

  2. SGI SGI

    Apreciado Víctor Manuel,

    Para saber los precios de estas clases dentro de los vuelos, lo primero que uno debe plantearse es origen y destino, fechas, y la compañía elegida. De manera genérica, por ejemplo, desde Madrid a Delhi, podríamos estar hablando de entre 550 y 900 euros en clase turista, entre 1300 y 2500 en clase preferente y entre 5000 y 8000 euros en primera.

    Saludos,
    SGI

Responder