Monumentos de Timbu: los 8 imprescindibles

Descubre los 8 monumentos de Timbu imprescindibles en cualquier viaje a la capital de Bután. Te enumeramos qué no debes perderte para conocer lo mejor de esta pequeña y milenaria ciudad.

Escrito por: Lorena Pérez

Monumentos en Timbu - Chorten Memorial

©Aditya Karnad

8 monumentos de Timbu: los imprescindibles de la capital

  1. El Dzong Tashichoe

    Monumentos en Timbu - Dzong Tashichoe

    © Christopher J. Fynn

El Dzong Tashichoe es una fortificación budista ubicada en el extremo norte de la ciudad. En la actualidad alberga varios ministerios y es la oficina central de diferentes delegaciones de la corona. Su particular estructura y su localización hacen de esta edificación una de las más visitadas del país.

  1. El Chorten Memorial

También conocido como Timbu Chorten, esta estupa fue construida en el 1974 para conmemorar la muerte del tercer rey, Jigme Dorji Wangchusk. Es uno de los lugares más sagrados para los budistas y mucha gente mayor pasa allí el día. El templo tiene planta cuadrangular y cada fachada cuenta con un león protector, enganchado a la punta de la estupa.

Monumentos en Timbu - Dechen Phodrang

© stephen-shephard

  1. El Monasterio Dechen Phodrang

Situado al norte de la ciudad, este monasterio budista reconvertido en fortaleza que posteriormente albergó una escuela monástica, posee en su interior todo tipo de pinturas y objetos históricos del siglo XII. También cuenta con una gran estatua de Buda y otra de Shabdrung.

  1. La Biblioteca Nacional

    monumentos de timbu - Biblioteca Nacional

    © Christopher Fynn

Establecida en 1967, la Biblioteca Nacional de Timbu es la encargada de preservar la mayor colección de libros y manuscritos de Bután, abarcando escritos sobre la cultura y el espíritu religioso tanto del pasado como del presente del país. Sus archivos nacionales pretenden ser la guía para las futuras generaciones que deseen conocer de primera mano la historia cultural del país.

  1. Museo del Folclore

El Museo del Folclore de Timbu permite a los visitantes conocer de cerca los aspectos más importantes y fascinantes de la milenaria cultura butanesa, así como aprender más sobre es el estilo de vida de la población del país gracias a sus demostraciones de artesanía, baile y costumbres autóctonas.

  1. Escuela de Pintura

El Instituto de Arte, comúnmente conocido como “Escuela de Pintura”, instruye a cientos de alumnos en las 13 artes tradicionales de Bután, que se incluyen en la pintura, la ebanistería, la escultura y el bordado. Cuenta con varias exposiciones que muestran piezas de gran valor, así como demostraciones de todas estas artes.

monumentos de timbu - Escuela de Pinturas

©Arian Zwegers

  1. Gran Buda Dordenma
monumentos de timbu - Estatua de Buda

©Arian Zwegers – Buda

Con más de 100 metros de altura, esta gran Estatua de Buda Dordenma de bronce es un símbolo de la espiritualidad de la ciudad. Ubicada en la cabecera del río Chu y cuya construcción concluyó en 2015 por el 60 cumpleaños del rey Jigme Singye Wangchuck, el Buda Dordenma está rodeado por más de cien mil estatuas de menor tamaño.

  1. Estadio Changlimithang

Utilizado en la actualidad como estadio multiusos nacional para competiciones importantes de futbol y tiro con arco, el Estadio Changlimithang fue el escenario de la primera producción teatral abierta de todo el país y uno de los mejores lugares para presenciar una competición deportiva.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Tatuajes de henna en India: todo lo que debes saber sobre ellos

Los tatuajes de henna en India son el recuerdo perfecto para todos los que quieran marcar sobre su piel la aventura vivida en el viaje. Qué son, cómo se realizan o qué precauciones se han de tomar son solo algunas de las cuestiones que deben conocerse previamente.

Escrito por: Lorena Pérez

Tatuajes de henna en India

©topanoris

Los tatuajes de henna en India son un arte milenario que poco a poco se extendió a los demás países del subcontinente indio hasta popularizarse en todo el mundo. A este tipo de tatuajes se les llama mehandi, una palabra proveniente del sánscrito que se refiere a la técnica de coloración de la piel con un tinte natural de color rojo.

Aunque tradicionalmente el mehandi es un arte que se realiza sobre el cuerpo de las mujeres el día de su boda, estos tatuajes temporales se han convertido en un recurso artístico que dicen favorece la felicidad, la fertilidad y la protección contra el mal de ojo, con una profunda simbología hindú.

Tatuajes de henna en India

©chrissylong

¿Cómo se realizan los tatuajes de henna en India?

Los tatuajes de henna en India se realizan de una manera tradicional. Primero se prepara la pasta de henna en la que se mezcla la henna en polvo –que se obtiene de la hoja seca de la planta alheña– con zumo de limón, aceite de eucalipto, té negro y azúcar. Después toda esta mezcla se cuece hasta conseguir una pasta consistente que debe reposar entre uno y dos días.

Tatuajes de henna en India

©McKay Savage

Cuando la pasta está lista llega el momento de realizar el tatuaje de henna, en India existen muchos lugares en los que puedes realizarte uno, con cientos de diseños diferentes. Con un pequeño pincel o un cono se van dibujando flores, animales y un sinfín de composiciones más, que se impregnan poco a poco en la piel hasta que la pasta se seca. Debido a este lento proceso, es importarse no lavarse la zona del tatuaje hasta pasadas 24 horas, cuando la henna ha hecho su efecto plenamente. La tonalidad de los tatuajes de henna en India dependerá del estado en donde te lo hagas, por ejemplo en la zona norte de la India los tonos suelen ser más rojizos y brillantes, mientras que los diseños realizados más al sur destacan por ser marrones y cobrizos.

¿Son perjudiciales los tatuajes de henna en India?

La pasta con la que se realizan los tatuajes de henna en india contiene componentes plenamente naturales, lo que reduce al máximo los posibles casos de alergias. De todas formas, es conveniente aplicar un poco de pasta sobre la piel y esperar unos minutos para comprobar que no existe ninguna reacción alérgica. Durante ese tiempo podrás elegir el diseño que más te guste y observar cómo preparan el resto de utensilios necesarios. Cabe recordar que la henna auténtica nunca es de color negro, por lo que si deseas un tatuaje de este color será necesario que le agreguen otros tintes que pueden ser más agresivos.

Tatuajes de henna en India

©Josh Rodriguez

Para terminar solo queda recordar que, si quieres que tu tatuaje dure más, debes envolverlo con una tela y exponerlo al sol, ya que el calor hace que la pigmentación sea más rápida y duradera. También es recomendable aplicarse algún aceite sobre el diseño después de que la pasta se haya desprendido de la piel.

Los diseños de henna suelen durar varias semanas y son una buena opción para los que deseen realizarse un tatuaje pero no se atrevan con uno permanente o para todos aquellos que visitan el subcontinente indio y quieren llevarse un original y auténtico souvenir de su viaje. ¡No hay nada mejor que decorar tu piel con un motivo diferente en cada parada hasta tener un mosaico completo que narre tu ruta de viaje!

¿Sabías que difícilmente encontraremos el color negro en India? Se considera un color desfavorable.

Entérate Aquí



Cuevas de Ajanta: un museo subterráneo

En la treintena de cuevas de Ajanta, declaradas Patrimonio de la Humanidad, se encuentran algunos de los mejores ejemplares de arte budista del mundo.
Escrito por: Javier Galán

Cuevas de Ajanta - Cueva

© Danial Chitnis

Visitar el arte de las cuevas de Ajanta

Una carretera sinuosa conduce a uno de los lugares sagrados y mejor conservados de India y de Maharashtra: son las cuevas de Ajanta. Hace más de 2.000 años se cree que un grupo de monjes construyeron uno de los templos extraordinarios del planeta. Este complejo subterráneo compuesto por una treintena de cuevas está excavado en la pared de una escarpada colina. Pero es dentro donde se guarda su arte y mejor secreto. Algunas de las esculturas y pinturas que allí se exhiben datan del siglo II a.C., aunque los trabajos de los escultores y pintores continuaron hasta bien entrado el siglo V d.C. El valor de esta serie de monumentos rupestres budistas está reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1983 por ser un testimonio extraordinario de arte budista religioso.

Cuevas de Ajanta - Esculturas

©Jorge Láscar

Uno de los atractivos de la excursión consiste en conocer la antigua morada de practicantes y monjes budistas. Aunque quizás el viajero también valore el silencio como otro de los grandes alicientes de la jornada. Por un rato podrá olvidarse del ajetreo y el bullicio que reinan en las principales urbes del país en un paseo que reúne cultura y serenidad.

Descubrimiento de las cuevas de Ajanta

Cuevas de Ajanta - Cuevas

©Danial Chitnis

Esta antigua vivienda de practicantes y monjes budistas fue descubierta en el siglo XIX por el inglés John Smith. Una vez que el viajero se acerca a las cuevas de Ajanta será fácil meterse en la piel de este soldado de la Compañía Británica de las Indias Orientales, que en 1919 cartografiaba los montes Indhyadri cuando descubrió sobre la pared algunas piedras talladas.

En un principio no le fue fácil al británico distinguir qué había en la roca. La maleza impedía ver los restos arqueológicos. Los trabajadores de la compañía se dieron cuenta de la importancia histórica del yacimiento y decidieron interrumpir las labores de mapeo. Los ingleses comenzaron a limpiar la fachada de la ladera y en poco tiempo descubrieron una hilera de cuevas de más de 600 metros en forma de media luna.

El espectacular arte budista que guardan las cuevas de Ajanta

Este tesoro es único para los amantes de las enseñanzas budistas: las cuevas de Ajanta están repletas de pinturas y esculturas que narran la vida y vivencias de Buda. Las pinturas rupestres se han convertido en un original soporte para contar los cuentos de Jatak; además fue toda una revelación de un movimiento artístico que andaba escaso de ejemplos pictóricos.

Cuevas de Ajanta - Esculturas

©Waterkeeper India

La mayoría de las creaciones se hicieron con pasta de barro pintado con pigmento vegetal o animal, como se puede observar en algunas de las habitaciones que dan al interior de la roca. También la oscuridad ha sido la gran aliada para la conservación de la obra. De haberse creado en el exterior, el sol ya habría acabado con ellas. Las esculturas, por su parte, merecen ser visitadas porque están talladas en roca volcánica de basalto, una de las razones por las que este sitio resulta tan energético y espiritual.

Las cuevas de Ajanta bien merecen una parada ya sea por disfrutar de la tranquilidad de la montaña, aprender un poco más de la cultura budista o apreciar las pinturas y esculturas que alberga esta treintena de cuevas. Quizás si se emplea a fondo incluso atisba el nirvana como algunos monjes budistas hace ya más de 2000 años creando este complejo por devoción.

Bill Murray, el nuevo Baloo del Libro de la Selva

Bill Murray, el nuevo Baloo del Libro de la Selva, pone voz a uno de los personajes más bonachones de la factoría Disney.

Escrito por: Alberto Piernas

Bill Murray es Baloo -

© Paul Sherwood

El programa cómico Saturday Night Live se convirtió, a finales de los años setenta, en el mejor trampolín al éxito de Bill Murray, actor que ha demostrado su vis cómica en películas como la famosa saga Cazafantasmas como el doctor Peter Venkman, o el irónico Bob Harris de Lost in Translation, cinta en la que compartió protagonismo con Scarlett Johansson, actriz con la que vuelve a coincidir gracias a Disney.

La trayectoria del actor se ha convertido en el principal motivo para que Disney pensara en él a la hora de doblar a uno de los personajes más queridos de la factoría. El resultado no es otro que la presencia de Bill Murray, el nuevo Baloo del Libro de la Selva, en la adaptación live-action que llega a las pantallas esta primavera.

Bill Murray es Baloo - Baloo en póster -

© Tom Simpson

Baloo, el oso perezoso que cantaba aquella de “Busca lo más vital” mientras se rascaba la espalda en una palmera, acompañará al pequeño Mowgli en su nuevo periplo por esa selva colmada de peligros, swing y colorido.

Baloo antes de Bill Murray: un oso de muchos matices

Curiosamente, y a diferencia del personaje más cómico y despreocupado que conocimos en la cinta animada de 1967, en el original Libro de la Selva escrito por Rudyard Kipling Baloo era conocedor de las leyes de la selva y maestro de Mowgli, al que trataba con cierta disciplina hasta convertirse en su más querido aliado. Tal era su conocimiento de la naturaleza, que el nombre de Baloo es también el cargo que recibe la figura principal del movimiento scout.

Un animal que en la vida real no dista demasiado del personaje de Disney, pues suele ser visto comiendo hormigas y trepando por los árboles para extraer frutos silvestres a lo largo y ancho del subcontinente indio, desde Sri Lanka a Bangladesh, pasando por la India, donde suele ser visto en las selvas y llanuras de Kerala, Tamil Nadu y, especialmente,el estado de Madhya Pradesh, donde los parques nacionales de Kanha y Bandhavgarh albergan a un oso cuya presencia en la gran pantalla llegará acompañada de un actor a la altura de la ocasión.

Bill Murray es Baloo - Oso perezoso -

© Wikipedia Commons

Bill Murray: uno de los platos fuertes

Y es que Bill Murray, el nuevo Baloo del Libro de la Selva, se convierte en uno de los grandes atractivos de una nueva versión Disney en la que viajaremos a la India de la mano de algunos de los animales más famosos de la literatura.

¿Quieres hacer un viaje a la Selva del Libro?

El baile boduberu: descubre qué hacer en Maldivas

Escrito por: Lorena Pérez

¿No sabes qué hacer en Maldivas? Disfruta del boduberu un magnífico baile con el que descubrir una de las máximas expresiones artísticas del país.

Qué hacer en Maldivas_Bodu Beru Sandbank_HR

© Baros Maldives

Si miramos más allá de los resorts y las playas de aguas cristalinas encontramos muchas más cosas que hacer en Maldivas, unas islas repletas de tradición, cultura y arte. Una de las mayores expresiones de esta riqueza, resultado de la mezcla de culturas del país, la encontramos en el boduberu, un baile tradicional que se ha convertido en uno de los mayores orgullos del país y una de las cosas que hacer en Maldivas más demandadas.

Qué hacer en Maldivas_Bodu Beru_HR

© Baros Maldives

Acompañado por tambores y con un ritmo tribal muy pegadizo, el boduberu se ha ido desarrollando a lo largo de los siglos, apareciendo por primera vez en el siglo XI d.C. En este baile encontramos una fusión perfecta de cada una de las culturas que ha tocado el país, zona de paso de exploradores y comerciantes europeos, hasta consagrarse como la música de la gente humilde. Así, el boduberu aúna lo mejor de las melodías indias, con toques orientales y tropicales, culminados por un incesante ritmo africano de tambores.

Qué hacer en Maldivas - Boduberu

© Easa Shamih

Los grupos de boduberu están compuestos, por unos 15 o 20 hombres entre los que se encuentra un cantante, un coro y cuatro o cinco percusionistas tocando tambores de coco y onugandus de bambú. El elenco se completa con cuatro o cinco bailarines que con un baile sinuoso y muy llamativo danzan al son de la música tribal. ¿Se te ocurre algo mejor que hacer en Maldivas que disfrutar de este espectáculo en una fiesta playera?

Qué hacer en Maldivas - Boduberu -

© Badruddeen

Por lo general todas las canciones boduberu siguen un mismo patrón: comienzan de forma lenta y melódica para después coger ritmo gracias al baile y la percusión, el espectáculo se culmina con un momento de “trance” en el que los bailarines danzan con movimientos frenéticos. Los integrantes de los grupos boduberu van vestidos siempre del mismo modo, con camisa de manga larga y un pareo cuyos colores dependen del grupo que actúe.

A día de hoy, los maldivos muestran al mundo con orgullo este baile típico lleno de ritmo, convirtiendo el boduberu en una opción imprescindible en las guías sobre qué hacer en Maldivas. Incluso se realizan a nivel nacional concursos de boduberu retrasmitidos por las cadenas de televisión más importantes en los que se busca al grupo con más talento del país. Por tanto, si no sabes qué planes hacer en Maldivas durante tus vacaciones no lo dudes y disfruta de este espectáculo, sentirás como el ritmo recorre tus venas y no podrás frenar tus ganas de bailar al son de la música.

¿Te apetece un viaje al paraíso?

10 razones para visitar Jammu y Cachemira

Escrito por: Enric Donate

La belleza de los paisajes y la diversidad étnica del estado de este enclave en el Himalaya indio son razón suficiente para visitar Jammu y Cachemira donde confluyen el islam de Cachemira, el budismo de Ladakh y el hinduismo de Jammu. Te damos 10 razones más para ponerlo entre tus próximos destinos.

  1. LAS CASAS BARCO. Los príncipes de Cachemira no permitieron a los ingleses comprar propiedades en el valle. Los astutos británicos habilitaron barcos sobre el Lago Dal como residencia. Hospédate en una casa barco, con todo el lujo de antaño que incluye servicio y una sikara, la embarcación tradicional para llegar a tierra firme.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - Casas barco en Srinagar (c) Basharat Shah

    © Basharat Shah

  2. EL MONASTERIO DE LAMAYURU. Colgado de los puertos que cruzan el Himalaya entre Kargil y Leh, este gompa nos transporta en el tiempo y nos permite imaginar cómo se vivía en los más remotos monasterios tibetanos.
  3. PANGONG TSO. Ladakh posee los lagos más espectaculares del Himalaya. Pangong Tso es el lago de agua salada más alto del mundo. Solo el trayecto por carretera ya te dejará sin aliento. El lago yace solitario rodeado por montañas desnudas en la frontera con Tíbet.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - -Lago-Pangong-Tso

    © Sidharth Kochar

  4. LA KAHVA. La infusión típica de Cachemira se prepara con azafrán, cardamomo y canela y se sirve con una almendra dentro, que no es el fruto del almendro, sino la que se esconde en el hueso del albaricoque. Entra en calor con el perfume más delicado.
  5. LEH. La capital de Ladakh es una pequeña población dominada por un castillo en ruinas y la Estupa de la Paz. El festival que se celebra cada mes de septiembre es la mejor oportunidad para asistir a la diversidad étnica de estos valles en un único lugar.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - Monjes budistas

    © Martin Posta

  6. LAS MEZQUITAS DE SRINAGAR. El barrio antiguo de Srinagar es un verdadero museo al aire libre. La sala de oración de la gran mezquita con sus columnas de madera es uno de los edificios más impresionantes. Al atardecer, siente como la última llamada a la oración reverbera por el valle. Simplemente espectacular.
  7. EL VALLE DEL INDO. El río Indo fluye desde aquí hacia el Mar Arábigo. Sus aguas en Ladakh son de un turquesa intenso y a sus orillas se acumula la vegetación de esta región de paisajes rocosos casi lunares.

    Festival de Buda: Ladakh

    © GERES

  8. LAS PINTURAS DE ALCHI. El monasterio de Alchi a 70 kilómetros de Leh es uno de los más antiguos de Ladakh. Los amantes del arte encontraréis aquí las pinturas murales mejor conservadas del Himalaya indio con casi mil años de antigüedad.
  9. LAS ALFOMBRAS. Cachemira ha sido siempre tierra de comerciantes seductores. Las tiendas de alfombras tienen piezas únicas trabajadas durante meses y años por familias enteras. Diseños de la misma Cachemira y de Asia Central que se despliegan ante tus ojos como si de un cuento de las Mil y Una noches se tratara.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - Música religiosa india

    © leCercle

  10. LOS CANTOS BUDISTAS. En Ladakh el budismo se siente en la calle. Varios monasterios están abiertos durante el recitado comunitario de mantras. Acércate al gompa de Thikse, a pocos kilómetros de Leh, y comparte con los monjes la mañana de oración.

GLOBOS DE BUTÁN: Las fotografías que muestran la felicidad de un país

Escrito por: Lorena Pérez

En el año 2007, el reputado artista Jonathan Harris cogió su cámara de fotos y decidió viajar hasta Bután para intentar descubrir y retratar eso que el gobierno del país había bautizado como “Felicidad Interior Bruta”, un nuevo concepto que atrajo desde el primer momento la atención internacional de todos los demás países del mundo. Su proyecto Globos de Bután es el resultado de este viaje. 

Globos de Bután

https://www.youtube.com/watch?v=s0QE5svGkkA

La denominada “Felicidad Interior Bruta” convirtió en 1972 a Bután en la primera región del globo en cuantificar, cada año, cuál es el grado de bienestar que sienten sus habitantes y equiparar su importancia a la del Producto Interior Bruto. Este concepto tan peculiar ha atraído desde entonces a miles de personas que desean descubrir cómo se sienten los butaneses y cuáles son esos deseos e intereses que tanto importan al gobierno de su país.

Globos de Bután

Uno de los viajeros que mejor ha conseguido este propósito ha sido el polifacético artista estadounidense Jonathan Harris, de cuyo recorrido por tierras butanesas surgió el proyecto “Balloons of Buthan” (Globos de Bután). En él, según palabras del propio artista, trató de plasmar la felicidad de los habitantes del último reino del Himalaya, para lo que simplemente necesitó una buena idea, un rotulador y un montón de globos de colores.

BalloonsDurante dos semanas, Harris recorrió Bután intentando captar el lado más social del concepto “Felicidad Interior Bruta”, dejando a un lado la seriedad con la que se trata este tema en el país. Para ello contó con la participación de 117 lugareños de entre 8 y 81 años de edad y de todos los niveles educativos, estatus social y profesión.

 

Globos de ButánPara ahondar en el concepto de felicidad, a cada uno de ellos les realizó las mismas cinco preguntas: ¿quién eres?, ¿cuál es tu recuerdo más feliz?, ¿qué harías si fueras el Rey de Bután?, ¿cuál es tu nivel de felicidad del 1 al 10? y, por último, ¿cuál sería tu mayor deseo?. Después, les entregó a cada uno de ellos el número de globos equivalente a su grado de felicidad y escribió su mayor deseo en el globo de su color favorito.

Globos de ButánTodas estas interacciones quedaron reflejadas en cinco fotografías que Harris emparejó a cada una de las preguntas. De esta manera, consiguió contar la historia de su vida en imágenes: un retrato, una foto de la palma de sus manos, otra poniendo su cara más sonriente y divertida, una foto sosteniendo los globos equivalentes a su grado de felicidad y la última con el globo en el que se refleja su mayor deseo.

La última noche que pasó en Bután, Harris volvió a inflar todos los globos de los deseos y los colgó junto a las cientos de banderas de oración budistas que coronan la montaña sagrada de Dochula (Timpu), con la clara intención de que todos esos deseos llegasen a convertirse en realidad.

Globos de Bután

El resultado final del proyecto es esta magnífica narración multimedia en la que se puede conocer de mano del propio artista cuál es la historia que envuelve todas esas fotografías de estudiantes, agricultores, monjes y vendedores butaneses.