Sri Lanka 2017: el exotismo de Ceilán

Sri Lanka 2017: el exotismo de Ceilán
5 (100%) 10 votes

En Sri Lanka, el exotismo se puede ver, saborear, olfatear, escuchar y palpar. A lo largo y ancho de esta isla de tan reducido espacio podemos encontrar naturaleza, tradición y hasta ocho lugares declarados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad… Sri Lanka 2017: ¡Bienvenidos al paraíso!

Escrito por: Eva del Amo

Sri Lanka 2017 - Hikkaduwa Beach

© IRIS Liu


Sri Lanka 2017: un deseo antes y ahora

Sri Lanka ha sido objeto de deseo durante siglos. Piratas malayos, navegantes portugueses, árabes, holandeses y británicos quisieron dejar su impronta en esta tierra y acapararla siguiendo los dictados de su propio ego. Marco Polo, nada más verla, lo tuvo claro:

“la isla de Ceilán es, de entre las de su tamaño, la mejor”

Y es que, en un espacio que dista mucho de ser inmenso, podemos encontrar una variedad geográfica, climática y natural tan distinta que resulta más propia de un continente que de una pequeña isla.

Los intrépidos marinos árabes llamaron a la isla de Ceilán Serendib, un término que derivó en “Serendipity”, con el que se hace referencia al descubrimiento accidental de algo bueno y hermoso. Hoy, Sri Lanka es un lugar donde cada uno puede encontrar justo aquello que está buscando. Pero si aquello que ha venido a encontrar es una alta dosis de exotismo, entonces ha acertado plenamente con el destino escogido.

Sri Lanka 2017 - Montañas en Sri Lanka

© Nazick

Sri Lanka 2017: UNESCO, vida salvaje y ayurveda

Veremos el exotismo en su extraordinario paisaje, donde los arrozales se combinan con las palmeras en colinas de un color verde esmeralda. Estamos en el lugar en el que los campos de té dan paso a espesas junglas con vertiginosas cascadas. Una vegetación densa y milenaria esconde preciosas estatuas de buda y edificios con más de dos mil años de antigüedad. Nos aguardan veintidós parques, reservas y santuarios naturales, y ocho lugares nombrados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, muchos concentrados en el llamado Triángulo Cultural de Sri Lanka. El viaje no puede ser más completo.

Sri Lanka 2016: Leopard

© Gary Nanayakkara

También olfatearemos el exotismo en sus embriagadores aromas, cuando atravesemos los jardines de espacias y orquídeas, y los bosques sagrados de caoba, ébano y sándalo. Sri Lanka 2017 huele al incienso de los templos y a flores.

Escucharemos los sonidos exóticos que producen los animales salvajes, que parecen observarnos en la distancia. Leopardos, osos y elefantes frente a los búfalos de agua y, más allá de los confines de la tierra firme, las ballenas, que con sus inconmensurables saltos recogen toda la belleza y la fuerza de la naturaleza.

Palparemos el exotismo en los tratamientos ayurvédicos, donde siguiendo técnicas milenarias se nos nivelarán los estados más fluctuantes de cuerpo y alma. Manos sabias que recorrerán cada centímetro de nuestra piel para aportarnos todos los secretos milenarios del relax, que han sido transmitidos de generación en generación.

Sri Lanka 2016: pescadores acróbatas

© Gregg Carlstrom

Por último, saborearemos el exotismo que supone degustar un pescado traído a tierra firme por pescadores acróbatas, o cuando tomemos uno de los mejores tés de nuestra vida observando un precioso atardecer. También tendremos presente el exotismo cuando el cuerpo nos sepa a la sal de las preciosas playas de Sri Lanka, cuando degustemos una deliciosa comida tradicional y cuando, en cualquiera de nuestros paseos por la costa, no podamos evitar la tentación de recoger un coco caído sobre la arena.

Sri Lanka 2017, ¿todavía te lo estás pensando?

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder