Phewa, el lago mágico del Himalaya

Phewa, el lago mágico del Himalaya
Califica este artículo

Escrito por: Tania Rodríguez

Es la tierra de las grandes cimas, de los gigantes rocosos más peligros y bellos del mundo. Hasta allí volamos para hacer viajes a Himalaya, para sumergirnos en una nueva aventura que nos permitirá conocer la acogedora ciudad de Pokhara y su legendario lago Phewa, situado a los pies de la cordillera, observado de cerca por la montaña sagrada Machhapuchhre y los picos del Annapurna y el Dhaulagiri.

© Mike Behnken

Nuestra primera parada será la ciudad de Pokhara, a unos doscientos kilómetros al oeste de Katmandú –capital de Nepal-. Aún hoy, pese al aumento de turistas en la zona, se continúa respirando ese aura enigmática que rodeó al valle de Pokhara hace siglos, cuando las grandes dificultades para alcanzar la zona, unidas a la rígida política fronteriza impuesta por los reyes de Nepal, hacían de este singular paraje un objeto de deseo para los más intrépidos. La ciudad, cuyo nombre en nepalí significa “lago” (en breve descubriremos porqué), se forjó en el siglo XVII como ruta comercial entre el Tíbet y la India.

Viajes a Himalaya

Ⓒ Marina & Enrique

Aquí nos toparemos con la conocida como Gran Pagoda de la Paz Mundial, ubicada en lo alto de una colina, a un margen del Lago Phewa. Para llegar a esta particular estupa construida por monjes budistas habrá que caminar a pie cerca de tres kilómetros, ya sea siguiendo el camino marcado, o bien, saliendo a la carretera, desde donde alcanzaremos las cataratas de David, una abrupta caída de agua procedente del lago Phewa.

Viajes a Himalaya

Ⓒ welcome nepal

Caída la noche subiremos al gran mirador del Annapurna, el Sarangkot, para observar desde allí la puesta de sol sobre la ciudad de Pokhara. Las vistas son extraordinarias, en ningún otro lugar del planeta es posible contemplar con tan poca distancia semejante cantidad de vertiginosas montañas, razón que convierte a la localidad en el principal punto de partida de las mejores rutas de trekking del país.

Tras conocer un poco más de cerca la región del valle de Pokhara, nos espera el sereno y majestuoso Lago Phewa envuelto entre vastos bosques. Se trata del segundo lago más grande de Nepal, con una extensión de 5,23 kilómetros cuadrados y una profundidad máxima de 24 metros. Es conocido por los impresionantes reflejos que se originan en sus aguas dulces, sobre las que es posible ver el icónico y sagrado monte Machhapuchhre (está prohibido pisar su cima), así como el Dhaulagiri y el Annapurna, situado a poco más de 25 kilómetros de distancia. Justo en el centro del lago se eleva el templo sagrado de Bahari, hasta el que cada sábado peregrinan cientos de fieles para sacrificar aves en honor a las diosas newar Ajima.

Viajar a Himalaya

Ⓒ Photoman Phil

Hacia el norte del Phewa se halla su punto más turístico, una zona conocida como Lake-Side, en la que se suceden los hoteles, restaurantes y tiendas. Los viajeros que busquen la auténtica cultura nepalí deberán orientarse más hacia el noroeste del lago, donde se sitúan localidades como Khahare –protagonizada por extensos campos de arroz- o Pamey, un acogedor pueblo de pescadores.

Nos despedimos de Pokhara y su lago envuelto en leyenda, surcando sus aguas al amanecer, el momento perfecto para contemplar aquel paraje de ensueño que nos traslada de cero a ocho mil kilómetros de altura en un solo golpe de vista.

Responder