Los sadhus

Sadhu en Varanasi

Foto: Álvaro Maldonado, Sociedad Geográfica de las Indias



A diferencia de otras culturas, en India se ha prestado especial atención y veneración a aquellas personas que dedican su vida al conocimiento y la contemplación.
Aquí, en India, son dignos de elogio aquellos y aquellas que son capaces de dejarlo todo para dedicarse en cuerpo y alma a perseguir lo divino, lo eterno, lo perfecto. Por eso los sadhus son tan respetados y admirados.

Desde el origen, el hinduísmo se propagó a través de sus “monjes” errantes, a diferencia de otras religiones estructuradas o poseedoras de iglesias, monasterios, etc. Precisamente este nomadismo y esta falta de organización o estructura fue uno de los elementos que permitió asegurar su permanencia en momentos de invasiones hostiles externas.

Hoy, como norma general, los sadhus dedican su vida a los rituales, la meditación y al yoga. Suelen ser nómadas y peregrinos que van recorriendo el país en busca de lugares sagrados y festivales, y rara vez se establecen mucho tiempo en un mismo sitio. Son vegetarianos estrictos, no beben alcohol, practican la castidad y la renuncia a cualquier tipo de placer material. Son ascetas en el pleno sentido de la palabra y se han despojado de todo lo que tenían, incluyendo su familia, condiciones de casta, etc.

Aunque es muy difícil saberlo, se calculan unos 10 millones de sadhus en todo el país: la inmensa mayoría son hombres.

Hay distintas doctrinas y órdenes, según la divinidad que centre su atención y otras costumbres. Algunos de los “tipos” de sadhus son:

naga sadhuNagas. Suelen tener un aspecto agresivo e imponente. Destacan por su aspecto robusto, por ir prácticamente desnudos (eso significa “naga”) y sus barbas y melenas enmarañadas. También se suelen cubrir de cenizas, como símbolo sagrado de la muerte y la resurrección. En origen eran guerreros que defendían a los hindúes de la invasión musulmana.

Dandis. Son de origen brahman y grandes sabios. Se dedican a la meditación y conocen muy bien las escrituras. Suelen ir ataviados de un “danda”, un cayado de bambú del que no pueden separarse.

Sadhu aghoriAghoris. A diferencia del resto de órdenes sadhus, los aghoris no evitan el contacto con todo lo considerado impuro, sino que lo han convertido en su razón de ser: restos humanos, drogas… Se dice que practican el canibalismo y la magia negra, de hecho es habitual verles con calaveras humanas como recipientes para comer o beber.

Los principios rectores para un sadhu son la renuncia y la disciplina. Han sacrificado toda su vida material, su familia, los placeres de la vida, para dedicarse por completo a la práctica de lo sagrado: el yoga y el control de su propio cuerpo, la meditación, rituales de distinto tipo, penitencias (en algunos casos de lo más excéntrico)…
Por eso el verdadero sadhu es considerado un hombre santo y despierta todo el respeto y la admiración en India, lo que permite que puedan vivir de la limosna.

No obstante, hay excepciones. A veces no son más que vagabundos o personas que malviven en la calle… y en algún caso es posible encontrar a quien encubre otro tipo de propósitos o prácticas bajo la apariencia de “sadhu”, como disfrazarse de atracción turística para conseguir unas rupias.

Podría decirse que a veces encontramos sadhus más expertos en el control del cuerpo y la voluntad ajenas que de las propias.
Así que ante la duda, como norma general, no te fíes de un sadhu que lleve móvil o unas deportivas de marca ;·)

Os recomendamos esta presentación preparada por nuestro compañero y coordinador de viajes Amarjeet Singh:


Sobre el autor:
DavidDavid Martín es colaborador de Sociedad Geográfica de las Indias. Fascinado por India, sus gentes y su diversidad, David colabora con Sociedad Geográfica de las Indias desde 2008, haciéndolo compatible con su trabajo en organizaciones como Unicef o Amnistía Internacional. Con nosotros ha dirigido la estrategia de comunicación y redes sociales hasta 2011 y actualmente colabora aportando una visión humana, transformadora y comprometida, asegurando que un viaje exclusivo y de alta calidad sea compatible con una experiencia enfocada al descubrimiento y el respeto por las personas y las costumbres locales. Para más información: [Quiénes somos]

Grandes películas para viajar a India que no puedes perderte

Freida Pinto en el papel de Latika en Slumdog Millionaire.

Freida Pinto en un fotograma de Slumdog Millionaire.

India es la primera industria cinematográfica del mundo, por delante de Hollywood. Es una factoría que produce cientos de películas al año. Y al mismo tiempo India es un lugar sugerente, que ha servido de escenario para multitud de argumentos e historias en la gran pantalla.

Recopilamos aquí algunas películas para viajar a India recomendables esa tarde-noche en la que quieres disfrutar de una buena historia mientras sigues soñando con tu viaje a India… o, por qué no, para disfrutar más el viaje que te hiciste y reconocer lugares, gentes, anécdotas.

Es una lista de las muchas posibles. De hecho te animamos a que compartas tus películas para viajar a India favoritas aquí, con nosotros.

Escrito por: David Martín

Continuar leyendo…

Festival Dussehra, el triunfo del bien sobre el mal

Navratri (Navaratri, o Navarathri) es el gran festival hindú que se dedica a la diosa Shakti y celebra el triunfo de Rama sobre el demonio según lo cuenta el Ramayana (recomendamos la lectura de este artículo para comprender mejor estos festejos).
Son diez días y nueve noches de rituales y festejos que despiden el verano y que se dedican a las nueve formas de la diosa.

Comúnmente, a esta celebración se le llama Dussehra. En general, se dedica a festejar la prevalencia del bien sobre el mal. Tradicionalmente, se considera que la devoción ininterrumpida a la diosa durante estos días otorga beneficios espirituales y ayuda a superar mejor las dificultades de la vida.

Tradiciones.
Dussehra se celebra en toda India, con especial presencia en las regiones del sur y en Rajastán. También en la ciudad de Ramlila, famosa por su espectacular dedicación a este festival, reconocido por la UNESCO.
Son días de entusiastas celebraciones populares, manifestaciones teatrales, religiosas o musicales entre las que destaca la quema de coloridas figuras de enorme tamaño, fabricadas para la ocasión. Se acompaña de fuegos artificiales, música, etc. Se supone que el fuego purifica y elimina cualquier maldad e imperfección en ellas.

Efigie típica de Dusshera, foto por Gaurhav H Atri (Flickr)

Efigie típica de Dusshera, foto por Gaurhav H. Atri (Flickr)

Fechas
Cada año, esta festividad se produce entre septiembre y octubre, según el calendario lunar. Próximos Dusshera:

  • 2019: 8 de octubre, martes.
  • 2020: 25 de octubre, domingo.
  • 2021: 15 de octubre, viernes.
  • 2022: 5 de octubre, miercoles.


Sobre el autor:
DavidDavid Martín es colaborador de Sociedad Geográfica de las Indias. Fascinado por India, sus gentes y su diversidad, David colabora con Sociedad Geográfica de las Indias desde 2008, haciéndolo compatible con su trabajo en organizaciones como Unicef o Amnistía Internacional. Con nosotros ha dirigido la estrategia de comunicación y redes sociales hasta 2011 y actualmente colabora aportando una visión humana, transformadora y comprometida, asegurando que un viaje exclusivo y de alta calidad sea compatible con una experiencia enfocada al descubrimiento y el respeto por las personas y las costumbres locales. Para más información: [Quiénes somos]

India, Patrimonio de la Humanidad

India es un subcontinente colmado de palacios, fuertes, templos, parques naturales, conjuntos escultóricos y ruinas espectaculares. Vestigios de un riquísimo pasado y de un pueblo que ha plasmado en maravillosas obras su carácter creativo y artístico. Cualquier viajero apreciará la inmensidad de lugares que pueden visitarse y la sensación de que el turismo es todavía un sector emergente, teniendo en cuenta la cantidad de lugares por descubrir que posee este gran país.

India, Patrimonio de la Humanidad

Continuar leyendo…

De dioses y reyes. La leyenda de Akbar y Tansen

La música es fundamental en múltiples rituales. No sólo ocurre en India, podemos ver ejemplos en casi cualquier cultura o civilización. Oraciones cantadas, instrumentos para acompañar danzas religiosas o ceremonias… la música es habitualmente una ofrenda a Dios o un complemento para otras acciones formas de relacionarnos con lo divino.

En India, la música tradicional se considera una forma metafísica, una vía de comunicación entre los distintos niveles de nuestro ser. Akbar, el admirado emperador mogol, tenía como principal músico de su corte a Tansen, un reconocido músico y vocalista que ha pasado a la historia de la música india por su talento.

Akbar y Tansen

Encuentro de Akbar y Tansen con Haridas

Se cuenta que cierto día, Akbar le pidió a Tansen que le presentara a quien había sido su maestro, Swami Haridás, un sabio anacoreta que vivía en un templo en plena conjunción con la naturaleza y alejado de la civilización del imperio.

Llegaron, y Haridás les recibió con honores. Los dos músicos se sentaron uno frente a otro con gran reverencia y cantaron en honor a Dios y al emperador, allí presente.

Entonces Akbar, estupefacto, le dijo a Tansen:
– ¡Pero si él canta mucho mejor que tú!

A lo que Tansen le respondió:
– Claro, señor. Yo canto para un rey, pero él canta sólo para Dios.

 


Sobre el autor:
DavidDavid Martín es Responsable de Comunicación y Community Manager de Sociedad Geográfica de las Indias. Como responsable editorial, intenta acercarnos a India un poco más cada día. Para más información: [Quiénes somos]

La dote en el matrimonio indio

No es ni mucho menos una tradición exclusivamente india. También en España y en muchos otros países ha existido o existe la dote, el «ajuar»  o fórmulas similares.
Básicamente, se trata de un conjunto de objetos y/o joyas que acompañaban a la novia en su matrimonio. En el momento de casarse, este «paquete» iba con ella para poder decorar su casa, poseer los accesorios básicos para empezar su nueva vida, etc.
Sin embargo, en India esta costumbre viene acompañada de una serie de protocolos o condiciones que la hace especialmente importante para comprender cómo se organiza una familia o la propia sociedad.

La novia

Foto CC en Flickr (Saad.Akhtar)

Leer más...

Un paseo por Old Delhi

Retrocedamos en el tiempo hasta el año 1.639. Europa estaba inmersa en distintas guerras entre imperios: la Guerra de los 80 Años, la de los 30 Años… La Inquisición imponía su ley a uno y otro lado del Atlántico, juzgando entre otros a Galileo Galilei. El Papa Urbano VIII había prohibido la esclavitud en Iberoamérica, aunque el rey Felipe IV puntualiza prohibiendo sólo la de los indios, manteniendo la de los negros. En España se disfrutaba de la segunda parte de El Quijote, publicado unos años antes.

Mientras tanto, en India el imperio mogol disfrutaba de esplendor militar, comercial y artístico. El emperador Shah Jahan (1628-1658), nieto de Akbar el Grande (1562-1605), fundaba la que sería su nueva capital: Shahjahanabad. Una majestuosa ciudad amurallada, a orillas del río Yamuna, repleta de mansiones nobles, animados mercados y calles (Chandni Chowk), dependencias de la corte, mezquitas (Jama Masjid), jardines y un hermoso fuerte-palacio (el Fuerte Rojo).

Jama Masjid desde el Urdu Bazar

Pintura de la Jama Masjid desde el Urdu Bazar (Fuente: Wikipedia)

Leer más...