Maldivas visto desde el agua

Maldivas visto desde el agua
Califica este artículo

Escrito por: Tania Rodríguez

Cuando uno sobrevuela Maldivas enseguida entiende que Marco Polo describiese el impresionante archipiélago como “la flor de las Indias”, de hecho algo de eso ya se indica en el propio nombre de este país insular, que viene a significar “guirnalda”. Tanto desde el aire, como desde sus alabadas profundidades marinas, este conjunto de más de 1.190 islas coralinas es un auténtico paraíso para los amantes del relax, la naturaleza y, sobre todo, de la vida submarina.

© Visit Maldives

© Visit Maldives


Maldivas se halla en el Océano Índico, al sur de la India, en una zona caracterizada durante todo el año por un clima cálido y húmedo, con temperaturas medias de entre los 29 y 32ºC. En este país, que no supera los dos metros sobre el nivel del mar, se suceden infinidad de islas distribuidas a lo largo de 26 atolones o islas coralinas oceánicas, formadas cuando un arrecife de coral crece alrededor de una ínsula volcánica, produciendo así una hermosa laguna de color turquesa que contrasta con el azul oceánico exterior.

Gracias a la claridad de sus aguas, no es preciso tener nociones de buceo para disfrutar de su diversidad marina, basta con hacerse con un snorkel (tubo), unas gafas y unas aletas. De este modo, sin descender a grandes profundidades podrás contemplar los encantos de su universo marino. Si por el contrario, buscas zambullirte por completo en sus aguas has de saber que te encuentras en uno de los mejores destinos del mundo para ello, en el que podrás rodearte de tiburones, mantarrayas gigantes, peces loro o tortugas, entre otras muchas variedades marinas.

© Visit Maldives

© Visit Maldives

Por lo general suelen realizarse un total de 3 inmersiones al día, pudiendo elegir entre diferentes alternativas. Entre las opciones más demandadas se encuentran los canales, que atraviesan la laguna hasta llegar al océano, y los atolones, como el de Ari que, si bien no destaca por su coral, sí lo hace por la presencia de tiburones ballena –el más grande del mundo-, martillo, grises, puntas blancas de arrecife y mantarrayas. Otros atolones destacados son el del Norte de Malé –capital de Maldivas- y el de Baa. De entre las inmersiones en thilas (columnas submarinas que emergen desde el fondo y llegan casi hasta la superficie), sobresalen Maaya Thila –perfecta para descensos nocturnos entre tiburones- y Kudarah Thila, ubicada en un canal que une la laguna con el océano entre las islas de Dangethi y Dhigurah, donde disfrutar de un maravilloso jardín de coral repleto de anémonas, peces payaso y otras especies, que parecen sacadas de la mejor novela de Julio Verne.

© Brian Barnard

© Brian Barnard

Responder