Un recorrido por los templos del Valle butanés de Bumthang

Escrito por: Lorena Pérez

El valle de Bumthang es una gran región de Bután repleta de amplios valles verdes, altas cumbres nevadas y rápidos ríos de montaña que se entremezclan con numerosos templos y monasterios, ofreciendo una gran variedad de paisajes, incomparables a cualquier otra zona del país.   

© Shin K

© Shin K



El gran Bumthang, ubicado en el centro del país junto a la frontera con China, en realidad está compuesto por cuatro valles distintos: Chume, Tang, Ura y Choecker. Todos ellos se encuentran a una altitud entre los 2.600 y 4.000 metros, y el camino por carretera para llegar hasta ellos puede resultar un poco tedioso, aunque la gran riqueza natural y cultural que se respira en esta región bien merece un poco de esfuerzo en el trayecto.

Una de las mayores atracciones de este valle es, sin lugar a dudas, su gran número de monasterios y templos repletos de antiguas figuras y pinturas. Entre ellos destaca el Jampey Lhakhang, en la ciudad de Jakar, uno de los primeros templos construidos en Bután que data del siglo VII. Cuenta con su propio festival tradicional, celebrado a principios de noviembre, en el que los bailarines, monjes o laicos, se transforman en deidades y con sus danzas purifican, bendicen e iluminan a los espectadores que disfrutan del festival.

© Anja Disseldorp

© Anja Disseldorp

Otro de los monasterios más interesantes e impresionantes de Bhumtang es el de Tamshing Goemba ubicado en el valle de Choekhor y construido a principios del siglo XVI. Contiene antiguas pinturas religiosas, algunas de las mejor conservadas de este periodo en todo el Himalaya. Todas ellas están dedicadas a Guru Rimpoche, una de las figuras más importantes dentro de la religión hinduista. También posee una cota de acero forjado de 25 kilos que, según cuenta la leyenda, elimina los pecados del que la lleva sólo con dar tres vueltas a la galería del templo donde se encuentra. En este monasterio también se celebra su propio festival en honor al fundador del monasterio Terton Pema Lingpa.

© Shin K

© Shin K

Otro de los lugares más importantes y sagrados es el templo de Kurje Lhakhang. Construido en el siglo VII, está dividido en tres edificios dedicados cada uno de ellos a un rey de Bután. El más antiguo de ellos contiene en una cueva la roca con la huella que dejó el cuerpo de Gurú Rimpoche al meditar, y el segundo también contiene su imagen gigante.

© Olivier Lejade

© Olivier Lejade

Pero Bumthang no sólo es importante por sus paisajes y construcciones centenarias, también lo es por la cultura y el estilo de vida tradicional de sus gentes. En el valle de Chumey se puede disfrutar de un pedacito de esta forma de ver el mundo en alguna de sus aldeas, donde se puede visitar las pequeñas fábricas en las que multitud de mujeres elaboran de forma tradicional bolsos, bufandas y mantas con lana autóctona. De la mano de los lugareños también se pueden conocer multitud de leyendas sobre dragones, demonios y gurús que convierten una visita a Bumthang en una rica experiencia espiritual y cultural.

Responder