Situaciones de viaje en las que agradecerías que la batería de tu móvil esté al 0%.

Las nuevas tecnologías han cambiado nuestra forma de concebir la vida y los viajes. Moverse con un smartphone, fotografiarlo todo y compartirlo en redes sociales ya se ha convertido en una costumbre para todos aquellos que nos movemos por el mundo pero, ¿resulta tan necesario como creemos? Te contamos esas diferentes situaciones de viaje en las que agradecerías que la batería de tu smartphone esté al 0%. 

Escrito por: Alberto Piernas

El aire aquí es diferente, al igual que las aromas y sensaciones. Frente a ti, un gran elefante devora ramas de bambú envuelto en una paz milenaria, en mitad de una selva de un verde superlativo. Y además, si afinas algo el oído, puedes escuchar el sonido de una cascada no muy lejana. Todo parece perfecto… hasta que algo vibra, y no es la Tierra. Es tu smartphone, en cuya pantalla aparece la notificación de un grupo de WhatsApp: un chiste malo te ha perseguido miles de kilómetros y acaba de conseguir  robarte de una escena maravillosa…

En unos tiempos en los que las nuevas tecnologías, los beep-beep y el postureo se han camuflado en todos los ámbitos de nuestra vida, la necesidad de saber en qué momento desconectar es más una obligación que una sugerencia.

Especialmente si te encuentras en una de estas siguientes situaciones en las que agradecería que la batería de tu smartphone esté al 0%:

Atardecer en el Taj Mahal

Las mejores puestas de sol de India

© DMZ



Sabemos que ir al Taj Mahal y no tomar una fotografía podría resultar un sacrilegio para muchos, especialmente tras atravesar ese umbral que incita a tomarse la foto de rigor frente al mausoleo más bonito del mundo. Sin embargo, una vez hayas sucumbido a la publicación de Facebook de rigor, apagar el móvil y deleitarse con los muchos rincones de este monumento es casi un obligado. Pasea por sus jardines, asómate al río Yamuna, inspira el misticismo de las tumbas interiores y aguarda a un atardecer que habla, por sí solo, de la historia de amor que flota entre las cúpulas de este patrimonio Unesco. Así que apágalo, porque nunca sabes cuando tu ex novia va a querer volver contigo tras ver tu Instagram Story frente al monumento más romántico del mundo (lo sentimos, Torre Eiffel).

En un tren por India

Maharaja Express

© Bacon is magic Maharaja Express

Los trenes en India son como cápsulas del tiempo. Lugares donde sus colores, bullicio y contrastes regalan situaciones casi meditativas mientras tu viaje continúa su curso. Si viajas en tren por el subcontinente indio, no te empeñes en fotografiar paisajes que pasen a toda mecha. Tan solo disfruta del placer de contemplar un país desde sus muchas perspectivas sin necesidad de moverte de tu asiento (o tu cama) ni, POR SUPUESTO, consultar un GPS que aquí no necesitas. Olvídate de frases como: «En 300 metros gire a la derecha»…

Cocinando en Jaipur

Comida India

© Wikicommons

Jaipur es uno de los mejores lugares a la hora de inspirar el ambiente de India, incluyendo una gastronomía en la que Sociedad Geográfica de las Indias te ayuda a sumergirte en forma de clases de cocina con nuestra querida Mita. Una clase que requiere de aprendizaje, de disfrutar de los aromas y sabores y que supone la mejor forma de explorar la cultura india a través de sus platos. Fotografiar cada paso de la clase para publicarla quizás no ayude a que ese pollo tandoori esté bien hecho o el resultado te satisfaga. Las cocinas no entienden de smartphones ni mucho menos de esos vídeos estresantes de youtubers que nunca podrán compararse a una cooking class en directo… 

Ese slum de Mumbai

Slums de Mumbai a vista de dron

© Wikkicommons

Durante los últimos años, el llamado «slum tourism» potenciado por películas como Slumdog Millionaire se ha convertido en la excusa de muchos viajeros para perderse por algunas de las zonas más pobres de ciudades como Mumbai. Todavía sujeto a más de una polémica, el slum tourism focaliza en la apreciación de la pobreza por parte de unos turistas que buscan sentirse «mejores personas» fotografiando a un niño descalzo o un montón de basura como prueba de su compromiso por el mundo. Aquí no necesitas el móvil, solo la mirada que te lleve a comprobar esos maravillosos contrastes del mundo en lugar de fotografiarlos para subirlos a Facebook y que el mundo sepa lo generoso que eres. 

En un crematorio de Varanasi

Sadhu leyendo libro en Varanasi

© Roberto Pazzy

La también conocida como Benarés es una de las ciudades más importantes de India. Un lugar donde sus famosos ghats (o escalones espirituales) acariciados por el río Ganges, el atardecer y los cantos de los monjes que orquestan las cremaciones de quienes vienen aquí a morir evocan una atmósfera tan sobrenatural como solemne. Sin duda, uno de esos lugares donde desearías que la batería de tu smartphone estuviera al 0% e, incluso, colocarlo en una vela encendida y que se pierda en la oscuridad del río más sagrado del mundo. 

Trekking por los Annapurna

Panorámica de Annapurna

© David Wilkinson

En septiembre, tras el paso del monzón, Nepal se convierte oficialmente en meca de algunas de las mejores rutas de trekking del mundo. Diferentes opciones de entre las cuales nos quedamos con la ruta de los montes Annapurna, la cual puedes realizar de dos formas: bien durante 15 días a través de la Annapurna Base Camp hasta alcanzar la cima de 8.091 metros, o la ruta de 4-5 días hacia Poon Hill desde Pokhara. Rutas obligadas en las que perderse entre glaciares, pueblos perdidos, templos místicos y peregrinos errante requiere de la máxima entrega a un lugar que inspira el puro sentido de la palabra «expedición». La única batería y energía que echaras en falta es la de tus piernas y no la del móvil, así que dedícate a disfrutar de momentos mágicos tras cada paso.

Un día en Tri Lanka

Glamping en Sri Lanka

© Tri Lanka

Sí, todos estas situaciones en las que no necesitamos smartphone son geniales pero, ¿y si no encuentro ese lugar en mi GPS? ¿Y si no sé donde comer y quiero buscarlo? Déjanos que te digamos que, realmente, en lugares como Tri Lanka no lo necesitarás. Este ecolodge en el corazón de Koggala Lake, en el sur de Sri Lanka es todo cuanto tu mente y alma necesitan: vistas de infarto, infinity pool, quantum yoga, alimentos ecológicos y, en definitiva, un oasis atemporal donde programar la alarma del móvil es un delito no oficializado (aún).

Yoga en Rishikesh

Haciendo yoga en Rishikesh

© YogaLife

La conocida como capital del yoga enamoró a los mismísimos Beatles en los años 60 para terminar convirtiéndose en uno de los grandes obligados de India para los amantes de esta disciplina milenario. Un escenario que invita a practicar tus asanas, sucumbir a la meditación y dejarse transportar por el murmullo del río Ganges. ¿Móvil? ¿Qué móvil? ¡No! ¿Y grupo de yoga de tu pueblo pidiéndote fotos? ¡Mucho menos!

Tu semana de ayurveda en Kerala

Hoteles de lujo en el sur de India

© Carnoustie Ayurveda Resort and Wellness

El ayurveda está considerada como una de las medicinas más antiguas del mundo, siendo uno de los grandes protagonistas del turismo de salud en India. Una terapia que consiste en equilibrar los «doshas», o diferentes energías de nuestro organismo a fin de encontrar el equilibrio en el mejor de los entornos. Especialmente en la tropical Kerala, estado donde se encuentran los mejores resorts de ayurveda de India, menos mal que la batería de tu smartphone está al 0% porque justo en este momento está llegando un SMS cancelando esa cita para el medico que tenías a tu vuelta y que tanto esfuerzo te costó conseguir cuadrar. Pero a estas alturas ¿a quién le importa?

Sandbank de Maldivas

Sandbank en Baros Maldives

© Baros

En algún lugar no lejos del fabuloso resort Baros Maldives, un pequeño islote de arena queda salpicado en mitad del Índico dispuesto a ser conquistado por dos enamorados. Aquí el espacio y el tiempo se diluyen, el champán es una opción a llevar a tu isla desierta y la tranquilidad puede resultar hasta abrumadora. El último sitio donde querrías recibir un Whatsapp…Si alguien quiere escribirte que lo haga en forma de mensaje en una botella.

Viendo lo visto, por si acaso, nosotros dejaremos el móvil en casa…

 

 

Comentarios

Responder