La India, país de contrastes

Llamar India país de contrastes es algo que escuchamos muy a menudo. No todos los días, sin embargo, nuestros viajeros tienen la oportunidad de proclamarlo en diarios tan prestigiosos como es La República, el primer diario económico, empresarial y financiero de Colombia. Este es el caso de Sergio Mutis Caballero, nuestro viajero de Bogotá, que publicó el pasado mes de octubre su columna, contando sus impresiones tras el viaje con amigos a India que realizó con Sociedad Geográfica de las Indias.

Columna de Sergio Mutis India País de Contrastes“Geográficamente, con 1.200 millones de habitantes, la India ocupa lo que se puede considerar como un subcontinente. Va desde Asia central al borde sur del continente, bañada por los mares de Bengala y Arábigo y por el océano Índico; al norte está Pakistán con 300 millones de habitantes, vecino de mayoría musulmán, que hasta mediados del siglo pasado hizo parte de esta nación.

Es el segundo país más poblado del mundo, después de la China. La mayoría de su población es rural, no obstante contar con grandes aglomeraciones urbanas, como las ciudades región de Delhi su capital y el puerto de Bombay (Mumbai), cada una con más de 22 millones de habitantes. Es el séptimo país en tamaño de territorio; su densidad supera los 400 habitantes por kilómetro cuadrado y no tiene control de natalidad efectivo, lo que probablemente en una década lo hará el país de más habitantes de la tierra. Últimamente su economía ha tenido crecimiento sostenido, con avances en exportaciones y una gran alianza comercial con Estados Unidos. Hace parte del llamado grupo de países BRICS, con Brasil, Rusia, China y Sudáfrica.

India País de contrastes

© José Antonio Morcillo Valenciano



Cohabitan de manera pacífica las religiones Hinduista, con más de 75% de la población, el Islam que tiene conquistado a cerca de 20% de los indios y otras religiones, incluidas el Cristianismo, el Catolicismo y el Budismo con gran influencia espiritual en Asia. La época de oro del pasado fue con el imperio Mogol, de los siglos XVI al XVII, de la que quedan maravillosos fuertes, castillos, templos, mausoleos, mezquitas y vestigios arqueológicos singulares. Uno de los principales renglones de su economía es el turismo, que hoy tiene a la India como uno de los destinos más atractivos del mundo.

India País de Contrastes

© Daniel Mennerich

El denominado Triángulo de Oro, conformado por Delhi, Agra y Jaipur, es una muestra del desarrollo y la historia mogol, combinado con el caos urbano derivado de la superpoblación, la pobreza escalofriante, pero con avances en infraestructura y un nivel místico especialmente atractivo. Delhi, construida y saqueada varias veces, es muestra de épocas de Sultanes e invasión musulmana por más de siete siglos. Está dividida en la antigua y la Nueva Delhi, esta última con influencia inglesa ya que la India fue colonia hasta el 15 de agosto 1.947, fecha de su independencia.

Agra está a solo 200 km de Delhi, con fuertes de la época mogol y mausoleos de espectacular arquitectura, simetría y belleza, tanto que El Taj Mahal es una de las siete maravillas del mundo moderno, construido a mediados del siglo XVI. Jaipur capital del estado de Rajastán, es una de las ciudades más vibrantes de la India, llena de fuertes como el famoso de Amber. La nueva India, inspirada por la no violencia de Gandhi y el renacer económico, se refleja también en la enigmática Bombai, ubicada a orillas del rio Ganges, sagrado para los indios, donde conviven la opulencia con la pobreza extrema.

India País de Contrastes

© Sonrisas de Bombay

Están de moda los llamados gurús indios, el milenario yoga y la vida de pureza espiritual que llama esta cultura. Contrasta que los indios son limpios e impecables mientras las calles y el espacio público son extremadamente sucios, de lo que podría concluirse para el caso colombiano, en La Guajira y el Chocó, que la pobreza está ligada a esta concepción de suciedad; pero lo que sucede es que cada civilización tiene su propio entendimiento de la vida, en su idiosincrasia. La India es un país místico, de grandes contrastes, edificado sobre una singular cultura milenaria que se ha conservado desde sus orígenes.”

Publicado en: http://www.larepublica.co/la-india-pa%C3%ADs-de-contrastes_433101

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Dormir como un rey

Viene de: Glamping, una experiencia única

Con la creciente popularidad del glamping, el vocabulario para designar distintos lugares para pernoctar está creciendo. “Dormir como un rey” también adquiere una acepción diferente desde el momento en que varios alojamientos ofrecen yurtas y shamianas a la disposición de un viajero novedoso y exigente.

Amarya Shamiyana, Goa

La shamiana es un tipo de tienda ceremonial, utilizada principalmente en la India, para usos muy variados: desde la celebración de bodas o reuniones de empresas, pasando por actos oficiales (como por ejemplo la coronación de la reina Victoria en 1896) hasta originales alojamientos turísticos. Y aunque en sus orígenes, la shamiana servía a los emperadores del Imperio Mogol como un lugar estrictamente ceremonial, actualmente hay ya muchos establecimientos que invitan al viajero a dormitar en sus lujosas instalaciones, con una decoración exquisita bajo sus lonas. Algunos han tomado el sonoro nombre de shamiana para consolidar una marca dentro del mundo del glamping, como hizo Amarya Shamiyana, un lujoso resort costero que fue el primero en edificar las tiendas dignas de un rey en las orillas del mar Arábigo.

Suntuosas y extensas, las cuatro shamianas de este alojamiento -el glamping es un tipo de hotel muy exclusivo- cuentan con una decoración moderna y una paleta de colores cuidada, al estilo del maharajá contemporáneo. Los glampers de Amarya Shamiyana pueden disfrutar también de una barra Nespresso y de una boutique de Nana Ki (directo desde las lujosas avenidas de París). Mientras tanto, las aguas del Océano Arábigo se encuentran a un tiro de piedra del campamento, justo detrás de la cortina de palmeras de Goa.

Amarya Shamiyana, Goa

Esta “moda” ha llegado para quedarse. A día de hoy, ya son muchas empresas especializadas en la fabricación de exquisitas “tiendas de campaña” y permiten incluso que sean los propios clientes quienes diseñen su propia y única shamiana.  

Un paseo por Old Delhi

Retrocedamos en el tiempo hasta el año 1.639. Europa estaba inmersa en distintas guerras entre imperios: la Guerra de los 80 Años, la de los 30 Años… La Inquisición imponía su ley a uno y otro lado del Atlántico, juzgando entre otros a Galileo Galilei. El Papa Urbano VIII había prohibido la esclavitud en Iberoamérica, aunque el rey Felipe IV puntualiza prohibiendo sólo la de los indios, manteniendo la de los negros. En España se disfrutaba de la segunda parte de El Quijote, publicado unos años antes.

Mientras tanto, en India el imperio mogol disfrutaba de esplendor militar, comercial y artístico. El emperador Shah Jahan (1628-1658), nieto de Akbar el Grande (1562-1605), fundaba la que sería su nueva capital: Shahjahanabad. Una majestuosa ciudad amurallada, a orillas del río Yamuna, repleta de mansiones nobles, animados mercados y calles (Chandni Chowk), dependencias de la corte, mezquitas (Jama Masjid), jardines y un hermoso fuerte-palacio (el Fuerte Rojo).

Jama Masjid desde el Urdu Bazar

Pintura de la Jama Masjid desde el Urdu Bazar (Fuente: Wikipedia)

Leer más...

Imperio Mogol vs. Renacimiento, Barroco e Ilustración

¿Sabías que la construcción del Taj Mahal coincide con el momento en que Velázquez pintaba ‘Las Meninas’? Sigue nuestra serie de historia comparada, ahora centrándonos en el Imperio Mogol, que reinó buena parte de India durante los siglos XVI y XVII. Son los años del Renacimiento, el Barroco y la Ilustración en Occidente.

Historia comprada. Cuadro comparativo Imperio Mogol

El imperio musulmán más importante fue el imperio mogol (forma ario-india de ‘mongol’), el único que, junto a los imperios Maurya y Gupta, constituyó un gobierno unificado sobre buena parte de India. Durante los siglos XVI y XVII los monarca del imperio mogol desarrollaron una forma de gobierno centralizada y estable, que sirvió de modelo para posteriores gobernantes indios.

A Babur, el primer emperador mogol, le sucedió su hijo Humayun (1530-1556), nacido en Kabul, que gobernó sobre Bengala y Bihar, y en 1540 tuvo que enfrentarse a sus hermanos, que lograron arrebatarle el trono, debiendo Humayun refugiarse en Persia, cuyo Shah le ayudó a recuperar su trono. Murió en un accidente en 1555 y le sucedió su hijo Akbar. En 1570 su viuda, Hamida Banu, ordenó el comienzo de las obras de la tumba de Humayun, la primera tumba jardín de India, inspiración para otros grandes monumentos funerarios, el más importante de todos ellos el Taj-Mahal. La tumba de Humayun es uno de los grandes atractivos de ciudad de Delhi.

Tumba de Humayun en Delhi

Tumba de Humayun en Delhi. Foto: David Martín (SGI)

Leer más...

Historia comparada: La génesis del Imperio Mogol

Los siglos X a XV estuvieron marcados por la fortaleza islámica y su presenscia tanto en India como en Occidente. Siguiendo con nuestra serie de Historia Comaprada, revisamos la invasión y presencia islámicas en la India entre los siglos X – XV, momento que coincide con el Califato de Córdoba, la Primera Cruzada o el descubrimiento de América.

Cuadro comparativo. Imperio Mogol India vs Occidente

Con las invasiones musulmanas comienza uno de los períodos decisivos de la historia de India, probablemente el hecho de mayor y más duradero impacto.

La imparable expansión islámica había llegado a Asia Cenral, donde apareció un nuevo poder sólidamente unido bajo el Islam. Este nuevo poder era Khurasan, antigua provincia samaní, que Mahmud de Gozni (900-1020) había convertido en reino independiente reconocido por el califa de Bagdad. En el año 1000 Mahmud lanzó la primera de diecisiete expediciones consecutivas hacia India a través de la frontera afgana, que se resolvieron en victorias contra los reinos indios desunidos. Hacia 1025 Mahmud había saqueado muchas ciudades indias y se había anexionado el Punjab.

Después de Mahmud, Muhammad de Gur sojuzgó toda la llanura indo-gangeática al oeste de Benarés (Varanasi). Sus campañas, iniciadas en 1175, se prolongaron durante treinta años. En 1192 tomó Ajmer y al año siguiente uno de sus generales, Kutb- ub- Din Aybak tomó Varanasi y Delhi, convirtiéndose en primer sultán y fundador de la Dinastía de los Esclavos. En el sultanato de Delhi se sucedieron sultanes turcos y afganos: los Khiljis, los Tughluk y los Lodi. Mientras, Gengis Kan unificaba las tribus mongolas, dando lugar a un imperio que tan decisivo sería en la historia india.

Qtub Minar, Delhi

Qtub Minar, Delhi. Un ejemplo de la arquitectura Mahmud

Leer más...

Los templos de Khajuraho

Resulta sorprendente pensar que en los años 950 a 1.050, mientras Europa construía sobrias catedrales románicas y languidecía en la Edad Media, en India se construían los templos eróticos más famosos y explícitos del mundo, los templos de Khajuraho.

Khajuraho, detalle

Foto por Álvaro Maldonado, 2009

Leer más...

Fatehpur Sikri, la ciudad fantasma

A mediados del siglo XVI, Akbar el Grande se había propuesto edificar una nueva ciudad para su creciente imperio. Como marcan los cánones, consultó a los profetas, astrólogos y sabios de su corte y le señalaron el lugar y el momento preciso en que debían comenzar las obras.

El lugar elegido era Sikri, un entorno no muy frondoso a 38 kilómetros de Agra, la ciudad del Taj Mahal (todavía no construido). Unos pocos años después, tras la victoria contra Gujarat, se le añadió el prefijo de Fatehpur. Fatehpur Sikri, “la Ciudad de la Victoria”.

Era una obra monumental. Para la construcción de la ciudad, concebida con el propósito de albergar la capital del Imperio Mogol, no escatimaron esfuerzos. Debía ser una demostración del poder del emperador y su séquito, una ciudad autosuficiente y con todos los servicios necesarios. Con sus murallas, su mezquita y su palacio imperial, su estanque artificial en el centro, con sus templos, sus zonas administrativas y puntos de encuentro para los habitantes.

En 1585, en pleno apogeo del lugar, el viajero inglés Ralph Fitch escribía en su diario que esta ciudad era considerablemente mayor que Londres, y más poblada.

Vista de Fatehpur Sikri

Sin embargo, algo falló. Nadie había tenido en cuenta las fuertes sequías periódicas que asolan la zona. Y no se halló la forma de llevar agua a tan imponente emplazamiento.

Fue abandonada solamente 17 años después de haberla acabado.
Y así quedó, como un caprichoso lujo abandonado a su suerte, una ciudad fantasma.
Los sucesivos saqueos desvalijaron sus tesoros, pero quedó su estructura intacta, como un magnífico esqueleto del esplendor imperial.

El lugar hoy bien parece un escenario de película de aventuras. Su belleza es extraña, muda, como embrujada.
Entrada a Fatehpur SikriLa entrada (llamada Bulland Darwaza) es toda una declaración de intenciones, con su pórtico de 50 metros de altura y la escalinata de acceso (actualmente llena de vendedores ambulantes que asaltan al turista). Vista desde abajo, antes de empezar a subir, es realmente impresionante.

Leer más...