¡Vive la música india! [VÍDEO]

Escrito por: Esther Pardo

Con tan solo poner un pie en el subcontinente indio a nuestros sentidos no les cabe la menor duda de haber entrado en un mundo diferente al que están acostumbrados a percibir. Olores, sabores, colores, sonidos… Asistir a un concierto en India es una experiencia única y, para el oído educado en Occidente, la música tradicional que sale de los instrumentos indios es un auténtico hallazgo.

© ASHRAFUL KADIR

© ASHRAFUL KADIR


Beethoven afirmó que la música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía.  En el caso de la música india, ese descubrimiento nunca deja indiferente. Al ser monofónica y modal (utiliza una nota que sirve como base para estructurar la melodía), la riqueza en cuanto a matices y la espiritualidad en la ejecución por parte de los músicos -que se acercan a la música para descubrirla y no para leer la partitura o ser guiados por un director de orquesta-, hacen de su escucha toda una experiencia.

El origen de este arte se encuentra en las interpretaciones vocales de los textos sagrados (Vedas). De ahí, la música tradicional evolucionó, gracias a las influencias árabes o persas, hasta llegar a la escala de siete sonidos – espaciados entre ellos con divisiones menores al semitono -, la base del sistema actual. Se interpreta en función de raga (melodía) y tala (sistema rítmico), sin contar con armonía o acordes. Por tanto, la capacidad de improvisar es mucho mayor y, a este respecto, para muchos músicos occidentales los estilos que más estarían en consonancia serían el jazz o el flamenco.

© Prabhu B Doss

© Prabhu B Doss

Pero, sin duda, los grandes responsables del sonido tan peculiar que inunda la India son los instrumentos, a través de los cuales podemos conocer más en profundidad el alma de esta música.

En la familia de la cuerda, el más conocido es el sitar.  Popularizado en el pop gracias a su inclusión en temas de los Beatles y, sobre todo, a sitaristas como Ravi Shankar o su hija Anoushka, este instrumento de cuerda pulsada y de origen persa produce un sonido hueco y metálico de más larga duración que los instrumentos de cuerda occidentales.

© JESSE NEWLAND

© JESSE NEWLAND

Entre los instrumentos de percusión aparece uno de los más relevantes en la historia de la música oriental y el más importante al norte de India, llegando a usarse como instrumento solista: la tabla. Consta de un tambor más pequeño y alargado, de madera, encargado de sonidos más agudos y tocado fundamentalmente con la mano derecha, y otro más grande y de metal, para producir los graves, con la izquierda.

En la familia del viento, los más populares son el shennai (similar al oboe, muy utilizado en celebraciones como bodas, gracias a su fuerte sonido) y el bansuri (flauta de bambú y uno de los instrumentos más antiguos de India).

BANSURI

© Betelgeuse

Y qué mejor forma de  terminar el recorrido que dejándose envolver por el sonido inigualable del sitar, la tabla india y el violín. Por eso, Sociedad Geográfica de las Indias buscó y encontró a una familia de músicos excepcionales para ofrecer una experiencia única: poder compartir este arte con los viajeros que quieran acercarse a Varanasi. Allí, esta familia de clase media, abre las puertas de su casa y hace gala de su extraordinaria hospitalidad, mostrando su vivienda y sus costumbres, presentando a su familia y, por último, haciendo lo que mejor saben y más les apasiona en la vida: tocar la música tradicional de su país. Siddhart -profesor de música en la Universidad Hindú de Varanasi-, al sitar, y sus hermanos, con la tabla, logran durante la hora y media que dura esta experiencia en una estancia de su casa habilitada para el concierto, que la música llegue al alma de quien la escucha. Sólo entonces el viajero ya puede decir que ha estado en India.

Comentarios

  1. Lidia Corro

    Gracias por compartirme y hacerme partícipe en esta experiencia. Soy una enamorada de esta increible cultura y maravilloso país.

Responder