El flamenco, un camino de ida y vuelta entre España e India

Escrito por: Esther Pardo

La profunda conexión que ha existido desde la Edad Moderna entre India y España, gracias a intercambios comerciales que beneficiaron el intercambio humano y cultural, ha tenido en la riqueza del arte flamenco uno de sus máximos exponentes.

Cuando a principios del siglo XX el bailaor flamenco Vicente Escudero viaja a India, lo hace por la intuición que le mueve el pensar que el origen de su arte no se encuentra en otro lugar. Las similitudes entre la música, el cante y la danza a ambos lados del océano son claras para este vallisoletano que encumbró las raíces del flamenco por todo el mundo durante el siglo pasado.

VICENTE ESCUDERO

A día de hoy, nadie tiene la certeza absoluta de cómo, cuándo y dónde nació el flamenco. Tal vez el secretismo que ha envuelto siempre a este arte que cuenta con pocos maestros y que los grandes han aprendido de la mera observación y práctica, no ha ayudado a desvelar el misterio que lo rodea. No obstante, al observar y comparar representaciones artísticas se pueden encontrar analogías que podrían probar que los gitanos que partieron del Indostán llegaron a España, donde desarrollaron un modo de expresión tan alabado actualmente en todo el mundo. Si bien en el flamenco hay taconeos furiosos y en bailes como el kathak se mueven las cejas como demostración sutil de un elemento narrativo, la raíz pudo ser la misma. La misma posición en los brazos o la búsqueda de semejante intensidad en la mirada de los artistas que dedican su vida a perfeccionar la danza, tanto en India como en España.

POST 5- LOS ARTISTAS INDIOS UDAY SHANKAR Y SIMKIEDe hecho, el propio Escudero reconoce en una de las cantadoras de la compañía de Uday Shankar, hermano del célebre intérprete de sitar, quien compartió escenario con el vallisoletano, que tenía la misma cadencia e imprimía las mismas inflexiones al cantar que cualquier buen cantaor al interpretar la seguiriya gitana. Él mismo se dejó empapar de lo aprendido para incorporarlo a su espectáculo, tan aclamado a nivel mundial.

Si para los indios sus artistas son o deben ser los intermediarios entre lo divino y lo humano, los auténticos maestros del flamenco han buscado, aunque con algo más de ego, ese propósito. O, al menos, ha sido una consecuencia al observarles ejercer su arte. Porque el camino de ida y vuelta es inagotable.

Comentarios

  1. Teo

    Muy interesante el artículo, pero Cante flamenco: no se dice “han habido”, si no “ha habido”. “Han habido” es una incorrección y grave.
    Saludos.

  2. SGI Autor

    Muy interesante tu aportación, muchas gracias. Como apuntamos en el artículo, nadie sabe a ciencia cierta de dónde viene flamenco y la hipótesis aquí descrita es solamente una de muchas, pero que nos permite divagar entre las similitudes entre este arte y Kathak – un baile indio que pueda tener las mismas raíces… Saludos!

  3. Cante flamenco

    El flamenco no es una creación de los gitanos, de haber sido así se habría cultivado en toda Europa. El flamenco es un arte andaluz, producto de todas las culturas que han pasado por Andalucía, moriscos, judíos, etc. y como forma de expresión de un pueblo históricamente oprimido.
    No se puede negar que entre todos los cantaores que han destacado en la historia del flamenco, también han habido muchos gitanos, puesto que vayan donde vayan siempre han cultivado la música autóctona. Cuando los gitanos llegaron a andalucía el flamenco ya estaba más que inventado, de hecho sólo hay un palo dentro del flamenco creado por gitanos, llamado “mariana”.

Responder