El arte contemporáneo indio

Escrito por: Susana Cortés Vian

Las primeras imágenes que vienen a la cabeza de quien no tiene la suerte de haber pisado la India son una nebulosa de exotismo en calles bulliciosas, la espiritualidad y encantadores de serpientes; y en el extremo opuesto, el aspecto más colorista que vende Bollywood a golpe de musical en occidente.

Jitish Kallat

Sin embargo, y a pesar de que más de 300 millones de indios viven en la pobreza, India es y será uno de los países con más crecimiento económico, según las previsiones de Fondo Monetario Internacional. Este crecimiento provoca que de los 1.100 millones de habitantes del país, cerca de 200 millones, formen una nueva clase media que abre el abanico del mercado y provoca un aumento del consumo y de las inversiones, también en el arte.

Atul Dodiya

Pasaje a la India

Arco, la Feria Internacional de Arte, tuvo en 2009 a la India como invitado de honor. Cada gran feria influye en todos los agentes que participan en el arte: las galerías se aprovisionan de aquello que la feria promueve, las instituciones culturales incluyen en sus programas actividades en torno a ese mismo tema, y esto, junto a los ríos de tinta sobre papel que informan del asunto, colaboran en el conocimiento del país y de sus artistas, así como en la generación y aumento del valor de las obras de arte. Así nos acercamos al arte indio.

El contexto creativo

Shibu NatesanAunque queda mucho por hacer, la India ya dispone de mecanismos para promocionar a sus artistas. Si en los años 80 la infraestructura del mercado del arte contaba con veinte galerías, a finales de los años 90 eran doscientas. “Además, se ha desarrollado una crítica importante que cuenta con artistas conocidos en el exterior que participan en ferias y eventos internacionales. Esto era impensable hace cinco años”, explica Menene Grass, Directora de Exposiciones de la Casa Asia en Madrid. Una de las galerías más importantes es Bodhi Art, con sedes en Bombay, Delhi, Nueva York y Singapur, que realiza una importante promoción de los autores contemporáneos indios.

Subodh GuptaLa historia y la economía influyen en el desarrollo artístico. Así, se puede hablar de un antes y un después en la creación india a partir de 1947. “En este año en que se proclama la independencia de la Corona Británica surgen importantes movimientos que pretenden crear la imagen de esa nueva nación. Como el Progressive Artist Group de Bombay, cuyos miembros más destacados son Maqbool Fida Husain (1915) y Syed Haider Raza(1922)”, explica Eva Fernández del Campo, profesora de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid.

Por otra parte, tras la apertura económica de la India en 1991, pierde protagonismo ese debate sobre la identidad india, ya independiente, a favor de temas como la situación de la mujer, la pobreza, el desarraigo o la confrontación religiosa. “Surgen artistas globales que trabajan integrados en las corrientes internacionales”, comenta Fernández. Grass considera que la producción de esta época aporta un arte experimental que va más allá de la figuración anterior. “La búsqueda de la identidad nacional tras la independencia continúa de otra manera. La temática del proceso de descolonización, de constitución y construcción de la identidad se entreteje con todo tipo de complementos culturales y con un compromiso con la realidad del país”.

Raqib Shaw

Quiénes son y cómo se valoran

Son muchos, pero para realizar una primera toma de contacto, destacamos algunos de los que se encuentran en la lista de lo 500 artistas de postguerra más valorados. Destacan, entre otros, Subodh Gupta, Atul Dodiya, Shibu Natesan, Ravinder G. Reddy, Raqib Shaw, Syed Haider Raza, y Jitish Kallat. Entre los más cotizados, Anish Kapoor y el recién fallecido Tyeb Mehta. Entre julio de 2006 y junio de 2007, Kapoor acumuló en subastas unos beneficios totales de 6.440.150 euros. Además, está en el grupo de artistas que han superado el millón de euros por una pieza, ya que en dicho período una de sus obras fue adjudicada por 1.557.400 euros.

Responder