Templo de los Monos de Jaipur: Visitando Galtaji Temple

Templo de los Monos de Jaipur

Panorámica del Templo de los Monos de Jaipur. © Remote Traveler



La ciudad de Jaipur engloba lugares tan fascinantes como el Galtaji Temple, también conocido como el Templo de los Monos. Exploramos esta joya dorada incrustada en las montañas para descubrir todos sus misterios.

Escrito por: Alberto Piernas

El templo al que besa el sol

Galtaji Temple

El Galtaji Temple es centro de peregrinación desde el siglo XV. © Tripoto

A 10 kilómetros de la ciudad de Jaipur existe un lugar que puede confundirse con el de una epopeya hindú. Un destello atrapado en las montañas cuyo silencio tan solo se ve interrumpido por el cauce de un antiguo manantial y los cortejos secretos de los monos que moran en sus tejados.

Conocido popularmente como el Templo de los Monos, el Galtaji Temple es un icono de visita obligada en las inmediaciones de la Ciudad Rosa de India cuyo simbolismo genera simpatías entre peregrinos y turistas por igual. Galtaji es un conjunto de hasta tres templos erosionados en la montaña y en torno a un tanque de agua (o kund) procedente de un manantial cercano que forma hasta siete estanques sagrados. Además, en lo alto de la colina existe un pequeño templo dedicado al Dios Sol y conocido como Surya Mandir.

El Galtaji Temple fue construido en un puerto de montaña en los Montes Aravalli en el siglo XVIII por orden de Sawai Jai Singh II. Sin embargo, la ubicación ya era frecuentada por peregrinos desde principios del siglo XV, momento en el que se convirtió en lugar de retiro para yoguis, sadhus y seguidores de la secta Vaishnava Ramanuja. Los fieles solían practicar yoga en este lugar y bañarse en el Galta Kund, el estanque más sagrado y que nunca se seca. Las escrituras también aseguran que en los días de luna llena la trinidad sagrada formada por Lord Vishnu, Lord Brahma y Lord Shiva visita el templo.

Hoy, penetrar en el Templo de los Monos de India supone la mejor excusa para descubrir toda su historia, los ecos entre las montañas y, por supuesto, sucumbir a la aventura que de adentrarse en un templo plagado de monos.

Donde los monos dominan el mundo

Monos en el Galtaji Temple de Jaipur

¿Fue antes el mono o el templo? ©Maverickbird

Para muchos, el acertijo es «si fue antes el huevo o la gallina». En el caso del Galaji Temple, la duda siempre reside en si fue antes el monumento o los monos. Algunos aseguran que el mono originario que moraba en la zona era el langur gris, hasta que el macaco rhesus hizo acto de presencia y terminó echando a la otra especie. Una versión local de El planeta de los simios que hoy despliega decenas de macacos morando a sus anchas entre las fuentes y templos, conscientes de la visita de devotos y viajeros.

Los monos forman parte de la experiencia al visitar el Galtaji Temple, ya que existen algunos puestecitos en los que puedes comprar mangos o plátanos para darles de comer. En cualquier caso, recomendamos guardar la comida en una bolsa, ya que los peregrinos sí suelen alimentar a los monos y estos animales no distinguen entre visitante y peregrino, por lo que podrían quitarte tu comida sin que te des cuenta. Respecto a su comportamiento, el macaco rhesus es afable salvo si se le provoca.

Visitar el Galtaji Temple

Templo de los Monos de Jaipur

Entrada al Galtaji Temple. © Dreamstime

Existen varias formas de llegar al Galtaji Temple desde Jaipur. Una de las opciones más recurrentes consiste en tomar un taxi por unas 300 rupias o realizar la visita con guía privado en español, nuestra especialidad. Sin embargo, también es posible llegar hasta Kaniya-Balaji y desde allí realizar una ruta escénica a través de colinas y bosques de cuento hasta vislumbrar los dorados del templo a lo lejos.

Los visitantes extranjeros deben pagar una tasa de 50 rupias si entra con cámara de fotos, si bien recomendamos ser cautelosos a la hora de tomar fotografías. Procura mantener a buen recaudo tu dispositivo y no dejar prendas de ropa por el suelo, ya que los monos siempre tendrán más ojos que tú.

Visitar el Galtaji Temple no solo supone la mejor excusa para adentrarse en un lugar pintoresco, sino también sucumbir a un pedazo del estilo de vida indio. Junto al kund hay mujeres de coloridos saris lavando la ropa, en una esquina un peregrino alimenta a un mono con una fruta tropical y en un rincón juegan los niños. Incluso si no te importa andar un pelín más, descubrirás la ruta que conduce al Templo del Sol y la perfecta panorámica de la ciudad de Jaipur, esa mancha rosa en mitad de un desierto lleno de suspiros y secretos.

Aún no sabemos si fue antes el templo o el mono, pero sí que Galaji Temple supone una de las visitas obligadas para descubrir uno de los muchos secretos del estado de Rajastán.

¿Te gustaría visitar el Templo de los Monos de Jaipur durante tu viaje a India?

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder