Colorear mandalas y su importancia para la salud

Colorear mandalas y su importancia para la salud
4.1 (81%) 20 votes

Colorear mandalas y su importancia para la salud se ha convertido en una tendencia necesaria en tiempos acelerados. Analizamos esta terapia y el origen de tan místico símbolo.

Escrito por: Alberto Piernas

Colorear mandalas

©Denaldo Dillo


Colorear mandalas: el arte de entretener al cerebro

Durante los último años, terapias alternativas como la cromoterapia (o colorterapia) han supuesto nuevas vías a la hora de tratar problemas físicos y psicológicos en pacientes. De esta sanación traída directamente de la India, país donde antes de la electricidad muchos pueblos recurrían a los farolillos con telas de colores, deriva la actividad de pintar dibujos, siendo el mandala el símbolo más recurrente en estos libros cuyo éxito se ha traducido en ventas de infarto en Occidente.

Colorear mandalas

©Dietmut Teijgeman-Hansen

Según los diversos estudios, pintar mandalas estimula el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro, el racional. Al entretenerlo, las emociones se contraen, suponiendo un alivio para las tensiones en períodos de estrés.

En mi caso, y tras un mes pintando mandalas, he comprobado no sólo la importancia de esta actividad como entretenimiento, sino su potencial para activar la creatividad y agudizar la concentración dadas las muchas formas que ofrece este símbolo. A su vez, tampoco pude obviar el origen histórico de tan exótico motivo, de ahí que tras varias noches de pintura comenzara a investigar acerca de la importancia del mandala en la India.

Mandalas en la India: El universo y el mundo

La presencia del mandala en la India cabe encontrarlo en los inicios del budismo, momento en que comenzaron a utilizarse símbolos similares a los yantras hindúes, cuadros de meditación que inspiraron los mandalas, si bien estos son más figurativos y suelen emular formas como la flor de loto.

El mandala es un círculo en cuyo fondo luce el agujero que conecta al individuo con el universo, con el todo. Entre nosotros y ese paso al vacío se concentran cientos de colores que representan las combinaciones cromáticas de la cultura budista en función de los chakras. Un símbolo espiritual cuyo similar occidental podría ser las famosas vidrieras o rosetones de las catedrales góticas, las cuales también representan la unión entre el fiel y el Supremo.

Colorear mandalas

©Alberto Piernas

A nuestro paso por la India, comprobaremos que la presencia de los mandalas se extiende por la mayoría de templos budistas e hindúes del país, especialmente en lugares como el Meenakshi Temple, en Madurai, o el Durga Temple de Karnataka, donde estos lucen en las bóvedas o coloreados en el suelo del recinto.

Otro ejemplo sería el Mha Puja, un ritual celebrado por hindúes y budistas en Nepal durante su Día de Año Nuevo, a principios de noviembre. Esta ceremonia se caracteriza por la presencia de muchos mandalas, ya sea trazados en la arena o pintados en el suelo a modo de símbolos de meditación para purificar el alma.

El arte de colorear mandalas y su importancia para la salud se ha convertido en tendencia durante unos últimos años en los que Occidente ha sucumbido al color, espiritualidad y beneficios que el subcontinente indio lleva siglos potenciando.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder