La Compañía Británica de las Indias Orientales

La Compañía Británica de las Indias Orientales
Califica este artículo

Escrito por: Esther Pardo

DIBUJO DE LA SEDE DE LA COMPAÑÍA EN LONDRES

DIBUJO DE LA SEDE DE LA COMPAÑÍA EN LONDRES



En el año 1600 se funda la Compañía Británica de las Indias Orientales para gestionar el comercio con Asia y fomentar las expediciones coloniales a expensas del Estado, hasta el punto de convertirse en el máximo exponente del sistema colonial inglés en India.

La decadencia del Imperio mongol y las luchas internas entre musulmanes e hindúes facilitaron la instalación de nuevas bases comerciales europeas en el subcontinente. Con un capital de 30.000 libras y el beneplácito de Isabel I, esta asociación mercantil empezó a establecerse en India con la intención de monopolizar todo el flujo de comercio, bajo la supervisión y protección gubernamental.

El botín era muy jugoso: seda, algodón, , índigo, sal o especias, pero conseguirlo no iba a ser fácil. Siempre en competencia con su homóloga holandesa, la gran reina del mercantilismo gracias fundamentalmente al mercado de especias, la Compañía vio cómo su dominio crecía hasta el punto de convertirse en un poder fáctico que hacía las veces de gobierno en su área de influencia oriental. Sin perder de vista los intereses de Londres, Madrás, Bombay y Calcuta fueron las bases de operaciones de esta unión comercial que llenó Europa de productos de las colonias. Sin olvidar, el intenso tráfico de esclavos que fue una de las piedras angulares de su riqueza.

MAPA DEL IMPERIO BRITÁNICO

MAPA DEL IMPERIO BRITÁNICO

A lo largo del siglo XVII, el despegue de los ingleses fue espectacular: consiguieron instaurar industrias, afianzar el poder en los puertos y, a mediados de siglo, ya fletaban una media de veinticinco barcos al año.

No obstante, con tanta competencia, incluida la de la piratería, no era fácil mantener el ritmo sin ser ferozmente atacados. Por este motivo, el monarca Carlos II les otorgó la potestad de tener su propio ejército: los Casacas Rojas.

Tras la victoria en sus enfrentamientos con Holanda, Portugal y Francia por la hegemonía en el océano Índico, Inglaterra se vio reforzada y con ello la supremacía de la Compañía.

LA REBELIÓN DE LOS CIPAYOS

LA REBELIÓN DE LOS CIPAYOS

Sin embargo, la época dorada con una práctica dominación de casi la totalidad de India, llegando a Birmania, Singapur o Hong Kong, llegó a su fin en el siglo XIX tras la rebelión de los Cipayos (1857). Los nativos que antes habían sido sus aliados, se rebelaron al sometimiento inglés en uno de los primeros conatos independentistas. Esta revuelta supuso el fin de la Compañía en 1858 aunque no de la dominación británica, ya que el poder pasó a manos del gobierno inglés y de la reina Victoria hasta 1947, fecha en la que cristalizó el proceso de emancipación.

Responder