India: religiones, vacas, hombres y reyes

India: religiones, vacas, hombres y reyes
Califica este artículo

En la India aún hoy perviven un  intrincado sistema de castas, un número sin parangón de lenguas, mitos, leyendas, religiones, creencias, dioses. Y lo del karma y las reencarnaciones que no hay quien lo entienda o lo retenga.  Ejemplo de Karma: Para los habitantes de Nueva Delhi el acto es comprar un coche; el Karma, el  atasco. A ver Lalit, ¿tú estás de cachondeo?

Sikh in Amritsar

Ⓒ Daniela Hartmann



Toda la India rezuma espiritualidad, casi todo es sagrado. Religiones o creencias “para todos los gustos” con ritos absurdos  (en una, sus seguidores nunca se cortan el pelo, en otra sus monjes o sacerdotes se arrancan el pelo con sus propias manos).

Lalit que es un brahmin, la casta superior, nos contó que siendo niño, en casa de su  abuela, en una ocasión le dio de beber a una niña paria. La abuela le pegó porque tuvo que tirar a la basura el vaso que la niña había utilizado. Él como otros hindúes es muy crítico con algunos aspectos de su propio y otros credos. Inimaginable en otras religiones como la musulmana, con la que conviven. Los  hindúes en general no tienen buena opinión sobre los musulmanes  –ciento cuarenta millones. A veces Lalit no entendía por qué nos gustaba fotografiarlos. En realidad para un occidental se hace difícil distinguirlos.

Ⓒ Scott D. Haddow

Ⓒ Scott D. Haddow

Sobre todo a las mujeres, porque van con coloridos saris y porque están encantadas de ser fotografiadas ante la completa aquiescencia  y orgullo de sus maridos, a quienes para nada tienen que pedir permiso. Los musulmanes, que vimos a miles en el viaje, visten mucho más colorista  y mejor, que los musulmanes de los países árabes.

Ante la presencia de las innumerables procesiones religiosas que se ven por toda la India -los hombre delante, las mujeres detrás, el tractor con la imagen del dios o santo cerrando el cortejo y emitiendo una música muy alta- Lalit decía burlón: “las mujeres indias van a la discoteca”.

Ⓒ Karolina Lubryczynska

Ⓒ Karolina Lubryczynska

¿No es menos sorprendente que aún queden monarquías en la India, sin poder político, pero que sigan siendo dueños de sus palacios?. Cuando pagas la entrada a uno de ellos, va directamente a las arcas de la familia real que es quien se encarga del mantenimiento y costes del personal. El rey de Jaipur tenía diecisiete años en el momento de escribir esta crónica.

Millones de vacas conviven con millones de gente desnutrida. ¿Qué  creencias confluyen para considerar crimen inadmisible sacrificar vacas para alimentar a los millones de pobres? “La vaca es nuestra madre, ¿cómo te vas a comer a tu madre?”. 

J.J.C.

Responder