Pune, Ajanta y Ellora: explorando las cuevas de el Maharashtra

Pune, Ajanta y Ellora: explorando las cuevas de el Maharashtra
Califica este artículo

Su posición como la ciudad más grande los Ghats occidentales, convierten Pune en uno de esos lugares que mejor evocan la construcción en la roca. Un lugar ideal a complementar con una visita a las cuevas de Ellora o Ajanta.

Información aportada por Incredible India.

Pune: el arte de trabajar la roca

Pune, Ajanta y Ellora

Pune posee su patrimonio de arquitectura cavado en la roca: el templo excavado de Pataleshwar, un pequeño santuario del siglo VIII, es similar a las grandes grutas de Ellora.

Su clima  y sus paisajes montañosos atrajeron a los Ingleses que la eligieron como capital. Años después, sus clubes, el golf o el teatro la han convertido en una de las ciudades más dinámicas del oeste de India. A su vez, compañías aéreas internas conectan Pune con varias ciudades.

Lugares importantes que merecen la visita: Kasturba Gandhi Smriti Mandir, el templo Pataleshwar, el palacio de los Peshwas, Vishrambagh Wada, Saras Bagh, el Instituto Indio de la película y de la televisión o los espléndidos fuertes del emperador Shivajo creados por las fundaciones del imperio Maratha.

Por la carretera: gracias a la apertura del nuevo “Express Highway”, se puede llegar a Pune en 2 horas y media. Goa está situada a 458 kilómetros de Pune y la carretera pasa por los Ghats Occidentales (7 horas de viaje por la carretera).

De Pune a Ellora: un lugar turístico prestigioso

Pune, Ajanta y Ellora

© Shriram Rajalopalam

Las 34 cuevas de Ellora representan la tolerancia que los indios siempre han intentado mantener.

Pertenecen a tres de las principales religiones practicadas en el país: el hinduismo, el budismo y el jainismo.

Todos los elementos de Ellora proceden de la Edad Media. Podréis apreciar sus esculturas monumentales o bajorrelieves sutilmente grabados como parte de una arquitectura monolítica de una gran complejidad.

Ajanta

Pune, Ajanta y Ellora

© Sandeep Dey

Ajanta está formado por un total de 29 grutas. De todas ellas, 24 son “viharas” (templos) y 5 son “chaityas” (santuarios). Además de pinturas rupestres, estas grutas se adornan con esculturas.

Las grutas búdicas son famosas por sus pinturas rupestres.

Las paredes de Ajanta fueron el soporte sobre el cual los budistas pulieron su fe. La atmósfera es divina y ninguna sombra viene a perturbar la armonía de este lugar.

Es un conjunto deslumbrante de una riqueza increíble: leyendas de la vida profana y religiosa cubren paredes de una resplandeciente belleza. La visita de esta gruta supone vivir grandes momentos de emoción a nivel espiritual, intelectual y artístico. Con la visita de las grutas 2-9-10-16-19-26, tendréis una excelente idea del conjunto de Ajanta si os disponéis a viajar a India y aproximaros al estado de el Maharashtra.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder