Qué hacer en Dharamsala, enclave espiritual

Qué hacer en Dharamsala, enclave espiritual
Califica este artículo

El Himalaya indio tiene muchos lugares extraordinarios, pero la ciudad que acoge al Dalai Lama no tiene parangón. Hay tanto que hacer en Dharamsala, que necesitarás varios días.

Por: Enric Donate

Qué hacer en Dharamsala

© Anja Knoche


Qué hacer en Dharamsala: cultura tibetana

Qué hacer en Dharamsala

© Martin Posta

En 10 razones para visitar el Himalaya indio ya avanzábamos que esta ciudad es el motivo número uno. La capital del valle de Kangra te invita a zambullirte en la espiritualidad tibetana. A la entrada de Dharamsala, el Instituto Norbulinka es la mejor introducción a las artes y creencias de los exiliados tibetanos. Esta visita es la actividad principal que hacer en Dharamsala puesto que la esencia se vive en las zonas altas del valle. Los monjes y monjas pasean meditabundos en las callecitas de McLeod Ganj donde se concentran la mayoría de lugares de culto. En el corazón de esta aldea está el templo de Kalachakra, donde los lugareños dan vueltas a ruedas de oración bellamente decoradas. El monasterio femenino de Potala Road invita a los visitantes a un té durante las sesiones de cánticos espirituales a las 6 de la mañana. Sin embargo, el verdadero ombligo del valle es el templo Tsug Lakhang frente a la residencia oficial en el exilio del Dalai Lama. A primera hora de la mañana, los jóvenes monjes participan en la recitación de sutras y a partir de las 11 puedes asistir a las sesiones de estudio. Las batallas dialécticas entre los grupos de estudiantes son hipnóticas. Durante todo el día, los creyentes recorren el parikrama, un camino alrededor del templo como forma de meditación. Únete a ellos en este paseo silencioso entre los bosques alpinos.

Qué hacer en Dharamsala: los Dhauladhar

Qué hacer en Dharamsala

© Ashish Sharma

La naturaleza es otro de los atractivos fundamentales de Dharamsala. Los Montes Dhauladhar flanquean el valle de Kangra con cimas de más de 5000 metros. Esta cordillera se puede apreciar desde varios puntos alrededor de McLeod Ganj. Tal vez el más conocido es el prado de Triund, al que se llega mediante un trekking de poca dificultad de entre 3 y 4 horas de ascenso que permite alcanzar los 2842 metros. El camino es de por sí espectacular, con preciosas vistas de los bosques que cubren toda la región moteados por banderas de oración multicolor, pero al llegar a la llanura de Triund, los picos nevados del Himalaya desvelan todo su esplendor. ¿Qué hacer en Dharamsala si prefieres paseos menos exigentes? La cascada de Bhagsu en el pueblo homónimo está a solo media hora. El camino asfaltado pasa frente al templo tántrico de Bhagsunath donde joviales himachalíes se bañan en las aguas gélidas que descienden de la montaña. Por la mañana, es común ver a monjes lavando su ropa a los pies de la cascada. Al atardecer, en cambio, puedes ir en dirección contraria hacia el pueblo de Naddi a 4 kilómetros de McLeod Ganj. La vista de la puesta de sol tras los Dhauladhar desde esta aldea es su principal atractivo.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder