Qué ver en Kandy en Sri Lanka: La vida de Buda y su diente (9/13 parte)

Qué ver en Kandy en Sri Lanka: La vida de Buda y su diente (9/13 parte)
5 (100%) 1 vote

En la ciudad de Kandy en Sri Lanka se cuenta que El Buda, antes de serlo, fue un príncipe (Sidarta) y vivió con su familia dentro del templo hasta los 35 años edad en la que tiene su primera salida al exterior y conoce u observa el sufrimiento de la gente representado en la vejez, la enfermedad y esto lo llevó a cuestionarse sobre el porqué de la existencia del sufrimiento.

Viene de: Especias de Sri Lanka y Templo del Diente de Buda en Kandy (8º parte)

Escrito por: Piedad Santos

Kandy en Sri Lanka: la ciudad del Diente de Buda

Viajar a Sri Lanka en febrero. Templo del Diente de Buda en Kandy

©Musthaq Nazeer

Kandy en Sri Lanka

© Piedad Santos Gómez

Apenas nació su hijo y sin conocerlo, se aisló del palacio y se fue a estar debajo de un árbol a hacer meditación para encontrar respuesta a esa pregunta que tenía. Luego de este proceso de meditación profunda se “ve iluminado” por esas enseñanzas que tenía o había logrado en vidas pasadas, así se dedica por más de 40 años a predicar y a la edad de 80 años muere ante la tristeza de sus seguidores pues por su condición de iluminado ya no experimentaría una nueva reencarnación.

El remate del día tiene lugar en el Centro de Cultura de Kandy en Sri Lanka para apreciar un espectáculo gratuito de danzas folclóricas. Matume, significa “danza” en cingalés. Pude apreciar 11 tipos diferentes de danzas y el espectáculo del fuego o ritual que hace famoso a los bailarines de este país pues data de la época en que los dioses desprestigian a la diosa Rama dudando de su virginidad y ella demuestra que los es pasando por carbones al rojo vivo sin verse en ella dolor o producirse un daño. Los fieles invocan la bendición de la diosa imitando el ritual.

Todas las danzas muestran antiguas costumbres cingalesas como por ejemplo:

    • La danza Magul Bera: con música ritual de tambor se invoca la bendición de divinidades protectoras.
    • La danza Puja Natuma: muestra la habilidad del bailarín y se hace para pedir protección a las divinidades del país.
    • La danza Rabane usa un instrumento, el Atharabane de 30 cms de diámetro que se utiliza aún en el sur del país y era común en las festividades de la corte.
    • La Mayura Vannama es la danza del pavo real. En el baile se imitan los movimientos del animal. En la mitología esta ave transportaba al dios Skanda (lo adoran budistas e hinduistas).
    • La danza del Pantherunatuma deriva su nombre del instrumento que se utiliza, una especie de tamborín y el baile al ritmo de estos representa a los guerrilleros cingaleses de camino a la guerra.
    • La danza de la recolecta abundante se llama Kulu Natuma y representa los actos de la siembra, la siega con hoz, el almacenamiento del grano.
    • La danza del fuego o Gino Sisila es del sur del país y representa el poder del encanto del infierno sobre los 27 demonios que atacan la humanidad.
    • La danza del Ves Natuma es la danza del traje tradicional llamado “ves” que tiene 74 adornos y es la principal danza del país. El bailarín necesita años de entrenamiento para obtener el status de bailarín profesional y poder ejecutar la danza.
    • La Orquesta de los Tambores muestra la ejecución de 5 instrumentos tradicionales que son interpretados 3 veces al día al Buda en sus rituales. El batir de los tambores representa la unidad y la armonía. También se interpretaban como una ofrenda en honor de la realeza.
Kandy en Sri Lanka

© Piedad Santos Gómez

El viernes 24 de marzo comienzo el día visitando un taller de joyería recordando que este país es uno de los más ricos en minas de piedras preciosas y el primero a nivel mundial en la calidad del zafiro azul. En el Templo de Galdaladeniya observo un Buda con vestido rizado, de influencia hinduista.

El templo Embekke es famoso por las columnas talladas en madera y un depósito de arroz cuya construcción se ubica sobre grandes piedras como si fuera el carro de los “picapiedra”. Data del siglo 14 D. C.

Hoy sábado 25 de marzo tengo energías renovadas luego de contemplar una noche de profunda oscuridad y con un firmamento colmado de estrellas. Al atardecer veía volando inmensas y miles de “aves”. Eso creía yo, hasta que en la visita programada para el día de hoy comprobaría que esas aves eran realmente murciélagos muy grandes que tienen por habitación los inmensos árboles del inmenso parque Jardín Botánico de Kandy.

Bambúes Gigantes - Jardines de Perandeniya

©koshy-koshy

De visita en el Royal Botanical Garden me entero que fue creado en 1371 por un rey singalés, mejorado por sus sucesores y luego adoptado por el gobierno británico para convertirlo en un sitio de estudio y contemplación de especies nativas y extranjeras que lo hacen un lugar único y muy bien conservado.

Comienzo el recorrido deleitando la vista en la zona de las orquídeas, de todos los colores y tamaños, luego paseo por la calle de las palmeras, la de los pinos, tomo fotos en la base de inmensos y centenarios árboles de caobo. Ahora aprendo el nombre de la planta que hay en el parque frente al templo de San Pedro en Bucaramanga: es Bolita de Cañón; aquí es utilizada para las ofrendas pues las flores son muy bien formadas, hermosas, de excelente aroma y de consistencia fuerte.

Con curiosidad posé en un árbol de Tailandia de fuertes y externas raíces, parecía prehistórico y una palmera de coco gigante que no sirve de nada, el fruto es sólo impactante por su tamaño pero no es comestible. Conocí la palmera de ancho tallo cuyas hojas son utilizadas para escribir las enseñanzas de los libros sagrados. Uno de los lugares más curiosos a visitar durante una visita por Kandy en Sri Lanka.

Continúa: Visitar Tea Country, Nuwara Eliya (10º parte)

*Piedad Santos Gómez es una viajera colombiana que, de la mano de Sociedad Geográfica de las Indias, ha recorrido ya grandes países como India (Norte y Sur), Dubái o Sri Lanka. En sus relatos describe tanto los aspectos prácticos del país que visita, como todas sus experiencias vividas en el viaje.

Responder