Sur de India: 24 horas en Madurai

Escrito por: Enric Donate

Un día en Madurai da para mucho. Conocer en profundidad la ciudad más sagrada de Tamil Nadu te permitirá reconectar con lo humano y lo divino en una de las ciudades más vibrantes del Sur de India.

Sur de India: Madurai

© Vinoth Chandar

09.00 Tienes por delante 24 horas en Madurai y empiezas por un desayuno indio copioso para que no falten las fuerzas. A las 9 sal del hotel hacia el Thirumalai Nayak Mahal. El palacio de los reyes de Madurai conserva solo un cuarto de su extensión donde se mezclan la arquitectura dravídica del sur de India con claras influencias islámicas. La columnata del patio y los labrados de las columnas dan una idea de la grandeza de antaño. Especialmente conocida es la Sala de Baile que se ha convertido hoy en un pequeño museo.

A continuación, dirígete al Templo de Meenakshi. Los coloristas gopuram o torres que marcan las entradas al recinto sagrado son la antesala de uno de los templos más extensos y sagrados del hinduismo. Con varios siglos a sus espaldas, el principal templo de Madurai es una muestra viva de la arquitectura dravídica. Shiva y su esposa Meenakshi son venerados por miles de peregrinos cada día. El espacio del templo parece infinito. La Sala de los Mil Pilares te absorberá al ritmo de los mantras recitados sin cesar por la megafonía. Te recomendamos que te dejes llevar.

Sur de India: 24 horas en Madurai - Gopuram del templo de Meenakshi

© Natesh Ramasamy

13:00 Hacia la 1 de la tarde es hora de salir del templo, especialmente si te apetece merodear por el mercado de tejidos de la ciudad. Madurai es un importante centro del comercio de sedas y sus sastres son famosos por elaborar ropa en pocas horas con los tejidos más suntuosos. Si te pica el gusanillo, lo mejor es dirigirte al hotel, donde al almuerzo le pueden seguir una breve siesta o un chapuzón en la piscina para combatir el calor.

Sur de India: Heritage MaduraiSur de India: Heritage Madurai

© Heritage Madurai

17:00 Por la tarde, el Museo de Gandhi no es solo una oportunidad única para conocer la vida del líder político y espiritual indio, sino que de 5 a 6 realiza una clase de introducción al yoga. Aprovecha las instalaciones de este bungaló colonial para perfeccionar tu yoga o tener tu primer contacto con esta práctica ancestral india.

Sur de India: 24 horas en Madurai - Museo de Gandhii

© Vegpuff

19:00 Hacia las 7 de la tarde deberás volver al Templo de Meenakshi donde se celebra el famoso aarti. En esta ceremonia que cierra el sancta sanctórum del templo, el dios Shiva es llevado en palanquín a la cámara de Meenakshi donde pasarán juntos toda la noche. La pompa de la procesión de los brahmanes no tiene parangón. Al abandonar el templo, sentirás que el día ha sido muy intenso. Sin embargo, si todavía tienes energía, puedes cenar en Bell, un verdadero patio de comidas del Sur de India donde te sentirás como un local.

Las cuevas de Dambulla: espiritualidad de Sri Lanka

Escrito por: Lorena Pérez

En el centro de Sri Lanka encontramos las ancestrales cuevas de Dambulla, uno de los lugares más místicos y espirituales de todo el país.

Cuevas de Dambulla - Cueva Maha Alut Viharaya

© Ti Marner

Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1991, las cuevas de Dambulla nos muestran otra cara de Sri Lanka, alejada de las largas playas y la flora y fauna exuberante, que nos recuerda la profunda espiritualidad que marca la vida en este país. Estas cuevas están compuestas por un conjunto de más de 80 grutas dispersas alrededor de la ciudad y se sabe que muchas de ellas estuvieron habitadas en la antigüedad gracias al hallazgo de restos humanos que datan del año 700 a.C.

Cuevas de Dambulla - Golden Temple

© Marco Lazzaroni

Para llegar a las cuevas Dambulla desde la ciudad es recomendable empezar por el Golden Temple, un templo situado a los pies de estas cuevas y que reconocerás fácilmente gracias al gigantesco Buda que lo corona y a la gran estupa dorada que lo acompaña. Justo al lado de esta estatua se encuentra una larga escalinata que sube a la gran roca de 160 metros de altura, llamada Royal Rock, donde se sitúan las cuevas Dambulla. Tras una ascensión de aproximadamente media hora llegarás a lo alto de la roca por donde se accede al recinto.

De entre todas las cuevas de Dambulla actualmente solo pueden visitarse cinco, a las que podrás acceder por un largo pórtico blanco. Cada una es diferente y alberga esculturas distintas. Por un lado, encontramos la cueva Devaraja Viharaya -o Templo del Rey de los Dioses- en cuyo interior verás un Buda de 15 metros rodeado por sus discípulos.

Cuevas de Dambulla - Cueva Devaraja Viharaya

© llee_wu

Por otro, la cueva Maha Alut Viharaya -o Nuevo Gran Templo- muestra decenas de esculturas con escenas cotidianas de Buda. En cambio, la cueva Maharaja Viharaya -o Templo del Gran Rey- es la más grande de todas y cuenta con decenas de estatuas y pinturas repartidas por su interior. Suele ser la más admirada por su cantidad de detalles y por su gran vasija central, que recoge el agua filtrada de las rocas y que los monjes utilizan en sus ceremonias religiosas. Por último, el complejo de cuevas de Dambulla se completa con la cueva Pachima Viharaya, la más pequeña de todas que alberga pagodas e imágenes de Buda y la cueva Devana Alut Viharaya -o Segundo Nuevo Templo- que cuenta con decenas de imágenes hinduistas y budistas. En total, dentro del recinto podrás disfrutar de más de 160 estatuas de Buda, reyes y otros dioses y diosas, además de decenas de pinturas con representaciones de la vida cotidiana de cada uno de ellos.

Cuevas de Dambulla - Pórtico

© Malcolm Browne

Para completar esta visita, nada mejor que disfrutar durante unos minutos de las inmejorables vistas que ofrecen los alrededores de la Royal Rock. Observar un atardecer desde lo alto de esta roca supone el broche perfecto para un recorrido por las cuevas Dambulla lleno de espiritualidad y misticismo.

10 razones para visitar Jammu y Cachemira

Escrito por: Enric Donate

La belleza de los paisajes y la diversidad étnica del estado de este enclave en el Himalaya indio son razón suficiente para visitar Jammu y Cachemira donde confluyen el islam de Cachemira, el budismo de Ladakh y el hinduismo de Jammu. Te damos 10 razones más para ponerlo entre tus próximos destinos.

  1. LAS CASAS BARCO. Los príncipes de Cachemira no permitieron a los ingleses comprar propiedades en el valle. Los astutos británicos habilitaron barcos sobre el Lago Dal como residencia. Hospédate en una casa barco, con todo el lujo de antaño que incluye servicio y una sikara, la embarcación tradicional para llegar a tierra firme.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - Casas barco en Srinagar (c) Basharat Shah

    © Basharat Shah

  2. EL MONASTERIO DE LAMAYURU. Colgado de los puertos que cruzan el Himalaya entre Kargil y Leh, este gompa nos transporta en el tiempo y nos permite imaginar cómo se vivía en los más remotos monasterios tibetanos.
  3. PANGONG TSO. Ladakh posee los lagos más espectaculares del Himalaya. Pangong Tso es el lago de agua salada más alto del mundo. Solo el trayecto por carretera ya te dejará sin aliento. El lago yace solitario rodeado por montañas desnudas en la frontera con Tíbet.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - -Lago-Pangong-Tso

    © Sidharth Kochar

  4. LA KAHVA. La infusión típica de Cachemira se prepara con azafrán, cardamomo y canela y se sirve con una almendra dentro, que no es el fruto del almendro, sino la que se esconde en el hueso del albaricoque. Entra en calor con el perfume más delicado.
  5. LEH. La capital de Ladakh es una pequeña población dominada por un castillo en ruinas y la Estupa de la Paz. El festival que se celebra cada mes de septiembre es la mejor oportunidad para asistir a la diversidad étnica de estos valles en un único lugar.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - Monjes budistas

    © Martin Posta

  6. LAS MEZQUITAS DE SRINAGAR. El barrio antiguo de Srinagar es un verdadero museo al aire libre. La sala de oración de la gran mezquita con sus columnas de madera es uno de los edificios más impresionantes. Al atardecer, siente como la última llamada a la oración reverbera por el valle. Simplemente espectacular.
  7. EL VALLE DEL INDO. El río Indo fluye desde aquí hacia el Mar Arábigo. Sus aguas en Ladakh son de un turquesa intenso y a sus orillas se acumula la vegetación de esta región de paisajes rocosos casi lunares.

    Festival de Buda: Ladakh

    © GERES

  8. LAS PINTURAS DE ALCHI. El monasterio de Alchi a 70 kilómetros de Leh es uno de los más antiguos de Ladakh. Los amantes del arte encontraréis aquí las pinturas murales mejor conservadas del Himalaya indio con casi mil años de antigüedad.
  9. LAS ALFOMBRAS. Cachemira ha sido siempre tierra de comerciantes seductores. Las tiendas de alfombras tienen piezas únicas trabajadas durante meses y años por familias enteras. Diseños de la misma Cachemira y de Asia Central que se despliegan ante tus ojos como si de un cuento de las Mil y Una noches se tratara.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - Música religiosa india

    © leCercle

  10. LOS CANTOS BUDISTAS. En Ladakh el budismo se siente en la calle. Varios monasterios están abiertos durante el recitado comunitario de mantras. Acércate al gompa de Thikse, a pocos kilómetros de Leh, y comparte con los monjes la mañana de oración.

Música religiosa india: 4 melodías que llegan al alma

Escrito por: Enric Donate

La música religiosa india es una parte esencial de la espiritualidad en el subcontinente. Te presentamos cuatro ritmos que podrás escuchar y disfrutar dentro de un templo.

Música religiosa india - Templo Dorado de Amritsar

© Jujhar Pannu

Antaño los templos hindúes habían sido sede de las escuelas de danza clásicas indias. El bharatnatyam o el orissi se representaban dentro del templo en honor a los dioses. La danza ha salido del espacio sagrado, pero la música continua teniendo un papel protagonista en los templos indios. Te recomendamos cuatro lugares donde entrar en contacto con los dioses dejándote llevar por el ritmo de la música sacra india.

KIRTANA. El Templo Dorado de Amritsar es un verdadero imán. La belleza de sus muros cubiertos de oro y el fluir de los peregrinos compiten con los cantos espirituales. Tres músicos recitan los versos sagrados del Gurú Grant Sahib acompañados de la tabla y el harmonio desde la salida del sol hasta la ceremonia de cierre, con la que la copia más antigua se pone a buen recaudo para pasar la noche. El canto hipnótico se repite en todas las gurudwaras. Con todo, sentarse a disfrutar de su ritmo hipnótico al atardecer sobre el mármol del Templo Dorado no tiene parangón.

Música religiosa india - Qawwali en Fatehpur Sikri

© Joshua Singh

QAWWALI. Las letras de los maestros sufíes hablan de amor y de metáforas para entender esta corriente heterodoxa del Islam con una gran aceptación en India. Mediante el canto devocional se pretende llegar a Allah, aunque el sufismo está abierto a todas las religiones. Las sesiones de qawwali se celebran periódicamente en los dargah, o tumbas de los santones sufíes, edificios de arquitectura mogol de una belleza conmovedora. Un grupo de músicos cantan las letras de amor de forma improvisada mientras los fieles, a la puerta del dargah, escuchan atentos. La tumba de Fateh en el complejo palaciego de Fatehpur Sikri es el escenario perfecto para escucharlo en un marco incomparable.

Música religiosa india

© leCercle

CÁNTICO TIBETANO. El recitado de mantras de los monjes tibetanos está muy presente en las localidades del Himalaya. Los monasterios de Dharamsala son un fiel reflejo de las prácticas ancestrales de esta forma original de budismo que lidera el Dalai Lama. El Dalai Lama tiene su residencia oficial y su monasterio en la pequeña localidad montañosa de McLeod Ganj. A su alrededor se han establecido muchas comunidades monásticas y todas ellas repiten los cánticos y no es de extrañar que inviten al viajero a compartir la ceremonia tomando un té.

CANTOS BHAKTI. En el hinduismo, todo gira alrededor de la música. No es extraño encontrarse música en los templos, especialmente en los de Krishna, donde grupos de mujeres se encuentran para celebrar al dios. En Udaipur, el famoso templo de Jagdish siempre congrega a fieles que cantan a Vishnú hacia el mediodía. En los ghats, escaleras para el baño ritual que entran al río Ganges en Rishikesh o Benarés podrás asistir a un verdadero concierto que nos acerca a los dioses durante el aarti, o ceremonia del atardecer. El bhakti es una práctica que enfatiza el amor del devoto hacia Dios mediante la música, por lo que los fieles participan activamente. No dudes en unirte, serás bienvenido.

Festival de Buda: ¿dónde celebrar el nacimiento de Buda?

Escrito por: Enric Donate

El festival de Buda Purnima o Vesak recuerda cada año el nacimiento del príncipe Siddharta Gautama. Tanto en los lugares históricos del budismo como entre las comunidades de fieles, su nacimiento se convierte en la celebración más importante del año.

Buddha Purnima

© juicyrai

Ya sea por curiosidad o por devoción, durante todo el año hay un continuo goteo de visitantes a los lugares históricos de la vida de Buda. Probablemente, la ciudad de Bodh Gaya en el estado indio de Bihar, sea la principal atracción. Aquí, bajo el árbol de bodi (ficus religiosa),  el príncipe Siddharta alcanzó la iluminación. Desde el extremo de Japón a las costas de Birmania está representada en este enclave sagrado que tiene en el Templo de Mahabodhi el principal centro de culto. Se pueden compartir los cantos bakthi en los templos y unirse a los peregrinos en los templos construidos por todas las naciones que profesan el budismo.

Festival de Buda: nacimiento de Buda

© Astasahasrika Prajnaparamita

El prado donde la reina Mayadevi dio a luz al príncipe Gautama es el otro lugar de peregrinaje obligado para los budistas de todo el mundo. En Lumbini, se encuentra el Puskarini o estanque sagrado donde la reina se bañó antes de dar a luz y donde el recién nacido fue purificado y multitud de templos de todas las naciones budistas recuerdan los episodios de la juventud del príncipe Siddharta, antes de iniciar su camino a la iluminación.

Las celebraciones en el Templo del Diente de Buda de Kandy se alargan una semana. Los ceilandeses, mayoritariamente budistas, acuden a su antigua capital y ciudad más sagrada de Sri Lanka para unirse a los festejos. Se erigen pandols, escenarios profusamente decorados que cuentan vidas pasadas de Buda y a su alrededor se recitan los cánticos en singalés. Asociaciones locales o donantes se encargan de la organización y se ofrece comida a todo aquél que lo desee. Las casas cuelgan hermosas linternas o Vesak koodu para simbolizar la iluminación que acompaña a la figura de Buda.

Festival de Buda: Templo del Diente de Buda

© Lucille Kanzawa

Nepal es un país entre dos religiones. El hinduismo y el budismo conviven en el día a día de los nepalíes y el culto a templos muchas veces pasa por encima de etiquetas. En Katmandú, el nacimiento de Buda siempre se ha celebrado en el Templo de Swayambhu. Únicamente durante Vesak se abren las puertas del santuario por lo que la gente de todo el valle desciende a la capital para asistir a los festejos.

Festival de Buda: Monasterio Thiksey en Ladakh (c) Jagadip Singh

© Jagadip Singh

El inicio del deshielo coincide con la celebración del Festival de Buda en Ladakh. Los monasterios del valle están de celebración y las localizaciones únicas de sus gompas retumban con los cánticos de las comunidades monásticas. Lamayuru o Thiksey son buenos lugares para asistir a una pooja, el recitado comunitario de las sutras budistas en esta región de paisajes lunares enclavada en el Himalaya Occidental.

 

 

5 lugares que no debes perderte en tu viaje a Sri Lanka

Escrito por: Eva del Amo

Sri Lanka es la receta que cocina a fuego lento una mezcla perfecta entre naturaleza, cultura, tradición y sonrisas, invitándonos a descubrir un lugar a la vez fascinante y mágico. A continuación, te listamos los 5 lugares que no deber perderte en tu viaje a Sri Lanka:

La isla esconde arrozales, palmeras, campos de té y verdes colinas. Árboles sagrados y estatuas de Buda en medio de la espesa jungla. Bosques de ébano, caoba y sándalo, preciosos hoteles coloniales y ocho lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Decidir qué se va a ver en Sri Lanka, de entre todo lo que ofrece, es una tarea complicada, pero hay cinco lugares que nadie debería perderse en la primera toma de contacto con el país insular.

  1. Colombo es la capital de Sri Lanka. Crisol de las diferentes culturas que forman parte de su historia, ofrece, entre otros placeres, poder pasear por el paseo marítimo de Galle Face Green, a orillas del Océano Índico, a lo largo de algo más de una milla. Deja tiempo para visitar su precioso faro de la época colonial y su coqueta playa. También merece una visita su Museo Nacional, indispensable para conocer el arte y la historia del país.
Viaje a Sri Lanka - Colombo beach

© Nazly Ahmed

  1. En Galle, en cambio, lo mejor es perderse por su excepcional casco histórico, a medio camino entre la tradición arquitectónica europea y la asiática. Edificios con encanto para una ciudad con siglos de historia, que presume de fortaleza y bastiones, herencia del dominio portugués y holandés de hace casi cinco siglos.
Viaje a Sri Lanka - Galle Fort

© Marc Biebusch

  1. Kandy, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, también es conocida como Senkadagalapura, la ciudad sagrada del budismo y la última capital de los reyes sinhalas. En este precioso escenario, a orillas de un lago artificial, se levanta el Palacio Real y diferentes templos, como el del Diente de Buda. Numerosas personas se acercan cada día a este lugar a venerar la reliquia más respetada del país.
Viaje a Sri Lanka, Kandy

© Idobi

  1. Pero si quiere conocer a fondo la cultura y la historia del país, nada mejor que visitar el eje que conforma el triángulo cultural de Sri Lanka: Sigiriya, Anuradhapura y Polonnaruwa, todos ellos situados al norte de la capital. En Sigiriya podremos admirar su palacio-fortaleza, del siglo V, que se alza altivo dominando el paisaje, mientras que en Anuradhapura se conserva la mayor estupa del país y el Sri Maha Bodhiya, un árbol sagrado con 2.500 años de antigüedad, nacido de un esqueje de la higuera bajo la cual Buda recibió la iluminación. Pero si queremos viajar al mismísimo corazón del budismo, nada mejor que acercarse hasta Polonnaruwa, cuya selva se ha encargado de preservar un riquísimo patrimonio histórico-artístico, en el que sobresalen las estatuas de Gal Vihare.
Viaje a Sri Lanka - Anuradhapura

© Aitor Garcia Viñas

  1. Nuestro último destino será Dambulla, que permite explorar tesoros de un valor incalculable. Hace más de dos mil años contemplan preciosos templos esculpidos en la roca, que hoy recogen una importantísima colección de pintura al fresco e impresionantes estatuas de Buda. Son los ecos de un pasado que hoy está más presente que nunca a través de los ojos de quien lo contempla.
Viaje a Sri Lanka - Templo de Dambulla

© Prasanth Chandran

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?