Visitar el templo Ranakpur: la distorsión de los sentidos

Escrito por: Javier Galán

Visitar el templo Ranakpur es encontrarte con una construcción jainista que confunde con cada centímetro de mármol blanco exquisitamente esculpido.

Visitar el templo Ranakpur

© Daniel Mennerich

Quién diría que se puede crear un laberinto a base de columnas. Más aún de columnas de mármol blanco, con tantos detalles esculpidos que cada uno de los 1.444 pilares que lo sustentan son diferentes. En cada uno, una historia; un relato que llega cuando se observa este conjunto que asemeja un bosque, pero uno crecido del mármol: es lo que tiene visitar el templo Ranakpur, un complejo jainista a unos 90 kilómetros siguiendo el norte desde Udaipur.

Hay en cada recodo de estos templos una exquisitez que descubrir. De repente puedes mirar al techo y encontrarte una elipse que podría perfectamente seguir las directrices del número áureo. O paredes que dejan pequeños huecos, cientos de ellos. Y lo mejor es que en cada uno de ellos hay una figurita, una estatuilla tallada en el mismo material. Precioso e inquietante resulta el detallismo de las cúpulas, pero es que incluso también los escalones. En uno de los lugares de dentro del templo que más éxito tiene entre las visitas se yergue una figura de un elefante.

Visitar el templo Ranakpur

© Daniel Mennerich

Este es sin duda un lugar en el que es fácil notar cierta confusión sensorial. Todo es tan de ese color tan tenue, tan neutro, que todo lo equipara de lejos. Pero que a la vez, en cuanto te acercas a una superficie te muestra tantos detalles. Un templo realmente erigido para distorsionar los sentidos.

El conjunto de templos parece ser que se erigió para venerar la figura de Adinath, tradicionalmente considerado el fundador del jainismo. El templo principal recibe por nombre el de Chaumukha Mandir o Templo de las cuatro caras, así denominado porque representa el triunfo de este sobre los cuatro puntos cardinales, lo que le convierte en alguien que domina el cosmos por extensión. Fue levantado en el siglo XV y es el eje principal de este complejo que se considera como el punto culminante de las construcciones creadas en el marco del jainismo.

Visitar el templo Ranakpur

© Daniel Mennerich

El jainismo es una religión india surgida o, mejor dicho, fundada antes del siglo X, aunque tanto sus raíces, fundador e inicios siguen creando controversia entre los estudiosos. El pilar sobre el que se asienta esta religión es la idea de que la violencia no tiene ningún tipo de cabida en la vida de la persona que la siga. Que solo siguiendo tal pensamiento y una gran disciplina acerca del autocontrol se puede llegar a conseguir la liberación final y personal.

Algo similar debieron tener los escultores que pusieron tanto empeño y habilidad para tallar cada centímetro de las 29 salas interconectadas, y conseguir que un lugar tan abigarrado, aun así, sea capaz de transmitir armonía. Todo un logro que se haya conseguido mantener adecuadamente esa sensación en las diferentes construcciones que componen el complejo. El ya mencionado Templo de las cuatro caras con sus apoyos dedicados a Nemitah y Parasnath. Un poco más lejos se encuentra otro dedicado al sol, y más lejos aún otro templo dedicado a Amba Mata, otra diosa. Algo más modestos que el principal, lo cual es como decir nada, pues se muestra inalcanzable.

Comentarios

  1. DOLORES MARTINEZ

    esas fotos no hacen justicia a la belleza, y al talento de las personas que han tallado ese cosmos.

Responder