Nace en Maldivas el primer resort-hospital del mundo

hospital-resort de Maldivas

Camillas en uno de los resorts de Maldivas.



El mundo entero se sume en la pandemia global provocada por el COVID-19 optando por diferentes posturas. La de Maldivas, paraíso idílico donde los haya, ha sido la de reinventar sus resorts en hospitales para cooperar con la causa.

Escrito por: Alberto Piernas

Maldivas: La cuarentena, según el paraíso

Hace apenas cuatro meses, el mundo apenas podía prever los numerosos cambios que un virus podía causar alrededor del mundo. Hoy, 180 países ya han sido alcanzados por el infame COVID-19, obligando a las personas a aislarse en sus casas, potenciar los servicios sanitarios y sí, también reinventar espacios antes impensables.

Este el caso de Maldivas, el archipiélago de nuestros sueños, el de las playas azules; el de un horizonte donde el mar se confunde con el cielo. La nación isleña es, hasta el momento, uno de los países de Asia del Sur con menor número de infectados (18 a fecha de creación de este artículo). Sin embargo,tras detectar un primer brote a través de una pareja de turistas alemanes, el gobierno de Maldivas ha movilizado el país, siendo los atolones de Kuredu y Sandie Bathala los dos elegidos para el confinamiento.

Días después, Mohammed Waheed Hassan, ex-presidente de Maldivas y actual miembro del Parlamento, revelaba que diez centros turísticos ofrecen hoy 1.158 habitaciones con 2.228 camas, todas ellas equipadas para la emergencia de salud pública mundial.

El primer hospital-resort del mundo

Por si esto no fuera suficiente, el gobierno de Maldivas ha construido, con ayuda de China, el primer resort-hospital enfocado al tratamiento de pacientes con coronavirus del mundo a fin de poner en cuarentena a los pacientes en la isla de Villivaru, en el atolón de Kaafu, a unos 24 kilómetros al norte de Malé, la capital de Maldivas.

Durante los siguientes días, médicos y sanitarios atenderán a los pacientes de forma gratuita en este complejo de lujo donde cada una de las 30 habitaciones (si bien más sencillas que las de un resort) cuenta con aire acondicionado además de tres servicios de comida en la propia estancia, también equipada con un televisor de pantalla plana y un minibar completamente abastecido, tal y como puede apreciarse en el siguiente tweet. Eso sí, por supuesto, no se permiten las visitas.

La mejor prueba de que un país puede reinventar sus principales infraestructuras bajo nuevos fines con el objetivo, no solo de erradicar una de las grandes amenazas de nuestro tiempo, sino, especialmente, de dar ejemplo.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder