Espectáculos de la naturaleza y la cultura que no puede frenar el COVID-19

Espectáculos de la naturaleza

Cumbre estrellada en los Annapurna. © Perthnow



Durante estos días en los que el mundo vive aislado a causa de la pandemia global, la natural eclosiona respetando sus ciclos. Dando lugar a estos espectáculos de la naturaleza y cultura que no puede frenar el COVID-19.

Escrito por: Alberto Piernas

Leopardos en Sri Lanka

Leopardos en Sri Lanka. © giri_cavale

Actualmente, India también vive sus días de confinamiento a causa de la pandemia. Días en los que los niños cuentan las palomas que envuelven sus casas, los ciervos se pasean por las calles de las ciudades de Uttar Pradesh y rezar se convierte en una forma de afrontar la amenaza global. Un escenario que, por otra parte, contribuye a la total quietud del gigante indio. Tanto, que las ciudades lucen descongestionadas, el aire fluye más limpio que nunca y nuestros lugares favoritos evocan sus ciclos a pesar de las circunstancias.

Estos siguientes espectáculos de la naturaleza siguen ahí, esperándonos, mientras inspira más profundo que nunca:

La desnudez de los Himalayas

Desde hacía 30 años, los míticos Himalayas suponían un gigante invisible; uno envuelto por la contaminación de India del Norte. Durante estos días, el aislamiento (y consecuente cese de gran parte de la actividad) en el gigante indio han permitido a muchos de los ciudadanos asistir a un espectáculo único: unos Himalayas relucientes, descubiertos a unos ciudadanos que nunca antes habían presenciado tal espectáculo natural. «Es la primera vez en mi vida que puedo ver esos picos nevados desde mi terraza», confesaba Mr Seechewal, un ciudadano de Jalandhar, en el estado de Punjab.

Hampi universal

Hampi - qué ciudad de la India eres según tu personalidad

© Roehan Rengadurai

Pocos días antes de la expansión del COVID-19 alrededor del mundo, el complejo de Hampi, formado por hasta 350 templos en el estado de Karnataka, era escenarios de diferentes conflictos: desde actos de vandalismo , hasta la polémica de excluir a los vendedores del recinto, poniendo en peligro la economía de numerosas familias. Hoy, todos esos problemas parecen haber quedado a un lado con motivo de una pandemia que no entiende de historia y majestuosidad. Del espectáculo que evoca este conjunto arquitectónico único en el mundo al que volveremos, si es posible, con un mayor positivismo.

500 aves tropicales en Kerala

Ecoturismo en la India - Calao en Kerala

© Alosh Bennett

Considerado como uno de los grandes pulmones naturales de India, el estado de Kerala, también conocido como «Tierra de Dios», despliega al sur del país un tapiz tropical surcado por más de 9.000 kilómetros de ríos y canales que configuran un vergel único. Un escenario donde, estos días, los barcos arroceros se detienen y los habitantes de este paraíso flotante se refugian en sus casas sin que ello enturbie los caprichos de la naturaleza. El pico triforme del cálao con sus relucientes colores, las bandadas de patos chapoteando en una marisma o el mágico mandala natural que dibuja la cola del pavo real se entremezclan en un lugar donde el simple sonido de las aves evoca el edén que volveremos a explorar.

Un bello (y menos contaminado) Taj Mahal

Si eres un gran amante de India, quizás sepas que en 2017 se iniciaron diferentes reformas en torno al Taj Mahal, especialmente en lo que a términos de limpieza se refiere. ¿El motivo? Una contaminación que había vuelto amarillento el antaño blanco marfil de sus cúpulas, además de la presencia de diferentes insectos en el río Yamuna (también, presumiblemente, a causa de la contaminación). Durante estos días, el Taj Mahal reposa sus historias y memorias desde una situación exclusiva: la de recibir apenas visitantes, una realidad que a medida que avancen las medidas de aislamiento sumirán el monumento que Sha Jahan construyó en honor a su fallecida esposa, Mumtaz Mahal, en un verdadero viaje en el tiempo. En el reposo que tanto merecen unos monumentos asestados por miles de turistas diarios. Algo que, por otra parte, el gobierno de India solventará cuando todo pase limitando las visitas a un máximo de 3 horas.

Las manchas del Parque Nacional de Yala

Naturaleza coronavirus

La mirada que nunca se olvida tras volver de Sri Lanka. © Will Images

De febrero a junio, a medida que las temperaturas aumentan, el agua escasea en Sri Lanka y, como tal, son muchos los animales que pueden ser vistos acercándose a lagos y ríos en busca de las últimas reservas antes de la llegada del monzón. De esta forma, lugares como el Parque Nacional de Yala, el más visitado de Sri Lanka, luce estos días una paz y quietud únicas tan solo interrumpida por los pasos del elefante o el crujir de las ramas que provoca un leopardo, la gran estrella de un país srilankés que, también estos días, se refugia en sus casas sin que por ello la naturaleza se detenga.

En los Annapurna, las luces solo existen en el cielo

Annapurna naturaleza

En las faldas del Everest, el cielo pone las luces. © Stage

En la ciudad nepalí de Pokhara comienza una ruta de trekking tras la cual nadie vuelve a ser el mismo. Un tramo que surca los Annapurna y, con ellos la desconexión a un mundo nuevo. Un escenario donde los conceptos de espacio y tiempo se confunden, las luces de las pocas casitas se asemejan a luciérnagas invernales y los susurros de viejas leyendas bailan sobre las cumbres. Hoy, en el Everest posiblemente tengan una percepción mucho más vaga de lo que sucede en el mundo, alimentando su condición de paraíso místico, tan protegido por las distancias como por sus propios dioses.

Escenarios y espectáculos de la naturaleza que, durante tu viaje a India, seguirán ahí, esperándote.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder