Nepal para golosos

Dulces de Nepal newaríes

Dulces de Nepal newaríes. © Ritesh Man Tamrakar



Después de una ruta de trekking, nada apetece más que sentarse a tomar unos dulces acompañados de una taza de café. Todo el mundo sabe que Nepal cuenta con una magnífica oferta de rutas de montaña, pero solo algunas personas conocen la alta calidad del café de Nepal y, quizá, aún menos personas saben de la exquisitez de sus dulces. Paseo en la montaña con un dulce final: una combinación ganadora.
Te presentamos los «mithai» o «guleo khaanaa» (nombre de los dulces tradicionales nepalíes) más populares del país para que vayas eligiendo cuál probarás primero cuando viajes a Nepal.

Escrito por: Andrea Amado Laín

Jeri Swaari

jeri

Plato de jeris. ©balouriarajesh (Pixabay).

También conocido como jalebi o jilphi. Se trata de uno de los más populares, no sólo en Nepal, si no en gran parte del subcontinente indio.
Se trata de una masa que, según las variedades, puede tener toques de azafrán, cardamomo o agua de rosas. Esta masa se fríe formando circunferencias semejantes a las de un pretzel, dando lugar a un bocado de textura ligera y crujiente.
Los jeri suelen cubrirse de sirope y acompañarse de un pan nepalí llamado “swaari” o “poori”.

Anarsaa

anarsa

Plato de anarsas. ©archanaskitchen.com

Se trata de otra tradición dulce que comparten Nepal e India. Estas galletas de arroz se suelen preparar durante el festival Diwali. Su masa combina azúcar y arroz a partes iguales, a la que se le añade frutos secos como almendras o anacardos, mantequilla, limón y cardamomo. Esta masa se deja reposar una noche, se fríe en mantequilla y se suele servir con toppings de semillas de sésamo o amapola.

Juju Dhau

juju dhau

Cuenco de juju dhau. ©francesbean (Flirck.com).

Este yogur espeso, semejante a las natillas, es originario de Bhaktapur, Nepal. El secreto de su textura más consistente y sabor más fuerte está en que, en vez de leche de vaca, se usa leche de búfala. La leche se hierve, se endulza y se vierten en unas ollas de arcilla llamadas “maato ko kataaro”. Después se deja fermentar en un sitio cálido, tapando el recipiente con otro kataaro, se deja en un lecho de cáscaras de arroz (que absorben la humedad del yogurt que sale por las porosidades de la olla de arcilla) y se envuelve todo con mantas para mantener la temperatura mientras la leche se cuaja.
Si te gusta el yogurt, no debes perder la oportunidad de probar el juju dahu si pasas por las calles de Bhaktapur, donde suelen venderse en pequeños tarros de arcilla.

Laakhamari

Pan nepalí Laakhamari

Laakhamari. ©Hotel Shanker

Es un pan ceremonial dulce cuya receta procede del pueblo Newa del valle de Katmandú.
Su masa crujiente y con forma de rueda de carro se prepara con harinas de arroz, trigo y lenteja negra. Una vez preparado se sirve solo o con azúcar glass espolvoreada encima.
Los ingredientes y técnicas de preparación de este dulce han llegado a nuestros días, como muchas otras recetas antiguas, pasando de padres a hijos boca a boca.
En las bodas newalíes es muy típico servir este plato. Pero el dulce no tardó en ganar popularidad en toda la población nepalí, por lo que hoy en día se puede encontrar en puestos callejeros en cualquier época del año.

Sel roti

vendedora de sel roti en Nepal

Vendedora de sel roti cocinando. ©cocinaorientalgurumasala.blogspot.com/

Si, llegado un momento, te entra un poco de morriña de casa, la cocina nepalí cuenta con este hermano gemelo de los churros.
Se elaboran con harina de arroz, azúcar, ghee (mantequilla purificada), cardamomo, clavo de olor y banana (u otros sabores según gustos). La masa resultante se fríe en forma de rosca.
Los sel roti se sirven recién hechos y, aunque su sabor es algo diferente a los churros tradicionales, son exquisitos. Su textura y aspecto te recordarán mucho al homónimo que a veces tomamos en el desayuno o merienda.
Eso sí, teniendo en cuenta que el origen de los churros es desconocido y se sospecha que su receta llegó a Portugal desde Oriente, es posible que, en vez de llamar a los sel roti “churros a la nepalí” deberíamos llamar a los churros “sel roti a la europea”…

¡Que tengas un dulce día!

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder