La ruta en tren más bonita del mundo está en Sri Lanka

La ruta en tren más bonita del mundo

Ruta en tren de Kandy a Ella © The Broke Backpacker



En un momento en el que necesitamos perdernos en lo desconocido, la ruta en tren más bonita del mundo se convierte en el mejor punto de partida. Vente con nosotros a recorrer Sri Lanka a través de uno de sus itinerarios más fascinantes.

Escrito por: Alberto Piernas

La ruta en tren más bonita del mundo

Ruta en tren por Sri Lanka

Nine Archs Bridge, uno de los grandes iconos de la ruta en tren Kandy-Ella. © Kim Kim

Frente a mí hay una monja budista con la cabeza rapada y una túnica naranja que analiza con su mirada todo el vagón. Cuando el asiento de al lado queda libre y algún hombre busca sentarse, ella niega con la mirada: solo le concede el puesto de honor a una mujer. Junto a mí hay un viajero francés que bebe del agua de coco que compró a un vendedor a través de la ventanilla en una de las paradas. Y allí, en la sección opuesta, una mujer local sostiene a un niño de 2 años que berrea como una cría de tigre, clamando que le han robado el bolso y las 2000 rupias que llevaba dentro. Alguien se acerca para darle dinero, pero ningún local lo hace: «Es mentira», susurra una mujer de sari azul a una turista.

Hay situaciones y lugares capaces de englobar pequeños mundos, una versión portátil de un país viajando sobre raíles a través de campos de té. Así es un día normal en uno de los trenes que surcan la geografía de Sri Lanka, de norte a sur, de este a oeste. Sin embargo, en esta situación, el telón es especial: al otro lado de la ventana hay bastos valles de té, una cascada que se desliza y un elefante errante. De mi lado, un puente se suspende sobre la selva tropical envuelta en niebla y misticismo. Aún quedan horas, pero no importa: viajar a lomos de un tren por la antigua Ceilán es algo de lo que también deberían haber escrito sus epopeyas.

Plantaciones de té de Nuwara Eliya

Las trabajadoras de los campos de té, las grandes protagonistas de esta ruta © Malcolm Browne

 

Una de las mejores formas de descubrir Sri Lanka reside a partir de sus trenes: serpientes azules y rojas que se deslizan por un mundo de suaves colinas, selvas mágicas y contrastes que definen el ADN de la lágrima de la India. Sin embargo, a la hora de elegir aquella que mejor evoque esta esencia, esa es sin duda la ruta que enlaza desde Kandy, en el corazón de Sri Lanka, hasta el bohemio pueblo de Ella, ubicado en la provincia de Uva.

Viajar en tren desde Kandy a Ella

Ruta en tren por Sri Lanka

Pura belleza escénica. @artogflight

El tren fue introducido como medio de transporte en Sri Lanka en 1864 bajo el objetivo de transportar los granos de café, años después sustituidos por el té, desde Kandy hasta Colombo y de allí, al mundo. El auge de la industria incitaría a construir nuevas líneas de tren a modo de ramificaciones desde Kandy por toda la isla, si bien la que conecta la Ciudad Santa de Sri Lanka con Ella es una de las más espectaculares.

Generalmente, la ruta abarca entre 6 y 7 horas de trayecto e incluye paradas obligadas como Nuwara Eliya o Haputale, ideal para iniciar una peregrinación hasta Adam’s Peak. El tren desde Kandy sale tres veces al día, con horario a las 8.45, 12,30 y 22.30, si bien nosotros recomendamos no tomar el último, ya que te perderás parte del encanto escénico.

Este tren, como otros muchos de Sri Lanka, se divide en tres clases diferentes, de las cuales la primera clase suele ser la más cotizada, ya que es la única que permite reservar con antelación y elegir asiento. Además, esta clase engloba vagones más cómodos y cuenta con aire acondicionado. Las opciones de segunda y tercera clase no permiten reservar con antelación, por lo que tendrás que comprar tu billete al momento y arriesgarte a encontrar el mejor asiento.

Este aspecto es importante si queremos disfrutar de la belleza de esta ruta en tren, por lo que recomendamos escoger siempre un asiento en la parte derecha del tren si te dispones a viajar de Kandy a Hatton. Si viajas de Hatton a Ella, te sugerimos elegir el lado izquierdo del tren, ya que obtendrás mejores vistas.

Deberás estar en la estación mucho antes de la hora de salida, ya que la entrada al tren suele ser algo intensa, por lo que siempre puedes comprar fruta o snacks y aguardar en la plataforma antes de la salida del tren. Una vez entres, solo te queda sucumbir a un mundo nuevo en el que se funden todos los matices que vinimos a buscar. Habrá hombres cargados con canastos de fruta, mujeres que intentarán leerte la mano y mujeres a las que han robado el bolso y cuyos niños dejan de llorar cuando el tren ha llegado a su destino y el espectáculo no funcionó.

¿Te gustaría realizar esta ruta en tren durante tu viaje a Sri Lanka?

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder