Que ver en Kandy, la joya cultural y espiritual de Sri Lanka

Viajar a Sri Lanka en febrero. Templo del Diente de Buda en Kandy

Templo del Diente de Buda, el lugar más icónico de Kandy. ©Musthaq Nazeer



Cuando viajamos a Sri Lanka, uno de los lugares imprescindibles es Kandy, la conocida como «Capital del Budismo» y principal pulmón espiritual de la antigua Ceilán. Pero especialmente, el último refugio al que llegó el diente más especial del mundo. Te contamos que ver en Kandy. 

Escrito por: Alberto Piernas

Miradores del mundo

Panorámica de Kandy desde Arthur’s Seat, el principal mirador de la ciudad. ©Anantara Hotels

Cuenta la historia que tras la muerte de Buda en el 483 a.C., sus discípulos recuperaron de entre las cenizas los cuatro caninos del maestro bajo una misión: repartirlos por los diferentes reinos budistas. Sin embargo, la maldición recayó sobre todo aquel que osó conseguir su propia reliquia a la fuerza, desde un monje ladrón que terminó ejecutado hasta las disputas entre reyes. Sin embargo, el que cuenta con la historia más fascinante es el diente que fue enviado al rey de Kalinga, al este de India.

El monarca, ávido de poder al poseer la reliquia, utilizó su diente para imponer el caos en su reino. Fue así como en el siglo IV d.C., el rey Guhasiva decidió llevarse lejos el canino. ¿Cómo? Escondiéndolo en los cabellos de la princesa Hemamali, quien camufló la reliquia entre sus cabellos y abandonó India por el Ganges hasta alcanzar la isla de Sri Lanka. Sin embargo, la odisea no había hecho más que empezar.

A pesar de ser oculto en la actual ciudad sagrada de Anuradhapura, el diente fue trasladado de un lugar a otro a lo largo de los años, ya que era perseguido por reyes locales y extranjeros como los portugueses. Hasta que encontraron el perfecto lugar: una ciudad de Kandy camuflada entre montañas de selva y te donde el diente quedaría a buen recaudo. El resto, es historia.

Hoy, este diente ha convertido Kandy en el corazón espiritual de Sri Lanka. Un microcosmos de pagodas y calles bulliciosas, de jardines tropicales y estatuas de Buda a modo de perfectos vigías de la más preciada reliquia. Todo ello, en torno a un lago donde reluce la presencia del famoso Templo del Diente de Buda, designado Patrimonio de la Unesco en 1988. Un monumento al que acuden cientos de peregrinos anualmente, especialmente durante el Esala Perahera, festividad que cada mes de julio «expone» por las calles de la ciudad el preciado diente entre elefantes ornamentados y danzas de fuego.

Un paraíso para los sentidos que descubrimos a partir de estos siguientes lugares imprescindibles que ver en Kandy.

1) Templo del Diente de Buda

Templos de Kandy

Templo del Diente de Buda al anochecer. © Thesweetescape

También conocido como Sri Dalada Maligawa, el famoso Templo del Diente de Buda supone el principal icono de la ciudad de Kandy. Es aquí donde el canino izquierdo de Buda, de unos 2.5 cm, yace custodiado en la primera planta por una cúpula dorada que supone el mejor alarde de esplendor ceilandés.

Durante la conocida como puja (u ofrendas), el santuario abre sus puertas a fieles y devotos que acuden aquí para adorar uno de los testimonios vivientes más tangibles de la fe budista. El mismo complejo se conforma de otros templos más pequeños y es uno de los monumentos que ver en Kandy alcanzables desde el relajante lago de Kandy, de 19 hectáreas.

2) Sri Maha Bodhi Viharaya

Budas de Asia

Monje ascendiendo al Sri Maha Badhi Viharaya. © Sri Lanka Trips

Visitar Kandy supone reservar unas horas, especialmente a primera hora o al atardecer, para ascender hasta el Sri Maha Bodhi Viharaya, un «theravada» (o versión más antigua de la escuela budista) presidida por una estatua blanca de Buda que alcanza hasta los 26.83 m. Avistable desde cualquier punto de la ciudad, este monumento nació por acción de un monje a principios de los años 70. Respecto a la estatua, esta fue finalizada en 1992 tras años de constantes presiones por parte de los círculos religiosos de la ciudad para resaltarlo sobre las colinas.

3) Reales Jardines Botánicos de Perandeniya

Jardines botánicos de Kandy

Avenida de palmeras en Peradeniya. ©Bookmytour

La intensidad del casco antiguo de Kandy, con sus rickshaws alocados y puestos de frutos tropicales desparramados sobre el asfalto invita en algún momento a encontrar un oasis tranquilo dentro de la ciudad. Y la mejor propuesta es el conjunto de Reales Jardines Botánicos de Perandeniya, población a 6 kilómetros de Kandy. Nacidos en 1371 como capricho del rey Wickaramabahu III, estos jardines cuentan con numerosas plantas y flores, entre las que destacan sus casas de orquídeas y colecciones de gimnospermas, o las espectaculares avenidas de palmeras cuyo silencio tan solo se interrumpido por el vuelo de los murciélagos.

4) Mercado Municipal de Kandy

Mercados en Kandy

Los colores del fascinante Mercado Municipal de Kandy. © Matthew William Ellis

Junto a la Estación de Tren de Kandy, Market Street despliega puestos de frutas y especias tanto cubiertos como al aire libre que descubren el imperio de aromas y sabores que vinimos a buscar a Sri Lanka. Desde las esquinas en las que hombres relajados con bidi en los labios custodian bicicletas rebosantes de fruta del dragón, hasta la paleta de verdes y amarillos tropicales que tapizan sus callejuelas. Todo ello sin olvidarnos de sus cientos de especias además de otros artículos como babuchas o farolillos. La perfecta arteria urbana donde poner a prueba tus mejores dotes de regateo.

5) Devales

Que ver en Sri Lanka

Templo interior del Kataragama Devale. © Manish Debnath

Uno de los lugares que ver en Kandy y que no suele aparecer en las guías pero resulta imprescindible es su conjunto de devales. Estos cuatro templetes se disemina por el centro de la ciudad, resultando una atractiva ventana a la rutina de los creyentes budistas. Estos son el Natha Devale, Vishnu Devale, Pattini Devale o, especialmente, el Kataragama Devale.

Este último se ubica a pocos metros del Templo Del Diente de Buda y está dedicado a Murugan, el dios de la guerra. Un umbral con un pavo real pintado supone la seña de identidad a un micromundo en el que adentrarse (dejando las zapatillas fuera) para descubrir los contrastes del misticismo: el humeante incienso meciendo las ofrendas envueltas en hojas de banano y las esculturas veneradas por los monjes budistas en su patio interior.

6) Museo del Té

Tomar té de Ceilán

Museo del Té de Ceilán junto a exuberantes plantaciones. © Pixabay

Aquí, en las Tierras Altas de Ceilán, se cultivo uno de los tés más afamados del mundo. Una milenario tradición que el museo del té de Kandy evoca a través de diferentes visitas que ilustran al viajero con el minucioso proceso de elaboración de esta bebida única. La mayoría de itinerarios incluyen no solo actividades explicativas, sino también una cata del té de Ceilán que encuentra aquí uno de sus mejores exponentes.

Visitar la ciudad de Kandy supone hacerlo a un collage de experiencias, a las mejores sensaciones que representan el encanto de la antigua Ceilán.

Descubre todo los que hay que ver en Kandy en tu próximo viaje a Sri Lanka.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder