Vivanta by Taj, bienvenidos a la nueva India

Una de las cuestiones que provoca mayores dudas al preparar un viaje a India suele ser… ¿qué hoteles?

Se tiende a comparar la categoría por estrellas, lo cual sólo es efectivo en determinados segmentos, como el de gran lujo. Para el viajero más exigente, el ‘viajero de hotel’, aquel que disfruta tanto del destino como de los mejores alojamientos en el mismo, India puede ser paraíso.

Vivanta by TajSin embargo, como segunda opción, la mayoría de viajeros quiere hoteles que le permitan sentirse confortables y disfrutar de algún rato de relax de manera puntual. Pero se plantea la utilización de los alojamientos de manera absolutamente funcional durante su viaje. Hay buenos hoteles equivalentes a 4* y 5* estrellas en India que permitirán al viajero conseguir este propósito.

Pero… ¿y si les cuento que podemos hacer una mezcla entre la primera y la segunda opción?
Es decir, alojarnos durante nuestra estancia en India en hoteles que, sin ser gran lujo ni llevarse la mayoría de presupuesto del viaje, nos permitan un excelente confort junto a una experiencia realmente especial y la vivencia de la hospitalidad india.

 

Taj Hari Mahal

Habitación en el Vivanta by Taj Hari Mahal de Jodhpur, que mantiene la tradición rajput

Leer más...

Rajastán: los hoteles palacio

Muchos de los gobernantes rajput sucumbieron a las exigencias financieras y administrativas de finales del siglo XX. Otros, los más avispados, pusieron sus fortalezas y palacios al servicio del turismo, convirtiéndolos en museos y en hoteles de lujo.

Los más famosos de estos hoteles palacio son el Taj Rambagh Palace (Jaipur), el Taj Lake Palace Hotel y el Shiv Niwas Palace (Udaipur), y el Umaid Bhawan Palace (Jodhpur). Al margen de estos superlujosos, hay un buen surtido de palacios más pequeños a precios más asequibles repartidos por todo el estado. Otra opción a tener en cuenta, si se quiere vivir a cuerpo de rey por unos días, es el “Palace on Wheels» (Palacio sobre Ruedas), un tren turístico cuyos vagones pertenecieron a diversos maharajás, que hace recorridos semanales por Rajastán saliendo desde Delhi.

Taj Rambagh Palace (Jaipur).

Este impresionante palacio, construido en 1835, es una leyenda viva de la historia de Jaipur. En 1925 se convirtió en la residencia del maharajá y de su esposa, nombrada la mujer más bella del mundo por la revista Vogue en 1940. En 1957 se transformó, por primera vez, en un hotel de lujo. Presume de tener uno de los jardines más bellos del mundo y de una decoración exquisita, hasta en el mínimo detalle: suelos de mármol blanco, frescos pintados a mano en las paredes, obras de arte Rajasthani, sedas de Damasco, camas con dosel. Sus habitaciones han alojado a invitados tan ilustres como Lord Louis Mountbatten (que dio su nombre a una suite), el príncipe Carlos o Jacqueline Kennedy.
[+ información]

Taj Rambagh Palace

Taj Rambagh Palace. (c) Taj Hotels

Leer más...

Taj Rambagh Palace de Jaipur

Que India ofrece al viajero algunos de los alojamientos más especiales del mundo es un hecho, y detalles como este lo demuestran.
Condé Nast otorgó el Readers Award 2009 al hotel Taj Rambagh Palace de Jaipur como ‘Mejor Hotel del Mundo‘. Y realmente lo merece.
El Rambagh Palace, construido como pabellón de caza en 1835 se convirtió en 1925 en residencia oficial del Maharajá de Jaipur y a partir de entonces vivió sus momentos de esplendor como residencia real.

taj-rambagh-palace-jaipur-india

Taj Hotels Resorts and Palaces ha convertido el Rambagh Palace en uno de sus buques insignias, junto al Taj Lake Palace de Udaipur y al Taj Mahal Palace de Mumbai. Y ha hecho del mismo, un alojamiento memorable, una experiencia en sí misma, símbolo de la hospitalidad y la tradición rajput, que permite al viajero sumergirse en el mundo mágico de los maharajás mientras disfruta de todas las comodidades de un gran hotel contemporáneo.

rambagh palace jaipur

Más allá de las virtudes estéticas del Rambagh Palace, el saber hacer y la exquisitez de su servicio están íntimamente relacionados con conceptos indios sobre la hospitalidad y el servicio a los demás. A lo largo de más de 47 acres de jardín, sus 33 elegantes y acogedoras habitaciones y sus más de 40 suites, el viajero afortunado de disfrutar del Rambagh Palace puede descubrir la sutileza en los detalles. Desde los espectaculares arreglos florales colocados a diario, a los rincones de relax del hotel, como sus magníficas piscinas, exterior e interior (en las fotos, más abajo) o su Royal Jiva Grande Spa inaugurado en 2007, el staff de este establecimiento deja en evidencia que sólo hay un objetivo: el confort de sus huéspedes.

Outdoor pool Rambagh

Leer más...

Entrevista: Taj Hotels

Logo TAJ in blackPara viajar a India, merece la pena conocer la prestigiosa cadena de establecimientos Taj Hotels Resorts and Palaces, que cuenta con algunas de las instalaciones más exclusivas del subcontinente.
Para ello, entrevistamos a  Mrs.Meryl Braganza,  Directora de Ventas.

 

Pregunta: Por favor, antes de nada cuéntenos su labor en Taj Hotels.

Meryl Braganza: Trabajo en el Departamento de Viajes Internacionales de Taj. Actualmente soy Directora de Ventas para algunos mercados regionales, como España, Portugal, Italia, Grecia, Australia y Sudamérica.

 

P: ¿Cuál es la principal diferencia de Taj con respecto a otras cadenas de hotels en India?

MB: Indian Hotels Company Ltd (IHCL) es la más antigua y de las más grandes marcas de hoteles en Asia. Lo que empezó como un único hotel en 1903 es hoy un portfolio de 93 hoteles en 53 localizaciones en India y otros 16 hoteles en otros lugares del mundo bajo 4 marcas comerciales distintas. En este viaje de más de 100 años, Taj ha reinventado la tradicional hospitalidad india y ha establecido nuevas referencias en el sector mundial hotelero.
IHCL trabaja con cuatro marcas distintas para cuatro segmentos diferentes en el mercado: TAJ para el sector de lujo, Vivanta By Taj (escala intermedia-alta), The Gateway Hotels & Resorts (escala intermedia) y Ginger Hotels (el sector más económico del grupo.
Cada marca ha sido creada basándose en el conocimiento más detallado de los clientes. Así, desde Taj Hotels Resorts and Palaces somos capaces de proveer una experiencia sin parangón a todos nuestros clientes.

Rambagh Palace

Rambagh Palace

Leer más...

Taj Mahal Palace Mumbai: abanderados de un sueño

El 15 de Agosto de 2010 reabrió sus puertas el hotel Taj Mahal Palace Mumbai, hasta ahora conocido como «Taj Mahal & Tower» y una vez renovado tras los ataques terroristas sufridos en Mumbai el 26 de noviembre de 2008. Aunque en realidad el hotel está dividido en dos zonas y una de ellas (la Torre) no ha dejado de funcionar nunca, como metáfora de la defensa de la libertad en el país democrático más grande el mundo.

Cúpula del hotel Taj Mahal de Mumbai

Foto: Taj Hotels

Leer más...

Una noche en el Taj Lake Palace, de Udaipur: un sueño oriental

Atravesamos la ciudad en fiestas, llena de colorido, hasta llegar a las primeras instalaciones del hotel: un precioso embarcadero, con templetes y arcos de hierro forjado y muebles de mimbre, donde unos amabilísimos empleados nos recibieron ofreciéndonos unos zumos de fruta y toallitas húmedas para refrescarnos. Hacía mucho calor aunque había empezado a llover, y el amable refrigerio nos vino estupendamente.

Abordamos la barca, con su bonito toldo que nos protegió de la lluvia, y atravesamos el gran lago de Udaipur, el lago Pichola, hasta su centro, donde está situado el hotel Taj Lake Palace, nuestro destino.

Taj Lake Palace

Una recepción digna de «maharanas».

Este es hoy el espléndido Palacio del Lago, que se consideraba la residencia de verano de los maharanas. Los gobernantes de Udaipur se llaman maharanas, que quiere decir “gran guerrero” (maharaja significa “gran rey”) debido a su carácter luchador e independiente.

Frente al hotel, a orillas del lago, se alza orgulloso y espléndido el Palacio de la Ciudad o también llamado City Palace o Palacio del Maharana, una amplísima y espectacular construcción que se llevó a cabo en unos dos siglos.

Desembarcamos en la escalinata exterior y accedimos al hotel, el espléndido Jag Niwas o Palacio del Lago, que ocupa por completo la superficie de una isla en el centro del lago, por lo que parece un palacio flotante.
Construído en 1746, su entrada está flanqueada por dos elefantes de mármol negro, en contraste con el palacio, casi todo él en mármol blanco.

Patio central del hotel Taj Lake Palace de Udaipur

Tras recibir el saludo de los amabilísimos empleados de la recepción, deambulamos por el enorme vestíbulo admirando los innumerables detalles de la suntuosa decoración, hasta que llegó el momento de instalarnos en nuestras habitaciones.
La que compartíamos Isa y yo constaba  de un pequeño vestíbulo con un armario de madera oscura en el que se abría la puerta acristalada del baño, espacioso y sencillo aunque abundante en detalles exquisitos.

Una habitación de ensueño.

En cuanto a la habitación, tenía dos camas con mesillas, el tradicional banco para las maletas en madera oscura, una maciza cómoda con cajones sobre la que se asentaba un gran televisor de plasma; una mesa escritorio con trabajo de taracea y una silla tapizada con la madera igualmente decorada.
Junto a una de las camas, bajo el ventanal que dejaba ver la belleza iluminada del Palacio de la Ciudad, una chaise-longue con reposapiés extraordinariamente cómoda.

Una de las suites del Taj Lake Palace de Udaipur

La habitación se prolongaba en un pequeño saloncito con una mesita y dos sillones; sobre la mesa, el periódico local de Udaipur, un jarrón con flores y la acostumbrada bandeja con frutas, servilletas y cubiertos.

El saloncito hacía un ángulo que, en el lado derecho, ostentaba un ventanal con hermosos arcos lobulados y en el izquierdo un gran diván con cojines que corría a todo lo largo de la pared. Un delicado labrado con motivos florales sobre el diván completaba la exquisita decoración.

Por supuesto toallas, albornoces, zapatillas y batas eran de excelente calidad y todo invitaba a instalarse confortablemente.  Nos duchamos, nos cambiamos de ropa y cuando nos disponíamos a dar una vuelta por el hotel nos llamó mi hija, diciéndonos que bajáramos a su habitación, en el primer piso.

Lo hicimos, y lo primero que nos sorprendió fue ver que no se abría, como las demás, al pasillo, sino que se accedía a ella desde un pequeño vestíbulo en el que destacaban dos grandes figuras de madera policromada, muy modernas y estilizadas, de un hombre y una mujer ataviados con los trajes nacionales.

Taj Lake Palace Udaipur - hall con balancín

Leer más...