Jala Neti

El yoga, en particular el hatha yoga, posee un extenso repertorio de procesos de purificación corporal (kriyas) que contribuyen a mantener la salud psicofísica en óptimo funcionamiento a fin de alcanzar elevados estados de conciencia.

Jala Neti es una práctica originaria de India, con más de tres mil años de antigüedad, que consiste en hacer pasar una solución salina de agua tibia por un orificio nasal, para que salga por el otro. Según el Gheranda Samhita, un manual de hatha yoga del siglo XVII, con esta práctica “se curan los desórdenes debidos a la flema y aumenta la visión interior”.

Nona de niña, practicando el jala neti

Nona de niña, practicando el jala neti



Obviando el aspecto más místico de Jala Neti, la ducha nasal tiene, para los agnósticos, innumerables beneficios. Es la manera más efectiva, económica y simple de evitar y curar un buen número de trastornos que se originan en las fosas nasales y el aparato respiratorio en general. Durante el proceso, el flujo de agua arrastra todo tipo de bacterias, suciedad e impurezas, que son las causantes de desórdenes como alergias, congestión nasal, resfriados, asma, sinusitis, o bloqueos nasales crónicos. La práctica de Jala Neti permite, además, mejorar la capacidad respiratoria (cantidad y calidad) e incrementar la energía vital de todo el organismo.

Para realizar Jala Neti se utiliza una vasija especial, llamada lota. La lota tiene diversas formas y tamaños. Para conseguir una limpieza adecuada, es indispensable hacerlo con una lota que contenga como mínimo 700 cc.

anatomia

Los beneficios de Jala Neti.

** Es un procedimiento sencillo y no traumático que pueden realizar personas de todas la edades.
** Actúa por el simple principio físico de la ley de gravedad.
** Facilita y mejora la respiración nasal.
** Mejora la salud de ojos nariz y oídos.
** Aumenta la resistencia a los resfriados y la gripe.
** Elimina la suciedad y las bacterias acumuladas en las fosas nasales
** Muy útil en el tratamiento de todo tipo de dolencias respiratorias (alergia, asma, sinusitis, bronquitis, migraña, etc)

El procedimiento.

lota jala netiLlenar la vasija (lota) con agua templada hasta que asome por el pico. Verter la sal dentro y remover durante 30 segundos aproximadamente hasta que se disuelva. Con el cuerpo ligeramente inclinado hacia delante, introducir el pico de la vasija en la fosa nasal que esté más destapada. Mantener la boca abierta. Ladear la cabeza y dejar que la solución isotónica penetre por la fosa nasal hasta que salga por la fosa libre. Regular el ángulo de inclinación de la cabeza a efectos de mejorar la circulación de la solución.

Tras el proceso de lavado de ambas fosas llega el proceso de secado. Con el torso inclinado hacia delante, inclinar la cabeza, primero hacia un lado y luego hacia el otro, dejando escurrir ambas fosas exhalando suavemente. Después, con la cabeza al frente, inhalar de manera pasiva y exhalar de forma enérgica para completar el secado.

Precauciones.

Aún siendo un procedimiento simple e indoloro hay que tomar ciertas precauciones. Asegurar que la sal contenida en la solución esté bien disuelta. Probar la temperatura del agua con la yema del dedo meñique o con la parte interna de la muñeca. Una vez iniciado el proceso, tratar de no interrumpir el flujo de la solución por las fosas nasales, es decir, hacerlo todo de una vez. Realizar todo el proceso con el cuerpo relajado. Completar el proceso de secado cuidadosamente. No obstruir una de las fosas nasales con el dedo para luego exhalar violentamente por la otra.


Sobre la autora:
NonaNona Rubio es colaboradora de Sociedad Geográfica de las Indias. Le apasiona viajar y nos cuenta historias que hablan de un país inabarcable con el que hay que ser paciente si lo que pretendemos es conocerlo por dentro. Para más información: [Quiénes somos]

Aprendiendo yoga: Gheranda Samhita

El Gheranda Samhita es un manual de Hatha Yoga del siglo XVII que consta de 351 estrofas distribuidas en siete capítulos.
Junto a los Yoga Sutras de Patanjali y el Hatha Yoga Pradipika forma una trilogía imprescindible para los estudiosos del yoga. Las técnicas que expone son la base de muchas prácticas del yoga contemporáneo.

 

Las enseñanzas se presentan en forma de diálogo entre el sabio Gheranda, de quien nada se conoce, y su discípulo Chanda Kapali.
Fragmento de un diálogo entre maestro y discípulo:

geranda y samhita

En una ocasión Chanda Kapali fue a la cabaña de Gheranda y le saludó con reverencia y devoción.

“¡Oh, Maestro del Yoga! ¡Oh tú, el mejor de todos los Yoguis! ¡Oh Señor!, quiero aprender la disciplina del Hatha Yoga que lleva al conocimiento de la verdad (tattva-jñāna)”.

El Maestro Gheranda respondió: “Sin duda lo pides correctamente. Te enseñaré lo que deseas saber. Escucha con atención”.

“No hay cadenas como las de la ilusión (māyā). No hay fuerza como la que proviene de la disciplina (yoga). No hay amigo más elevado que el conocimiento (jñāna). Y no hay enemigo mayor que el sentimiento de individualidad (ahamkāra)”.

“Aprendiendo el alfabeto, con práctica, se pueden dominar todas las ciencias; igualmente, mediante el dominio primero del Hatha Yoga se adquiere al final el conocimiento de la verdad que libera el alma de la esclavitud”.

“De acuerdo con los actos, buenos o malos, se producen los cuerpos de todos los seres vivos, y los cuerpos dan origen a las acciones (el karma que conduce al renacimiento). De esta manera, el ciclo se repite como el continuo girar de la rueda de un molino de agua”.

“Igual que sube y baja la rueda de un molino al sacar agua del pozo movida por los pistones (llenando y vaciando una y otra vez los baldes), así el alma (jīvātman) pasa a través de la vida y la muerte movida por sus acciones (karma)”.

“Pero el cuerpo degenera pronto en este mundo, como una vasija de barro fresco sumergida en el agua. Fortalécelo con el fuego del adiestramiento (Ghaṭasthā Yoga) que vigoriza y purifica el cuerpo”.

 

La vía de los siete pasos.

El Gheranda Samhita enseña una disciplina de siete pasos (llamada saptasadhana) y describe no menos de treinta y dos posturas (asanas) y veinticinco “sellos” (mudras). La parte mas original de este trabajo es el extenso tratamiento de las técnicas de purificación (sodhana).

Los siete pasos de este adiestramiento psicofisiológico son los siguientes:

1. Purificación (kriya): se adquiere con la práctica regular de los seis kriyas, que son practicas de purificación entre las que se incluye la limpieza nasal o la limpieza del tracto gastro-intestinal.
2. Fortalecimiento (drdhata): se consigue mediante asanas, que son posturas de Hatha Yoga
3. Estabilidad o firmeza (sthirata): se consigue mediante mudras, que son gestos realizados con las manos.
4. Calma (dhirata): se consigue mediante pratyahara, que es el control de los sentidos
5. Ligereza (laghima): se consigue mediante pranayama, que persigue el control de la respiración
6. Percepción correcta (pratyaksatva): se consigue mediante dhyana, un tipo concreto de meditación.
7. Soledad (nirliptata): se consigue mediante samadhi, un estado de conciencia que propicia la unidad con el Todo.

asanas

 


Sobre la autora:
NonaNona Rubio es colaboradora de Sociedad Geográfica de las Indias. Le apasiona viajar y nos cuenta historias que hablan de un país inabarcable con el que hay que ser paciente si lo que pretendemos es conocerlo por dentro. Para más información: [Quiénes somos]

Mi primer contacto con el yoga

Mi madre comenzó a practicar yoga justo el mismo año de mi nacimiento. Para recuperarse del parto, decidió ponerse en forma en un centro de Zaragoza llamado Instituto Norlan. Allí, una de las entrenadoras le recomendó las sesiones de yoga. Por entonces, mi madre no sabía nada acerca del yoga, pero, por algún motivo, decidió probar. Al llegar a clase el primer día, el profesor le preguntó: “¿Por qué vienes a hacer yoga?”. Mi madre no supo qué contestar. Al acabar la clase pensó: “Esto es justo lo que estaba buscando”. Todavía hoy, a sus 74 años, sigue practicando la meditación.

Aquel profesor de yoga era Angel Peiró. Él fue el primer maestro de yoga que hubo en Zaragoza. Con el tiempo, Ángel dejó el Instituto Norlan y fundó una escuela de hatha yoga junto con su mujer Manuela. Se llamaba Shadana. Mi madre, como era de esperar, se inscribió. Algunas veces, cuando no tenía con quien dejarme, me llevaba con ella a Sadhana. El viaje en su seiscientos naranja descapotable siempre anunciaba una aventura nueva. Mientras ella estaba en clase, yo me quedaba con Manuela, la dulce Manuela, en una salita con olor a incienso y bizcocho recién horneado en la que todos los muebles estaban a ras de suelo. Allí, sentadas sobre cojines, merendábamos galletas integrales caseras con sabor a naranja y veíamos fotos de sus viajes a India. Ángel y Manuela, eran (y son) personas hechas de otra pasta, de esas que parecen estar siempre en su sitio y en perfecta armonía con lo todo que les rodea.

Nona en Yoga Sadhana Zaragoza

Nona en clase de yoga. ‘Sadhana’, Zaragoza

Leer más...

Ananda Shankar, la fusión hindi-rock

Conocido por ser el sobrino del mítico Ravi Shankar y por fusionar la música clásica india con el rock, Ananda Shankar  (1942-1999) trabajó con Jimi Hendrix, The Rolling Stones o The Doors, entre otras grandes estrellas.

ananda shankarAnanda Shankar nació en el año 1942 en el estado indio de Uttar Pradesh. Hijo de dos reconocidos bailarines y sobrino del sitarista Ravi Shankar, Ananda pronto encaminó sus pasos hacia un prometedor futuro musical, dentro y fuera de su país.

De India a Estados Unidos.
Tras aprender a tocar el sitar en Varanasi, no con su tío Ravi, sino con el prominente músico de clásica Lalmani Misra, se interesó por lo que estaba pasando en occidente. A finales de los años 60 viajó a Los Ángeles donde comenzó a tocar con contemporáneos como Jimi Hendrix. En 1969 dio un paso más y firmó un contrato con la discográfica Reprise Records para lanzar, en 1970, su primer álbum homónimo (Ananda Shankar) en el que fusionaba la música rock occidental con la música tradicional india. Además de versiones originales, el álbum incluía reinterpretaciones de temas tan populares como “Jumpin ‘Jack Flash” de The Rolling Stones y “Light My Fire” de “The Doors”. De esta manera Ananda Shankar irrumpía en el panorama musical de occidente.

Leer más...

Pranayama, la respiración controla la mente

La respiración es la única función fisiológica que, siendo una actividad refleja, puede ser controlada conscientemente. En la práctica del yoga este control se denomina pranayama

Taj Exotica Goa

Para los yoguis, el prana es la energía contenida en la respiración dentro del organismo. La respiración consciente, o pranayama, es, pues, una de las claves del yoga, que considera que la respiración es la puerta de acceso a la purificación del cuerpo y de la mente. Un aliento irregular provocará inquietud, mientras que un aliento sosegado y profundo favorecerá la calma.

La importancia de respirar bien.
Una buena oxigenación no sólo permite la vida, sino que promueve la salud en general. El oxígeno es vital para todo ser viviente, la oxigenación genera reacciones en todo el organismo: interactúa con elementos químicos, nutrientes, vitaminas y minerales para que el organismo obtenga mayores niveles de energía.

De no recibir la cantidad adecuada de oxígeno, las células comienzan un deterioro importante, hasta que mueren definitivamente, sin posibilidad de regeneración.

Uno de los síntomas más comunes de falta de oxigenación, es la sensación de desgana, mareo o la necesidad de bostezar constantemente. Esta simple falta de oxígeno en el organismo, puede provocar la pérdida de la concentración, problemas en el aprendizaje y malestar en general.

Pranayama y emociones
El control del sistema respiratorio facilita la revitalización del cuerpo, gracias al aumento de la capacidad pulmonar y a la oxigenación del torrente sanguíneo. Pero, además, el pranayama favorece la atención, la concentración, la serenidad y el equilibrio físico y mental.

Existe una relación directa entre el control de la respiración y el de las emociones de tal forma que un cambio en el proceso respiratorio también permite interrumpir o controlar patrones de respuesta emocional no deseados.

pranayama

Tipos de respiración:

· Baja o abdominal: durante la inspiración el diafragma baja para que el aire entre en los pulmones, el abdomen se hincha y masajea las vísceras, el bazo, el estómago y el páncreas, favoreciendo su funcionamiento. En la expiración el diafragma sube y el estómago desciende hundiéndose. La respiración baja o abdominal es relajante pero si se realiza de forma continua puede provocar una excesiva distensión de los músculos abdominales y el encorvamiento de la espalda.

· Media, intercostal o torácica: es una respiración incompleta que se lleva a cabo con los músculos de las costillas que expanden la caja torácica. Este tipo de respiración suele provocar estados de ansiedad.

· Alta o clavicular: es el tipo de respiración más superficial. Requiere un máximo esfuerzo para obtener muy poco aire. Durante la inspiración los hombros y las clavículas se levantan mientras se contrae el abdomen.

· Respiración completa o profunda: este tipo de respiración, sumatorio de las 3 fases anteriores, es el que se practica en yoga. Primero se llenan las partes inferior, media y alta de los pulmones y, al exhalar, el aire se elimina en orden inverso. El pecho y los hombros deben quedar inmóviles y pasivos durante todo el proceso. Solamente las costillas se expanden, durante la inhalación, y se contraen durante la exhalación, como un fuelle.


Sobre la autora:
NonaNona Rubio es colaboradora de Sociedad Geográfica de las Indias. Le apasiona viajar y nos cuenta historias que hablan de un país inabarcable con el que hay que ser paciente si lo que pretendemos es conocerlo por dentro. Para más información: [Quiénes somos]