Diferencias entre nuestro yoga y el yoga de India

Diferencias entre nuestro yoga y el yoga de India

© Frame 2



El impacto del yoga en todo el mundo ha sentado las bases de una práctica sin precedentes que, en ocasiones, se ha desligado del propósito original. Te contamos cuáles son las principales diferencias entre nuestro yoga y el yoga de India.

Beneficios del yoga

Yoga en casa. © Pixabay

En 2017 fue lanzado un documental llamado Posture, el cual exploraba el controvertido mundo del llamado «yoga de competición». Durante este campeonato, los yoguis participantes debían emular 6 posturas de yoga perfectas en solo 3 minutos. Aquel documental se convertía así en la cúspide de la apropiación cultural pero, especialmente, la desvirtualización del yoga como una práctica milenaria en la que la palabra «competición» es una total antítesis de este Patrimonio de la Humanidad.

El yoga nació en India hace miles de años como un atajo para conectar con la fuente universal, pero la digitalización y la globalización han expandido esta práctica convirtiéndola en un bien consumista más ligado al ego y cierto postureo.

Analizamos cuáles son las diferencias principales entre nuestro yoga y el yoga de India.

Es yoga, no fitness

Diferencias entre nuestro yoga y el yoga de India

Clase de yoga. © Gong..yoga

El yoga surgió en India como una práctica de los sabios para concentrar la mente, absorberse en la meditación y conectar con el universo. Sin embargo, en Occidente el yoga ha perdido parte de su esencia en algunos sectores, más enfocado a las dietas y el deporte. El yoga se concibe hoy como una disciplina en la que la perfección del asana (o postura) se limita a un mero aporte visual más allá del verdadero significado del yoga.

Duración

Día Internacional del Yoga

© Om International Yoga

El yoga en India es concebido como un proceso que no entiende de relojes ni tiempo. De hecho, muchos yoguis del país asiático pueden pasar toda una vida meditando y practicando yoga sin necesidad de fraccionar el hábito y mucho menos consumirlo como un «curso» efímero y limitado. Los horarios de Occidente y su ajetreado ritmo de vida implican unas clases de yoga tan medidas como quizás incomprendidas.

Bikram yoga

Bikram yoga

Práctica de Bikram Yoga. © Buena Vibra

También conocido como hot yoga (aunque muchos insisten en las pequeñas diferencias entre ambos tipos), el Bikram yoga es una de las prácticas más polémicas, debido en parte a su creador, Bikram Choudhury, acusado de agresión sexual por muchas de sus alumnas. El Bikram yoga se basa en 26 posturas en un entorno que recrea el ambiente de la India a través de temperaturas de 40º C. Muchas clases no permiten salir del entorno si el alumno se encuentra mal y los beneficios del «calor» no han sido aprobados por todos los círculos.

El yoga no es ego

Yoga en India

Mujer practicando yoga en India. © Pixabay

Muchos profesores occidentales que han aprendido yoga en India han transmitido el mensaje a otros muchos lugares del mundo. Sin embargo, también otras personas se han apropiado del yoga para impartirlo en lugares como gimnasios alegando «resultados en un mes» o «el mejor atajo para una tonificación completa». Estos ganchos suponen una oda al ego y el físico sin ninguna base holística.

El espacio

Diferencias entre nuestro yoga y el yoga de India

Práctica de yoga en Kerala. © International Yoga

El yoga de India suele practicarse en plena naturaleza o en ashrams con espacios al aire libre. La contemplación del medio es una de las bases de la práctica yóguica para fundirse con los elementos y potenciar la conexión. En Occidente, aunque el concepto sí se ha respetado en ciertos centros y asociaciones, muchas de las prácticas tienen lugar en espacios cerrados con lejanos sonidos de clases de zumba de fondo.

Nuevos tipos de yoga

Beer yoga

El cuestionable «Beer yoga». © Beer Yooga

El yoga de India engloba diferentes tipos de práctica según la religión, ambiente u objetivos, pero todos ellos están ligados entre sí bajo una conexión global. En cambio, el yoga occidental se ha tomado la licencia de bautizar nuevos tipos de yoga más basados en el «postureo» y la imagen que en sus diferentes matices: tenemos ejemplos como el «yoga para perros», «acroyoga», aquayoga» o uno de los más polémicos, el «beer yoga», nacido en Berlín y basado en tomar una cerveza por cada postura que realizas.

La dieta yóguica

Dieta ayurvédica

Ejemplo de dieta ayurvédica. © Ayurvedic Journal

Los maestros del yoga en India siempre sugieren una dieta vegetariana estricta que permita al cuerpo sanarse como complemento a la práctica. Esta dieta suele ser rica en hierbas y especias ayurvédicas, en consonancia con esta disciplina de sanación. En Occidente, la dieta es también recomendada por muchos expertos, pero no es estrictamente ayurvédica. Todo ello, sin mencionar a quienes realmente no siguen un consumo consciente de alimentos, optando por fast food o comidas precocinadas.

El objetivo

Yoga al atardecer

Yoga y atardecer en India. © Pixabay

Dicen que el orden de los factores no altera el producto, una frase que quizás no tenga espacio cuando se trata de hablar de las diferencias entre el yoga de India y el yoga occidental. El producto es hoy un horizonte de motivaciones diferentes, e incluso enfrentadas: el yoga es una práctica que nos permite reconectar cuerpo, mente y alma; no solo el cuerpo.

¿Te gustaría practicar yoga durante tu viaje a India?

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder