Viaje a Goa: Fuerte de Aguada

Viaje a Goa: Fuerte de Aguada
Califica este artículo

Escrito por: Javier Galán

Descubre, en tu viaje a Goa, como la historia colonial portuguesa de India se mezcla en Sinquerim con la playa tropical.

La vida en Goa se desarrolla relajada, lánguida como una hamaca mecida sobre la arena de aquí, que compite con el agua del mar por ver cuál es más transparente. Las costas en este lugar son lo que se espera de una playa idílica, como se comprueba en aquellas que llevan por nombre Sinquerim o Candolim: la vida no desgasta nada más que las suelas de los pies por los paseos descalzos que siguen la línea de agua.

Viaje a Goa. Fuerte Sinquerim al atardecer

© Sylvester D’souza

Las playas de Goa son el destino idóneo para tumbarse a ver puestas de sol. Y sin embargo la historia salta a la vista en cualquier recoveco,  puesto que los alrededores de esta zona se han convertido en un destino predilecto de los portugueses desde hace unos cinco siglos. Por eso aún se pueden contemplar joyas arquitectónicas como los edificios que forman las calles de Panaji. O Fort Aguada, también conocido como el Fuerte de Aguada, construido por los navegantes lusos a principios del siglo XVI. Sus pétreas murallas siguen contemplando día tras día cómo el sol se esconde en el mar Arábigo: por eso es el punto al que se suelen dirigir todos aquellos viajeros hospedados en los lujosos complejos hoteleros de los alrededores que desean pasear al atardecer.

Viaje a Goa: Sinquerim

© Tahir Hashmi

Viaje a Goa: Prisión en Aguada

© Ale

Desde la costa, una carretera serpentea por la colina hasta llegar a las ruinas de este antiguo fuerte que fue erigido por los portugueses para defenderse tanto de los holandeses como de los habitantes de la zona, los maratha. Además, pegados al fuerte encontramos tanto el antiguo faro, curioso por lo ancho de su construcción, como uno más moderno que se encuentra en funcionamiento y se puede visitar por las tardes. Y algo más abajo, de hecho, se encuentra la pequeña prisión de Aguada, tan cerca de las olas que estas rompen contra sus paredes.

Viaje a Goa: delfines

© Ingo

Pero si lo que se desea es alejarse de la costa, y no precisamente caminando, al visitante se le da a elegir entre numerosas excursiones que le llevarán mar adentro. Una de las más populares consiste en montarse en un pequeño barco que nos acerque a los lugares marinos donde aún se reúnen los delfines. Varias colonias de estos mamíferos están establecidas a no mucha distancia de la línea de las playas de Goa, y es perfectamente posible ir en su busca uniéndose a una excursión de medio día.

Goa es un lugar muy agradable, recomendable para viajar a India en Navidad. La temperatura media ronda la veintena alta de grados celsius entre diciembre y enero: de hecho son estos los meses centrales de la temporada alta, que se extiende de noviembre a marzo. Los complejos hoteleros echan el resto en esta época de Navidad en la que oscurece pronto, pero en la que la noche se ilumina enseguida con luces navideñas para que uno pueda embobarse mientras se pasea por la playa en manga corta.

Responder