De maharajás y elefantes

<< (…) El elefante sobre el que se desplazaba el maharajá de Baroda estaba más ricamente engalanado todavía. Los inquietantes colmillos de este monstruo centenario habían despedazado a más de veinte rivales en otros tantos combates. Todos sus jaeces eran de oro macizo: el palanquín real, la gualdrapa, los pesados brazaletes en las cuatro patas y las cadenas que colgaban de las orejas. Cada una de ellas valía unos treinta millones de antiguos francos y representaba una victoria del animal.

Juego con elefantesDurante generaciones, los elefantes habían sido el medio de locomoción favorito de los príncipes. Símbolos del orden cósmico, nacidos de las manos del dios Rama, eran a sus ojos los pilares del universo, el sostén del cielo y de las nubes. Una vez al año, el maharajá de Mysore se prosternaba ante el rey de sus paquidermos. Con este homenaje, renovaba su alianza con las fuerzas de la Naturaleza y aseguraba un año de prosperidad a sus súbditos. La riqueza de un soberano se valoraba por el número, la edad y el tamaño de los elefantes que poblaban las cuadras de sus palacios, algunas de las cuales albergaban hasta trescientos animales.
Desde que Aníbal franqueara los Alpes con su legión de elefantes, quizá nunca se había contemplado una manada tan impresionante como la que se exhibía una vez al año en Mysore con ocasión de la fiesta de Dassahra. Un millar de estos animales, adornados con dibujos, collares de flores, joyas, sillas y riendas de oro, desfilaban a través de la ciudad. Al macho más fuerte correspondía el honor de llevar el palanquín del soberano, trono de oro macizo acolchado de terciopelo y coronado por una sombrilla, atributo de poder principesco. Detrás, venían otros dos elefantes engalanados con la misma fastuosidad. Llevaban dos palanquines vacíos cuya aparición provocaba un respetuoso silencio en la multitud: se consideraba que transportaban las almas de los antepasados del maharajá.

Combates de elefantes realzaban siempre con particular brillo las fiestas del príncipe de Baroda, dando lugar a terribles duelos. Dos machos enormes, enfurecidos a lanzadas, eran arrojados uno contra otro. Haciendo temblar la tierra con sus colosales moles y el cielo con sus barritos, combatían hasta la muerte de uno de ellos. El vencedor tenía el honor de entrar en la cuadra principesca.
El rajá de Dhenkanal, pequeño feudo del este de la India, ofrecía todos los años a millares de invitados la ocasión de asistir a una exhibición igualmente emocionante, aunque menos sangrienta: el apareamiento de los elefantes más bellos de sus cuadras.
Un maharajá de Gwalior utilizó, incluso, un día a unos de sus animales para una tarea que ningún paquidermo había realizado jamás. Habiendo pedido a Venecia una lámpara cuyo peso y tamaño debían superar las dimensiones del mayor candelabro del palacio de Buckingham, decidió comprobar la solidez del tejado de su palacio haciendo deambular por él al más pesado de sus elefantes, después de haberlo hecho izar hasta allí con ayuda de una grúa especialmente ideada para ello.

Otros animales ocupaban en el corazón de ciertos príncipes un lugar tan privilegiado como los elefantes. Para el nabab de Junagadh, minúsculo principado al norte de Bombay, eran los perros. Había instalado a sus animales favoritos en apartamentos con electricidad y teléfono, donde eran servidos por criados a sueldo. Celebró el matrimonio de su perra favorita Roshana con un labrador llamado Bobby en el transcurso de una grandiosa ceremonia a la que invitó a todos los príncipes y dignatarios de la India, incluido el Virrey (…) >>

Sigue leyendo en…
Esta noche la libertad, de Dominique Lapierre y Larry Collins.

Ananda Shankar, la fusión hindi-rock

Conocido por ser el sobrino del mítico Ravi Shankar y por fusionar la música clásica india con el rock, Ananda Shankar  (1942-1999) trabajó con Jimi Hendrix, The Rolling Stones o The Doors, entre otras grandes estrellas.

ananda shankarAnanda Shankar nació en el año 1942 en el estado indio de Uttar Pradesh. Hijo de dos reconocidos bailarines y sobrino del sitarista Ravi Shankar, Ananda pronto encaminó sus pasos hacia un prometedor futuro musical, dentro y fuera de su país.

De India a Estados Unidos.
Tras aprender a tocar el sitar en Varanasi, no con su tío Ravi, sino con el prominente músico de clásica Lalmani Misra, se interesó por lo que estaba pasando en occidente. A finales de los años 60 viajó a Los Ángeles donde comenzó a tocar con contemporáneos como Jimi Hendrix. En 1969 dio un paso más y firmó un contrato con la discográfica Reprise Records para lanzar, en 1970, su primer álbum homónimo (Ananda Shankar) en el que fusionaba la música rock occidental con la música tradicional india. Además de versiones originales, el álbum incluía reinterpretaciones de temas tan populares como “Jumpin ‘Jack Flash” de The Rolling Stones y “Light My Fire” de «The Doors». De esta manera Ananda Shankar irrumpía en el panorama musical de occidente.

Leer más...

Un paseo por Old Delhi

Retrocedamos en el tiempo hasta el año 1.639. Europa estaba inmersa en distintas guerras entre imperios: la Guerra de los 80 Años, la de los 30 Años… La Inquisición imponía su ley a uno y otro lado del Atlántico, juzgando entre otros a Galileo Galilei. El Papa Urbano VIII había prohibido la esclavitud en Iberoamérica, aunque el rey Felipe IV puntualiza prohibiendo sólo la de los indios, manteniendo la de los negros. En España se disfrutaba de la segunda parte de El Quijote, publicado unos años antes.

Mientras tanto, en India el imperio mogol disfrutaba de esplendor militar, comercial y artístico. El emperador Shah Jahan (1628-1658), nieto de Akbar el Grande (1562-1605), fundaba la que sería su nueva capital: Shahjahanabad. Una majestuosa ciudad amurallada, a orillas del río Yamuna, repleta de mansiones nobles, animados mercados y calles (Chandni Chowk), dependencias de la corte, mezquitas (Jama Masjid), jardines y un hermoso fuerte-palacio (el Fuerte Rojo).

Jama Masjid desde el Urdu Bazar

Pintura de la Jama Masjid desde el Urdu Bazar (Fuente: Wikipedia)

Leer más...

Aishwarya Rai, la reina de la belleza

aishwarya_rai

Casi seguro la has visto en alguna película o cartel. Se llama Aishawarya Rai y es la actriz y modelo más cotizada del cine indio. Es un galardón nada baladí, teniendo en cuenta que es la industria cinematográfica más grande del planeta. De hecho, está hoy en la lista de la revista Time de las mujeres más influyentes de Asia.

En 1.994 fue elegida Miss Mundo, y está considerada por muchos la mujer más bella del planeta.

A sus 38 años, Aishwarya habla nada menos que 6 idiomas y vive en Bombay. Estudió arquitectura, aunque no terminó la carrera debido a su rápido éxito como modelo y actriz. Ha protagonizado casi 50 películas, y entre ellas podemos destacar su presencia en el cine “occidental”, como en La Pantera Rosa 2 (2009), donde interpreta a una turbadora investigadora y criminóloga. La academia de cine indio la ha nominado o premiado en numerosas ocasiones.

Como es habitual en las personas de gran popularidad y proyección mediática, es una de las portadas típicas de la prensa rosa y su vida personal es fuente de rumores, comentarios, exclusivas, etc. Incluso se llegó a propagar la noticia falsa de su muerte en accidente de automóvil, en 2006.
Como curiosidad, hay una especie de tulipán llamado “aishwarya”… en su honor.

Raga rock, cuando el rock encontró India

La música rock occidental influenciada por la música tradicional india alcanzó su máximo apogeo en los años 60 de la mano de grupos como The Kinks, The Beatles, The Byrds o The Rolling Stones.

El raga rock no es un género musical 100% delimitado, es más bien una etiqueta utilizada para definir la música rock “made in occidente” en la que se aprecia de forma clara la influencia de la música tradicional india. Esta influencia normalmente viene marcada por esquemas melódicos propios de un raga, o por el uso de instrumentos clásicos como la tabla o el sitar.

portadas-raga-rock

En occidente, el raga rock alcanzó su máximo apogeo a principios de los años 60, en plena efervescencia de la cultura hippie, cuando músicos y bandas como The Beatles se embarcaban en giras y viajes iniciáticos al continente indio. The Doors, The Velvet Underground, The Byrds o The Rolling Stones, fueron algunos de los grupos que popularizaron este subgénero musical de corte psicodélico.

El raga rock en los años sesenta:

“Heart Full of Soul” (1965) · The Yardbirds
Esta canción es uno de los ejemplos más tempranos de raga rock. Aunque originalmente se pensó en utilizar una cítara para darle ese toque oriental, finalmente fue una guitarra la que produjo un sonido parecido.

Leer más...

Arte popular, las pinturas Madhubani

Las pinturas madhubani (una gran tradición de la región Mithila de Bihar, India) están entre las más famosas del mundo. Un arte popular que expresa la creatividad y la sensibilidad de la gente. Como cualquier tipo de arte popular, muestra también la psicología de la sociedad a la que pertenece; refleja la moral, los valores y las costumbres de la región de una manera muy interesante.

Ardhnarishwar By Vidushini

El arte de las pinturas madhubani es una moda tradicional de pinturas desarrollada en la región de Mithila, en los pueblos cercanos a la ciudad de Madhubani. Literalmente, la palabra Madhubani significa “bosque de miel”.

Las pinturas madhubani son monopolio exclusivo de los artistas y su conocimiento pasa de generación a generación, de madres a hijas. Las chicas aprenden a jugar con el cepillo y con los colores desde la niñez. El momento culminante es la decoración del kohbar (es el nombre que recibe el cuarto de la casa donde vive la nueva pareja después de la boda).
Aunque las pinturas están hechas tradicionalmente por mujeres, los hombres se van implicando cada vez más, para poder responder a la demanda.
También el proceso tradicional se va modificando. Si tradicionalmente la pintura se realiza artesanalmente, en una pared enyesada o en una pared de barro, ahora la demanda comercial está llevando las pinturas a papeles y ropas.

 

madhubani

Foto: http://madhubanipaintingsart.blogspot.com/

Leer más...