Qué visitar en Trincomalee

Escrito por: Esther Pardo

Descubre Trincomalee: qué visitar en una de las ciudades con más encanto e historia de Sri Lanka?

Trincomalee qué visitar - Templo de Koneswaran

© Dschen Reinecke

Al este de Sri Lanka se encuentra Trincomalee, centro de la cultura tamil de la isla. Su espectacular ubicación y su riqueza histórica y patrimonial te atraparán al instante. Los lugares que visitar son muchos, pero aquí te descubrimos los que no te puedes perder:

Templo Koneswaran: El camino hasta llegar a uno de los templos hindúes más visitados de toda Asia ya es toda una experiencia. Abastecerse en los puestos ambulantes o cruzarse con ciervos, monos o pavos reales son algunos de los entretenimientos de la subida. Una vez allí, el disfrute de la colorida arquitectura religiosa de este lugar sagrado tamil se potencia por sus espectaculares vistas al mar.

Trincomalee qué visitar - Playa de Uppuveli

© Alexander’s eyes

Lankapatuna Samudragiri Viharaya: si quieres averiguar dónde, según la leyenda, llegó la reliquia del diente de Buda traído desde la India por la princesa Hemamala y el príncipe Dantha, es necesario visitar este antiguo templo budista, actualmente restaurado. Al igual que el anterior, las vistas a mar abierto son parte del encanto de esta dagoba.

Fort Frederick: fortaleza del siglo XVII -cuando la zona estaba bajo ocupación portuguesa- de las mejor conservadas. Es parte muy importante de la arquitectura del lugar ya que las invasiones y los conflictos bélicos han marcado la historia de todo el país (sobre todo la contemporánea, con el ya desaparecido enfrentamiento entre las etnias indias tamil y cingalesa durante veinte años). Para amantes de la naturaleza, es un sitio ideal para encontrarse con los numerosos ciervos que pueblan el paraje y contemplar una privilegiada vista del puerto.

Trincomalee qué visitar: Fort Frederick

© Amila Tennakoon

El puerto: Trincomalee es una de las ciudades portuarias por excelencia de Sri Lanka, por lo que la visita ayuda a entender la importancia del lugar en el desarrollo del comercio ya desde la antigüedad, por sus intercambios con China y el sudeste asiático, y su valor para occidente durante las dos guerras mundiales por su posición geoestratégica.

Las playas de Sri Lanka: disfrutar del mar es otro de los placeres que procura este destino. Ya sea avistando orcas o delfines, haciendo surf en Sri Lanka, submarinismo o esnórquel, o simplemente dándose un chapuzón, cuenta con playas claras, poco transitadas y de aguas turquesas como las de Uppuveli o Nilaveli.

Trincomalee qué visitar - Playa de Nilaveli

© Annette777

También hay opción de darse un baño en las aguas termales de Kanniya. O simplemente, disfrutar de un paseo entre la arquitectura de sabor colonial gracias a los numerosos edificios construidos para ser ocupados por los trabajadores de la Compañía Británica de las Indias Orientales.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

 

Qué hacer en Sri Lanka: las mejores vistas en Roca de León

¿Necesitas ideas sobre qué hacer en Sri Lanka? Te recomendamos tomar aliento y subir a lo alto de Roca de León, el esfuerzo merecerá la pena.

Escrito por: Lorena Pérez

370 metros por encima de las cabezas de los visitantes que se paran a sus pies se encuentra la cima de Roca del León, un destino popular de miles de viajeros que buscan algo más que hacer en Sri Lanka.

qué hacer en sri lanka - Lion's Rock

© Santhosh Janardhanan

Leer más...

Conoce la romántica historia del Taj Mahal

Escrito por: Alberto Piernas

Nos adentramos en la historia del Taj Mahal, en Agra, el monumento más famoso de la India y cuna de una de las historias de amor más universales de Asia.

Historia del Taj Mahal

© MarcBW

Érase una vez un príncipe llamado Shah Jahan, hijo del emperador mogol de la India y futuro heredero del trono. Un joven apuesto, ambicioso y de muchas inquietudes quien, con tal sólo 14 años, decidió aventurarse en los misterios del Bazar Meena, en la ciudad de Agra. Fue allí donde, envuelta entre gemas preciosas y aromas de especias, halló a una princesa persa llamada Arjumand Banu Begum. El romance surgió al instante entre ambos, empujando al príncipe a declararle su amor.

Tras presentarla en la corte y tomarla como esposa, Jahan cambió el nombre de la princesa al de Mumtaz Mahal (la Joya del Palacio). Durante los años siguientes, ambos vivieron una historia de amor propia de Las Mil y Una Noches: pasearon su romance por los parajes más ensoñadores de la India, tomaron juntos grandes decisiones en lo que respectaba al país y tuvieron muchos hijos. Sin embargo, la tragedia se cernió sobre el matrimonio en 1631, año en el que la emperatriz Mumtaz murió debido a las complicaciones surgidas durante el alumbramiento de su decimocuarto hijo.

Historia del Taj Mahal - Protagonistas de la historia del Taj Mahal

© Rajiva Wijesinha

Oculto en las sombras del luto, Jahan lloró la muerte de su esposa durante meses, sintiendo que su pérdida merecía un digno homenaje. De este modo, en 1632 comenzó la construcción del mausoleo más famoso del mundo, un palacio nutrido por las influencias de las culturas mogola, persa e india, salpicado de fuentes y copado por esas carismáticas cúpulas que convertirían el Taj Mahal en el icono más glorioso de la India.

Historia del Taj Mahal - Taj Mahal al atardecer

© Roehan Rengadurai

Tras más de veinte años, la construcción del Taj Mahal fue posible gracias a la gestión de Jahan y el trabajo de más de 22 mil personas entre las que encontramos reputados arquitectos, obreros y artesanos a los que, según la leyenda, el príncipe cortó las manos con tal de que estas no moldeasen una joya arquitectónica igual o superior a la suya propia. Durante aquel período, el cuerpo de Mumtaz yació en diferentes enclaves cercanos, entre ellos una fosa junto al río Yamuna, hasta reposar en la tumba prometida.

Historia del Taj Mahal - el Fuerte Rojo

© Daniel Mennerich

Para cuando el Taj Mahal fue finalizado, Aurangzeb, el tercer y más rebelde hijo de Shah Jahan, conquistó la ciudad y encerró a su padre en el Fuerte de Agra. Desde la celda que le separaba de los sueños construidos durante veintitrés años, un impotente y enfermo Jahan pidió como único favor el traslado de la tumba de Mumtaz al cenotafio del Taj Mahal.

Finalmente, el emperador murió en 1666, siendo su cuerpo trasladado al interior del mausoleo, junto al de su fallecida amada.

Desde entonces, muchos han sido los expertos que se han empeñado en desmitificar la romántica historia del Taj Mahal. Sin embargo, el mundo sigue queriendo creer en aquel exótico romance como razón del santuario en el que las tumbas de sendos amantes  reposan desde hace más de trescientos años.

taj mahal

A día de hoy, el Taj Mahal, declarado Patrimonio de la Unesco en 1983, continúa siendo el monumento más importante de la India y uno de los grandes highlights de toda visita al subcontinente. Un monumento que recomendamos descubrir bajo esos atardeceres orientales como telón de fondo (y con los pies descalzos), lo cual os permitirá percibir aún mejor el encanto de esa historia de amor que aún suspira entre sus rincones.

UNESCO Tentative List en Nepal: Saat Tale Durbar y Janaki Mandir

Escrito por: Javier Galán

UNESCO Tentative List en Nepal: la fortaleza Saat Tale Durbar y el templo Janaki Mandir son dos de las propuestas de Nepal para ser monumentos Patrimonio de la Humanidad.

UNESCO Tentative List - Janki_Mandir

Ⓒ Abhishek Dutta

Nepal cuenta actualmente con cuatro lugares considerados patrimonio de la humanidad: el valle de Katmandú, Lumbini y los parques nacionales Chitwan y Sagarmatha. Poco reconocimiento parece para país tan rico en naturaleza y cultura. Para remediarlo, las autoridades nepalíes presentaron ante la Unesco otros nueve enclaves en 2008, en la que se conoce como la lista de tentativas, válida por hasta 10 años y requisito imprescindible para que el organismo otorgue el reconocimiento. La competencia es feroz (de media se conceden al año solo una veintena en todo el mundo), pero es necesario dar a conocer dos de las propuestas más interesantes del país asiático: el complejo palaciego de Nuwakot y el templo hindú Janaki Mandir, cada uno tan característico de su época como sufridos ante las consecuencias del terremoto del pasado 25 de abril.

Nuwakot en su momento fue la capital nepalí hasta la unificación del país, precipitada por las conquistas de finales del siglo XVIII. Su riqueza le venía por ser uno de los principales lugares de descanso entre etapas de la ruta comercial que unía Katmandú y Tíbet. Una de las primeras, o de las últimas, según como se mire, porque está cerca de la capital, a menos de 100 kilómetros en dirección al norte. Fue también a finales del siglo XVIII cuando se construyó el monumento más característico de la población, su fortaleza, Saat Tale Durbar, un cubo de siete alturas que corona la montaña. Desde su misma base la contemplación de los picos nevados cercanos empequeñecen esta mole, no obstante.

UNESCO Tentative List - Nuwakot

Ⓒ Anil Blon Nepal

Como el resto de los monumentos nepalíes que gozan de la categoría de patrimonio de la humanidad, esta construcción sufrió el impacto del terremoto que azotó Nepal en el año 2015. Saat Tale, aunque se mantiene en pie, sufre algunos desperfectos, mientras que algunas de las construcciones menores aledañas no soportaron la embestida, como se puede comprobar en este reciente vídeo. El pueblo, sin embargo, continúa su duro día a día, en el que la visión de las montañas que le rodean se convierte a la vez en una bendición y en un temor.

UNESCO Tentative List - Nuwakot Palace

Ⓒ askmeaks

Algo similar ocurre con el templo Janaki Mandir, otra de las propuestas a Patrimonio de la Humanidad. Janaki Mandir es uno de los edificios más sagrados del país para la religión hindú y se encuentra cerca de la frontera suroriental nepalí, en Mithila. Aguantó el terremoto con entereza, con sus estancias adornadas con los colores de la bandera de Nepal. En la estructura del templo, de piedra y mármol, se han descubierto algunas grietas desde abril, como actualiza esta nota del diario Times of India.

Son dos lugares especiales de esos que tanto abundan en la enigmática Nepal. Dos edificios que intentan volver a su normalidad armoniosa y mística, esperando más del cielo que de la tierra. Los esfuerzos por conservarlos se suceden: según este artículo del periódico Kathmandu Post, el Gobierno chino está a punto de llegar a un acuerdo con las autoridades nepalíes para financiar la reconstrucción de la fortaleza Saat Tale Durbar y los monumentos adyacentes. Su inclusión en la lista definitiva sería un empujón para dos lugares tan solemnes que dependen tanto de la tierra en la que se asientan.

 

 

Sur de India: 24 horas en Madurai

Escrito por: Enric Donate

Un día en Madurai da para mucho. Conocer en profundidad la ciudad más sagrada de Tamil Nadu te permitirá reconectar con lo humano y lo divino en una de las ciudades más vibrantes del Sur de India.

Sur de India: Madurai

© Vinoth Chandar

09.00 Tienes por delante 24 horas en Madurai y empiezas por un desayuno indio copioso para que no falten las fuerzas. A las 9 sal del hotel hacia el Thirumalai Nayak Mahal. El palacio de los reyes de Madurai conserva solo un cuarto de su extensión donde se mezclan la arquitectura dravídica del sur de India con claras influencias islámicas. La columnata del patio y los labrados de las columnas dan una idea de la grandeza de antaño. Especialmente conocida es la Sala de Baile que se ha convertido hoy en un pequeño museo.

A continuación, dirígete al Templo de Meenakshi. Los coloristas gopuram o torres que marcan las entradas al recinto sagrado son la antesala de uno de los templos más extensos y sagrados del hinduismo. Con varios siglos a sus espaldas, el principal templo de Madurai es una muestra viva de la arquitectura dravídica. Shiva y su esposa Meenakshi son venerados por miles de peregrinos cada día. El espacio del templo parece infinito. La Sala de los Mil Pilares te absorberá al ritmo de los mantras recitados sin cesar por la megafonía. Te recomendamos que te dejes llevar.

Sur de India: 24 horas en Madurai - Gopuram del templo de Meenakshi

© Natesh Ramasamy

13:00 Hacia la 1 de la tarde es hora de salir del templo, especialmente si te apetece merodear por el mercado de tejidos de la ciudad. Madurai es un importante centro del comercio de sedas y sus sastres son famosos por elaborar ropa en pocas horas con los tejidos más suntuosos. Si te pica el gusanillo, lo mejor es dirigirte al hotel, donde al almuerzo le pueden seguir una breve siesta o un chapuzón en la piscina para combatir el calor.

Sur de India: Heritage MaduraiSur de India: Heritage Madurai

© Heritage Madurai

17:00 Por la tarde, el Museo de Gandhi no es solo una oportunidad única para conocer la vida del líder político y espiritual indio, sino que de 5 a 6 realiza una clase de introducción al yoga. Aprovecha las instalaciones de este bungaló colonial para perfeccionar tu yoga o tener tu primer contacto con esta práctica ancestral india.

Sur de India: 24 horas en Madurai - Museo de Gandhii

© Vegpuff

19:00 Hacia las 7 de la tarde deberás volver al Templo de Meenakshi donde se celebra el famoso aarti. En esta ceremonia que cierra el sancta sanctórum del templo, el dios Shiva es llevado en palanquín a la cámara de Meenakshi donde pasarán juntos toda la noche. La pompa de la procesión de los brahmanes no tiene parangón. Al abandonar el templo, sentirás que el día ha sido muy intenso. Sin embargo, si todavía tienes energía, puedes cenar en Bell, un verdadero patio de comidas del Sur de India donde te sentirás como un local.

Las cuevas de Dambulla: espiritualidad de Sri Lanka

Escrito por: Lorena Pérez

En el centro de Sri Lanka encontramos las ancestrales cuevas de Dambulla, uno de los lugares más místicos y espirituales de todo el país.

Cuevas de Dambulla - Cueva Maha Alut Viharaya

© Ti Marner

Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1991, las cuevas de Dambulla nos muestran otra cara de Sri Lanka, alejada de las largas playas y la flora y fauna exuberante, que nos recuerda la profunda espiritualidad que marca la vida en este país. Estas cuevas están compuestas por un conjunto de más de 80 grutas dispersas alrededor de la ciudad y se sabe que muchas de ellas estuvieron habitadas en la antigüedad gracias al hallazgo de restos humanos que datan del año 700 a.C.

Cuevas de Dambulla - Golden Temple

© Marco Lazzaroni

Para llegar a las cuevas Dambulla desde la ciudad es recomendable empezar por el Golden Temple, un templo situado a los pies de estas cuevas y que reconocerás fácilmente gracias al gigantesco Buda que lo corona y a la gran estupa dorada que lo acompaña. Justo al lado de esta estatua se encuentra una larga escalinata que sube a la gran roca de 160 metros de altura, llamada Royal Rock, donde se sitúan las cuevas Dambulla. Tras una ascensión de aproximadamente media hora llegarás a lo alto de la roca por donde se accede al recinto.

De entre todas las cuevas de Dambulla actualmente solo pueden visitarse cinco, a las que podrás acceder por un largo pórtico blanco. Cada una es diferente y alberga esculturas distintas. Por un lado, encontramos la cueva Devaraja Viharaya -o Templo del Rey de los Dioses- en cuyo interior verás un Buda de 15 metros rodeado por sus discípulos.

Cuevas de Dambulla - Cueva Devaraja Viharaya

© llee_wu

Por otro, la cueva Maha Alut Viharaya -o Nuevo Gran Templo- muestra decenas de esculturas con escenas cotidianas de Buda. En cambio, la cueva Maharaja Viharaya -o Templo del Gran Rey- es la más grande de todas y cuenta con decenas de estatuas y pinturas repartidas por su interior. Suele ser la más admirada por su cantidad de detalles y por su gran vasija central, que recoge el agua filtrada de las rocas y que los monjes utilizan en sus ceremonias religiosas. Por último, el complejo de cuevas de Dambulla se completa con la cueva Pachima Viharaya, la más pequeña de todas que alberga pagodas e imágenes de Buda y la cueva Devana Alut Viharaya -o Segundo Nuevo Templo- que cuenta con decenas de imágenes hinduistas y budistas. En total, dentro del recinto podrás disfrutar de más de 160 estatuas de Buda, reyes y otros dioses y diosas, además de decenas de pinturas con representaciones de la vida cotidiana de cada uno de ellos.

Cuevas de Dambulla - Pórtico

© Malcolm Browne

Para completar esta visita, nada mejor que disfrutar durante unos minutos de las inmejorables vistas que ofrecen los alrededores de la Royal Rock. Observar un atardecer desde lo alto de esta roca supone el broche perfecto para un recorrido por las cuevas Dambulla lleno de espiritualidad y misticismo.