Qué ver en Mihintale: La cuna del budismo en Sri Lanka

Qué ver en Sri Lanka

Panorámica de Mihintale. © World Heritage Journey



La antigua Ceilán supone uno de los mejores destinos para descubrir los orígenes del budismo en Asia. Una aventura cuyo kilómetro cero se ubica en la mágica Mihintale.

Escrito por: Alberto Piernas

Monumentos budistas

Mihintale, en Sri Lanka. © Holiday Tours

Cuenta la leyenda que Mahinda, uno de los principales monjes de Buda, consiguió que su padre, el emperador Ashoka de la India, entrase en contacto con su doctrina y paralizase las guerras iniciadas. Tras descubrir su mensaje de pacificación, el impresionado emperador le sugirió expandir su mensaje a otros lugares de Asia. Fue así como Mahinda llegó desde la India hasta Sri Lanka el día de luna llena del mes de Poson hace miles de años.

Siguiendo el rastro de las estrellas, alcanzó una colina donde vio al rey Devanampiyatissa antes de decirle que no disparase a un ciervo. Tras su encuentro, y posterior expansión del budismo por toda la isla, se decidió que aquel lugar de encuentro sería conocido como Mihin Thal (la Meseta de Mihindu, en cingalés).

Para la posteridad quedó un lugar alabado por miles de fieles budistas que, al igual que Mihinda, realizan una peregrinación en el mes de Poson a Mihintale, la cuna del budismo en Sri Lanka.

Mihintale: Siguiendo los pasos de Buda en Sri Lanka

Escaleras del mundo

¿Preparado para subir 1840 escalones? © Pixabay

A 16 kilómetros de la ciudad sagrada de Anuradhapura, yacen tres colinas envueltas entre el trópico místico: Ambastala (Meseta del Mango), Rajagiri (Montaña del Rey) y Aanaikuddy (Montaña del Elefante). Es el primer esbozo del oasis místico que supone Mihintale.

A los pies del complejo yacen las ruinas de un antiguo yacimiento que engloba un baño médico, una inscripción en piedra y diferentes relieves antiguos. Si avanzamos, se descubren las ruinas de un enorme monasterio antes del acceso a las alturas, formado por 1840 escalones. Solo allí, delante de las cimas de la historia, uno se percata de la magia que envuelve este lugar único.

Qué ver en Mihintale

Kantaka Cetiya, en Mihintale. © Serendib

Al subir por los escalones, a la derecha se descubre Kantaka Cetiya, una estupa circular con cuatro fachadas enfocadas a los diferentes puntos cardinales. Además sus puertas, conocidas como vaahalkada, yacen decoradas con esculturas de animales, entre ellos un león, un caballo y un toro.

Tras el tercer tramo de escaleras, se ubica el patio del reflectorio, rodeado de un almacén. En ambas entradas de este monumento hay dos inscripciones grabadas que contienen los antiguos reglamentos del monasterios dictados por el propio monje Mihindu. También aquí, los antiguos monjes se reunían para discutir acerca de las escrituras sagradas.

Lugares de Mihintale

Ambasthala Dagaba, mandado a construir por el rey Lajjitissa. © Wikipedia Commons

A medida que ascendemos hacia la montaña, encontramos el Ambasthala Dagaba, conformado por varias ruinas en torno a una estupa. Según los expertos, aquí se consagraron las reliquias de Mahinda y el rey Makalantissa poseía una vivienda.

Finalmente, la visita sucumbe a la famosa Cueva de Mahinda, dividida a su vez en varias secciones:

Mihintale en Sri Lanka

La reluciente Maha Stupa.

  • Maha Stupa: Oteando al tapiz verde de la isla se encuentra esta estupa restaurada de blanco impoluto.
  • Aradhana Gala: Cuentan que Mahinda sobrevoló desde la India a Sri Lanka y aterrizó en esta cima. Una zona única que alberga un estanque de lotos y es adorada por los peregrinos que, a pesar del viento, no dudan en subir hasta lo alto.
  • Kaludiya Pokuna: Este «Estanque de Agua Negra», famoso por el color oscuro de sus aguas, alberga el árbol Thimbiriya, a cuya sombra se sentó Buda para manifestar su sermón.
Aradhana Gala en Sri Lanka

Aradhana Gala, principal lugar de peregrinación de Mihintale. © Freepik

Mihintale supone uno de los lugares más fotogénicos y fascinantes de Sri Lanka. A la hora de visitarlo, es importante tener en cuenta que junio es el mes con mayor número de peregrinaciones. El precio es de 500 rupias (unos 3 euros) y supone una de las mejores excursiones desde la cercana y flamante Anuradhapura.

¿Te gustaría visitar Mihintale durante tu viaje a Sri Lanka?

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder