Sur de India: 24 horas en Madurai

Escrito por: Enric Donate

Un día en Madurai da para mucho. Conocer en profundidad la ciudad más sagrada de Tamil Nadu te permitirá reconectar con lo humano y lo divino en una de las ciudades más vibrantes del Sur de India.

Sur de India: Madurai

© Vinoth Chandar

09.00 Tienes por delante 24 horas en Madurai y empiezas por un desayuno indio copioso para que no falten las fuerzas. A las 9 sal del hotel hacia el Thirumalai Nayak Mahal. El palacio de los reyes de Madurai conserva solo un cuarto de su extensión donde se mezclan la arquitectura dravídica del sur de India con claras influencias islámicas. La columnata del patio y los labrados de las columnas dan una idea de la grandeza de antaño. Especialmente conocida es la Sala de Baile que se ha convertido hoy en un pequeño museo.

A continuación, dirígete al Templo de Meenakshi. Los coloristas gopuram o torres que marcan las entradas al recinto sagrado son la antesala de uno de los templos más extensos y sagrados del hinduismo. Con varios siglos a sus espaldas, el principal templo de Madurai es una muestra viva de la arquitectura dravídica. Shiva y su esposa Meenakshi son venerados por miles de peregrinos cada día. El espacio del templo parece infinito. La Sala de los Mil Pilares te absorberá al ritmo de los mantras recitados sin cesar por la megafonía. Te recomendamos que te dejes llevar.

Sur de India: 24 horas en Madurai - Gopuram del templo de Meenakshi

© Natesh Ramasamy

13:00 Hacia la 1 de la tarde es hora de salir del templo, especialmente si te apetece merodear por el mercado de tejidos de la ciudad. Madurai es un importante centro del comercio de sedas y sus sastres son famosos por elaborar ropa en pocas horas con los tejidos más suntuosos. Si te pica el gusanillo, lo mejor es dirigirte al hotel, donde al almuerzo le pueden seguir una breve siesta o un chapuzón en la piscina para combatir el calor.

Sur de India: Heritage MaduraiSur de India: Heritage Madurai

© Heritage Madurai

17:00 Por la tarde, el Museo de Gandhi no es solo una oportunidad única para conocer la vida del líder político y espiritual indio, sino que de 5 a 6 realiza una clase de introducción al yoga. Aprovecha las instalaciones de este bungaló colonial para perfeccionar tu yoga o tener tu primer contacto con esta práctica ancestral india.

Sur de India: 24 horas en Madurai - Museo de Gandhii

© Vegpuff

19:00 Hacia las 7 de la tarde deberás volver al Templo de Meenakshi donde se celebra el famoso aarti. En esta ceremonia que cierra el sancta sanctórum del templo, el dios Shiva es llevado en palanquín a la cámara de Meenakshi donde pasarán juntos toda la noche. La pompa de la procesión de los brahmanes no tiene parangón. Al abandonar el templo, sentirás que el día ha sido muy intenso. Sin embargo, si todavía tienes energía, puedes cenar en Bell, un verdadero patio de comidas del Sur de India donde te sentirás como un local.

Los cenotafios de Ahar: mausoleos reales en Udaipur

Escrito por: Javier Galán

Las cúpulas blancas de cenotafios de Ahar, muy cerca de Udaipur, protegen regiamente el recuerdo de los marajás de Mewar. 

Parecen esponjosas como pastelitos de crema pero miden varios metros y se extienden a lo largo y ancho de un terreno generoso. Son las cúpulas que coronan los más de 250 cenotafios de los marajás de Mewar a los que se recuerda en Ahar, a unos escasos dos kilómetros de Udaipur en dirección este.

Cenotafios de Ahar

© Arian Zwegers

Quizá conviene una pequeña explicación: un cenotafio es un monumento funerario levantado para recordar a un difunto, pero sus restos mortales no descansan dentro, como ocurre con los mausoleos, por ejemplo. Los cenotafios de Ahar, de hecho, podrían pasar perfectamente por mausoleos, hasta que nos enteramos de la historia: el lugar en el que ahora se levantan fue el mismo en el que se incineraron los cuerpos de 19 marajás del reino de Mewar. Se les recuerda, por lo tanto, con estas estructuras con forma de chhatri, tan extendida en India.

Los muros de esta necrópolis se alzan en un lugar alejado del circuito turístico más manido de Udaipur. Se trata de Ahar, una zona que se encuentra entre el centro turístico y la universidad de la ciudad, muy cerca de uno de los pequeños ríos que atraviesan la ciudad, el Ayad, y que recoge las aguas sobrantes de los famosos lagos Pichola y Fateh Sagar, cuna de las islas y los monumentos más visitados de la ciudad. Siguiendo el cauce del río desde ellos llegaremos a este pequeño tesoro calmo en el que es probable que nos encontremos solos, pues no cuenta ni de lejos con la atención del resto de las atracciones de Udaipur.

Cenotafios de Ahar

© Kirk Kittell

Existe una evidente uniformidad entre los cenotafios. Todos se presentan alzados. A muchos, sobre todo los más grandes, se llega subiendo una decena o varias de escalones blancos, negros o grises, dependiendo de las suertes que corrieron. Y arriba se encuentran las murallas que sostienen las referidas cúpulas, que crean figuras poligonales de tranquilidad y cuyo número depende de lo grande que sea la cúpula a erguir, llegando hasta los cincuenta y seis de la más importante.

Cierto es que los cenotafios de Ahar se quedan lejos de cementerios enigmáticos de inspiración francesa o de aquellos otros que no son otra cosa que luchas de suntuosidad entre los vivos. El crecimiento de Udaipur lo ha engullido entre sus edificios, pero un paseo entre estos sepulcros de la antigua sociedad pudiente de los Mewar relaja más que informa. Se construyeron a lo largo de tres siglos, aunque han sido restaurados en los últimos tiempos. Los carteles informativos brillan por su ausencia más allá de las tumbas más importantes, por lo que resulta conveniente tener una fuente alternativa de información. como un guía acompañante en castellano.

Cenotafios de Ahar

© travelwayoflife

Al lado, sin embargo, se encuentra un museo que pretende preservar y mostrar, quizá con bastantes carencias, los restos encontrados de la antigua capital de la dinastía Sisodia, de la que se sabe que se desarrolló en los alrededores. La antigüedad de las cerámicas allí exhibidas permite reflexionar sobre la volatilidad de todo lo que consiguieron nuestros antepasados.

10 razones para visitar Jammu y Cachemira

Escrito por: Enric Donate

La belleza de los paisajes y la diversidad étnica del estado de este enclave en el Himalaya indio son razón suficiente para visitar Jammu y Cachemira donde confluyen el islam de Cachemira, el budismo de Ladakh y el hinduismo de Jammu. Te damos 10 razones más para ponerlo entre tus próximos destinos.

  1. LAS CASAS BARCO. Los príncipes de Cachemira no permitieron a los ingleses comprar propiedades en el valle. Los astutos británicos habilitaron barcos sobre el Lago Dal como residencia. Hospédate en una casa barco, con todo el lujo de antaño que incluye servicio y una sikara, la embarcación tradicional para llegar a tierra firme.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - Casas barco en Srinagar (c) Basharat Shah

    © Basharat Shah

  2. EL MONASTERIO DE LAMAYURU. Colgado de los puertos que cruzan el Himalaya entre Kargil y Leh, este gompa nos transporta en el tiempo y nos permite imaginar cómo se vivía en los más remotos monasterios tibetanos.
  3. PANGONG TSO. Ladakh posee los lagos más espectaculares del Himalaya. Pangong Tso es el lago de agua salada más alto del mundo. Solo el trayecto por carretera ya te dejará sin aliento. El lago yace solitario rodeado por montañas desnudas en la frontera con Tíbet.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - -Lago-Pangong-Tso

    © Sidharth Kochar

  4. LA KAHVA. La infusión típica de Cachemira se prepara con azafrán, cardamomo y canela y se sirve con una almendra dentro, que no es el fruto del almendro, sino la que se esconde en el hueso del albaricoque. Entra en calor con el perfume más delicado.
  5. LEH. La capital de Ladakh es una pequeña población dominada por un castillo en ruinas y la Estupa de la Paz. El festival que se celebra cada mes de septiembre es la mejor oportunidad para asistir a la diversidad étnica de estos valles en un único lugar.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - Monjes budistas

    © Martin Posta

  6. LAS MEZQUITAS DE SRINAGAR. El barrio antiguo de Srinagar es un verdadero museo al aire libre. La sala de oración de la gran mezquita con sus columnas de madera es uno de los edificios más impresionantes. Al atardecer, siente como la última llamada a la oración reverbera por el valle. Simplemente espectacular.
  7. EL VALLE DEL INDO. El río Indo fluye desde aquí hacia el Mar Arábigo. Sus aguas en Ladakh son de un turquesa intenso y a sus orillas se acumula la vegetación de esta región de paisajes rocosos casi lunares.

    Festival de Buda: Ladakh

    © GERES

  8. LAS PINTURAS DE ALCHI. El monasterio de Alchi a 70 kilómetros de Leh es uno de los más antiguos de Ladakh. Los amantes del arte encontraréis aquí las pinturas murales mejor conservadas del Himalaya indio con casi mil años de antigüedad.
  9. LAS ALFOMBRAS. Cachemira ha sido siempre tierra de comerciantes seductores. Las tiendas de alfombras tienen piezas únicas trabajadas durante meses y años por familias enteras. Diseños de la misma Cachemira y de Asia Central que se despliegan ante tus ojos como si de un cuento de las Mil y Una noches se tratara.

    10 razones para visitar Jammu y Cachemira - Música religiosa india

    © leCercle

  10. LOS CANTOS BUDISTAS. En Ladakh el budismo se siente en la calle. Varios monasterios están abiertos durante el recitado comunitario de mantras. Acércate al gompa de Thikse, a pocos kilómetros de Leh, y comparte con los monjes la mañana de oración.

WATERWHEEL: La nueva rueda de agua de India

Escrito por: Lorena Pérez

La nueva Waterwheel -o rueda de agua- ayuda a transportar de forma fácil hasta 50 litros de agua, mejorando así la vida de muchas personas en India.

Todos estamos acostumbrados a ver la típica imagen de mujeres y niños cargando sobre su cabeza cántaros repletos de agua mientras caminan kilómetros y kilómetros hasta llegar a sus casas. Y es que la falta de agua corriente en muchas regiones del mundo es un problema con el que sus habitantes se han acostumbrado a vivir, llegando a pasar más del 25% de su día recorriendo largas distancias -en ocasiones de más de 10 kilómetros- para transportar el agua desde el pozo más cercano hasta sus poblaciones.

Waterwheel - niñas

© Ravi Khemka

Pero todo esto puede empezar a cambiar y puede que, poco a poco, comencemos a ver como estos lugareños dejan atrás esta arcaica manera de transportar el agua para dejar paso a una nueva forma, más fácil y sencilla, de llevar este preciado elemento a sus familias, y todo ello gracias a la Waterwheel. Este novedoso invento, cuya traducción literal al español sería “rueda de agua”, consiste en una rueda-bidón con un manillar en la que se almacena el agua para después transportarla rodando sobre el terreno.

Gracias a esta simple idea la Waterwheel permite llevar de una vez hasta 50 litros de agua –entre 3 y cinco veces más que los métodos tradicionales-, rebajando muchísimo el tiempo de transporte y disminuyendo los problemas de salud que conlleva transportar día tras día tantos litros sobre la cabeza. Además, el bidón está fabricado en plástico altamente resistente con un tapón que permite mantener el agua de forma higiénica, reduciendo drásticamente las enfermedades relacionadas con el agua. Por otra parte, el diseño de la waterwheel se asemeja bastante al recipiente utilizado habitualmente para recoger agua en la India, denominado “matka”, por lo que la aceptación de esta nueva herramienta esta siendo aún más alta al aunar tradición y modernidad.

Waterwheel - A woman draws water at a communtiy hand pump.  (Madurai)

© Peter Haden

La Waterwheel ha sido patentada por la empresa estadounidense Wello, fundada por la emprendedora social Cynthia Koenig, que ha llevado a cabo este proyecto con el único fin de mejorar la vida de miles de mujeres y niños, principales procuradores de agua en la mayoría de poblaciones de la India. Con la Waterwheel estas personas podrían llegar a evitarse caminar hasta 35 horas a la semana, 5 horas al día que podrían emplear en ir a la escuela, trabajar o pasar más tiempo con su familia o amigos. Además, la Waterwheel está empezando a cambiar la imagen que los hombres tienen de esta tarea, considerada tradicionalmente como trabajo de mujeres, y comienzan a implicarse más en el transporte del agua para sus familias.

Waterwheel - mujer

© Dylan Walters

Aún a día de hoy el proyecto de la Waterwheel se encuentra en fase piloto y se está implantando poco a poco en algunas comunidades rurales de la India, entrevistando cada cierto tiempo a sus usuarios para saber más sobre su efectividad. La Waterwheel se produce íntegramente en la India y se vende por entre 20 y 30 dólares, un precio bastante alto para este país aunque pretende rebajarse a menos de la mitad cuando termine la fase piloto en la que se encuentra.

Para más información:

¿Sabías que babuchas viejas colgadas del camión son un antídoto contra el mal del ojo?

Entérate Aquí



  Acepto la Política de Privacidad

Las mejores formas de declararse en India

Escrito por: Eva del Amo

¿A quién no le gusta que su pareja le diga lo mucho que le quiere? Hay muchas formas de hacérselo saber, pero sólo una de hacer que no lo olvide nunca: declararse en India. Una oportunidad única para pedir matrimonio, para recordar los votos recientes o para no olvidar los que se hicieron hace años. El escenario perfecto para confesar el deseo de que vuestras vidas sigan un mismo rumbo.

Declararse en India: Renovación de votos

© Yolanda Carreño

India, tierra de maharajás y escenario de las Mil y Una Noches, es el país romántico por naturaleza. Por ello muchas personas se decantan por una luna de miel en India o la convierten en parada obligatoria tras un viaje de novios en Sri Lanka o tras pasar una inolvidable luna de miel en Maldivas. Porque India no puede faltar en ningún viaje al subcontinente asiático que tenga al romanticismo como principal aliciente.

Es difícil imaginar un escenario más romántico que el que ofrece el Taj Mahal al atardecer, cuando el mármol blanco adquiere el mismo color que el cielo. El mundo parece detenerse por unos segundos… tiempo suficiente para que surjan esas palabras que llevamos tiempo queriendo decir a nuestra pareja.

Declararse en India: Taj Mahal

© MarcBW

El marco no puede ser más espectacular. Las emociones estarán a flor de piel. Es el instante perfecto para pedirle matrimonio y decirle cuánto deseamos una vida en común. Es el momento ideal para recordar ese “sí, quiero” que os disteis unos días antes. Es la ocasión única de decirle que, por mucho que pasen los años, tu amor seguirá intacto. Saca ese anillo que llevas preparado y ponlo en su dedo por primera vez. Observa su cara cuando vea esa joya que has comprado para una ocasión tan especial como ésta.

Declararse en India - Flores

© Meena Kadri

India está llena de ideas para un viaje romántico: palacios en donde disfrutar de una romántica cena a la luz de las velas y alojamientos con vistas a templos milenarios, donde tomar un cóctel con el sonido de los violines como banda sonora de un momento simplemente perfecto. Ciudades como Udaipur, donde dar un romántico paseo en barco por el lago Pichola, o preciosos monumentos como el Palacio de los Vientos de Jaipur, donde es fácil imaginarse a las mujeres del harén escondidas tímidamente entre el enrejado de sus casi mil ventanas.

Declararse en India - Kerala

© Salvatore Barbera

Una velada perfecta con una mesa a todo lujo en la copa de un árbol sagrado de Khajuraho, disfrutar de un jacuzzi con vistas mientras la noche se abre paso y miles de estrellas alumbran el cielo. Ver un atardecer de mil colores en una playa de Goa, o recorrer los patios de espejos y salones majestuosos y solicitar una botella de champán en la suite de alguno de los hoteles más lujosos del mundo. Recorrer de la mano los preciosos jardines de un palacio, o susurrar palabras al oído junto a los dioses Vishnu y Krishna. Pasear por un mercadillo y que te coloquen al cuello una guirnalda de flores. India es el gran decorado de película que te invita a declarar tu amor. ¿Vas a desaprovechar tan magnífica oportunidad?

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

 

Kerala en familia: la India con niños

Escrito por: Enric Donate

Playas de ensueño, cruceros fluviales y naturaleza exótica es solo la carta de presentación. Un viaje a Kerala en familia es la apuesta segura para que toda la familia se enamore de India y repita.

Kerala en familia - Safari en elefante en Idduki

© Kerala Tourism

El viaje a Kerala en familia empieza con los confortables vuelos a Cochín y Trivandrum de Qatar Airways o Emirates. Ambas aerolíneas permiten volar con todo el confort con una parada intermedia que divide el viaje en dos mitades exactas, perfecto para que los más jóvenes de la casa se entretengan con una película y demás servicios de abordo sin agobiarse.

Al llegar nos da la bienvenida la histórica Cochín. La ciudad se dispone en varios islotes frente a la costa donde Vasco de Gama llegó en 1498. Cochín es pura historia de la colonización europea con sus casas de colores y su ambiente bohemio y artístico.

Kerala en familia - Kathakali

© Praveen G

Kerala en familia - Kochi

© Brian Snelson

Aquí te sugerimos que te adentres en el espectáculo del kathakali, un teatro ritual indio donde los más pequeños podrán aprender como los gestos y las miradas cuentan los mitos hindúes. En las playas de Cochín se encuentran las famosas redes chinas, unas estructuras en la orilla que permiten pescar sin necesidad de salir a faenar. Toda la familia se divertirá ayudando a levantar estos curiosos artefactos que siguen en uso como hace siglos. Lo que pesquéis se puede cocinar en los chiringuitos de Fort Kochi o si preferís una cena más lujosa, la encontraréis en alguno de los hoteles coloniales de la ciudad.

Saliendo de Cochín es obligado adentrarse en los Ghats Occidentales, la cordillera montañosa que separa Kerala y Tamil Nadu. Aquí Kerala en familia se convierte en un viaje de los sentidos entre paisajes de montaña y bellas plantaciones de té salpicadas por saris de colores. Encontraréis aquí los legendarios jardines de las especias que fascinan a los más pequeños por la variedad de sabores, colores y aromas de las especias que crecen entremezcladas e interdependientes. Munnar y Kumily son las paradas obligadas de esta ruta que termina en el Parque Natural de Periyar donde podréis pasear por las orillas del lago a lomos de un elefante o recorrerlo en barca y aproximaros a los grandes felinos y la fauna tropical del parque nacional más grande de la India.

Kerala en familia - Crucero tradicional

© Kerala Tourism

Al volver a la costa toda la familia puede disfrutar de un relajante crucero fluvial por los Backwaters, una región de canales de agua dulce próxima a Alleppey donde los antiguos barcos de transporte de arroz se han convertido en casas flotantes. Viviréis como un local comiendo con las manos sobre hojas de banano los manjares cocinados a bordo mientras navegáis por las preciosas aldeas rodeadas de campos de arroz.

Kerala en familia - Tirolinas

© Kerala Tourism

Un viaje a Kerala en familia debe terminar con unos días de relax en las playas del sur. Kovalam o Varkala son algunos de los enclaves donde encontraréis los mejores tratamientos ayurvédicos y masajes para los más mayores y un amplio abanico de actividades acuáticas y de naturaleza para que los peques disfruten de su primer viaje a India en las costas del Mar Arábigo.