Viajar a Sri Lanka en verano

¿Vas a viajar a Sri Lanka en verano? La Isla Esmeralda es un fabuloso destino para combinar las actividades en la naturaleza, el turismo cultural y las playas más hermosas del Océano Índico.

Escrito por: Enric Donate

Viajar a Sri Lanka en verano. Elefantes al sol

©Mohamed Nuzrath


Viajar a Sri Lanka en verano: El paraíso en la tierra

Viajar a Sri Lanka en verano. Estupa en Polonnaruwa

©Mohamed Nuzrath

Dice la leyenda que Adán y Eva fueron expulsados del paraíso y llegaron a Sri Lanka. ¡Menuda suerte! Viajar a Sri Lanka en verano te da la posibilidad de disfrutar de las montañas, el mar, la historia y los parques naturales en uno de los viajes más bellos de Asia. La isla tiene un tamaño ideal para recorrerla en un par de semanas y está tan bien comunicada que puede ser tu base para combinar Sri Lanka con un viaje a Maldivas, India del Sur o incluso Nepal o Bután.

Viajar a Sri Lanka en verano. Desfile en Kandy

©Mohamed Nuzrath

La orografía variada de la isla crea espacios singulares en todos los puntos cardinales. Hacia el norte la jungla escondió durante siglos las ruinas de Anuradhapura y Polonnaruwa, ciudades reales que son actualmente Patrimonio de la UNESCO y visita obligada. Descubrirás estupas y esculturas de Buda milenarias que transmiten la calma de una cultura que creció bajo las enseñanzas de Siddhartha. Un poco más al norte se sitúa el Parque Nacional de Wilpattu, uno de los últimos abiertos al público donde se refugia el esquivo leopardo de Sri Lanka. El Triángulo Cultural de Sri Lanka continúa hacia Sigiriya y la famosa Roca del León. No puedes dejar de visitar el territorio tamil del norte de la isla con su capital Trincomalee. Las playas poco profundas en esta región son en muchos casos vírgenes y te permiten un merecido alto en el camino.

Viajar a Sri Lanka en verano: Un destino para todos los públicos

La cultura amable y hospitalaria de los singaleses es ideal para todo tipo de viajeros. Las distancias son relativamente cortas y las actividades tan diversas que viajar a Sri Lanka en verano te permite dedicarles tantos días como tengas disponibles. Podrás descubrir las enormes dimensiones de la ballena azul en una de las expediciones que salen de Trincomalee. También es la temporada para asistir al baño de las hordas de elefantes asiáticos en el Parque Nacional de Yala.

Viajar a Sri Lanka en verano. Leopardo de Sri Lanka

© Geneviève HAMELIN

La costa sur tiene que desvelarte sus mágicas playas y una de las tradiciones más antiguas de Sri Lanka: la pesca con zancos que encontrarás desde Weligama hasta Unawatuna, una de las playas más bellas del mundo según todos los rankings. Pero guardamos lo mejor para el final, después de conocer el país del té en Nuwara Eliya, llegarás a la antigua capital de Sri Lanka: Kandy. En verano se celebra el Esala Perahara, una semana de festejos ininterrumpidos. Kandy se viste de gala y exhibe todas las tradiciones de la isla, junto con procesiones de elefantes cargando reliquias y sobretodo el famoso diente de Buda, que ha convertido a esta ciudad en el más importante centro de peregrinación de Sri Lanka. ¿Todavía no sabes cuál es la mejor época para viajar a Sri Lanka?

Viajar a Sri Lanka en verano. Pesca de zancos

© Thanuja Sandaruwan

 

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder