Rajastán: naturaleza en estado puro

Uno de los grandes peligros a los que se enfrenta Rajastán es la deforestación y la consecuente desaparición de especies autóctonas. Los Parques Nacionales de Sariska, Rantjambhor y Keoladeo, son tres buenos ejemplos de los esfuerzos del estado por la conservación de las especies.

Aunque las masivas cacerías de los británicos y los rajás indios, y la tala indiscriminada de bosques han causado efectos desastrosos, en las últimas décadas el estado ha tomado serias medidas encaminadas a la protección del medio ambiente creando numerosos parques, cotos y reservas naturales.

En Rajastán existen tres grandes reservas naturales que en un pasado fueron cotos de caza de la aristocracia británica e india. El turismo, a pequeña escala, representa una forma sostenible de financiar estos refugios de la vida salvaje.

Parque Nacional de Sariska

La reserva, gestionada por el Proyecto Tigre desde 1979, ocupa 800 km2 de extensión en los que habitan toros azules, sambares, ciervos moteados, jabalíes y tigres. Alberga templos en ruinas, un fuerte y un palacio transformado en hotel, el Hotel Sariska Palace. El Parque puede visitarse durante todo el año, a excepción de los meses de julio y agosto (época de monzón). La mejor manera de observar la fauna es alquilando un “escondite” para pasar la noche en plena naturaleza.

Tigre en Ranthambore, por 'bjoern'

Foto por 'bjoern' (CC en Flickr)

Leer más...

Rajastán: los hoteles palacio

Muchos de los gobernantes rajput sucumbieron a las exigencias financieras y administrativas de finales del siglo XX. Otros, los más avispados, pusieron sus fortalezas y palacios al servicio del turismo, convirtiéndolos en museos y en hoteles de lujo.

Los más famosos de estos hoteles palacio son el Taj Rambagh Palace (Jaipur), el Taj Lake Palace Hotel y el Shiv Niwas Palace (Udaipur), y el Umaid Bhawan Palace (Jodhpur). Al margen de estos superlujosos, hay un buen surtido de palacios más pequeños a precios más asequibles repartidos por todo el estado. Otra opción a tener en cuenta, si se quiere vivir a cuerpo de rey por unos días, es el “Palace on Wheels» (Palacio sobre Ruedas), un tren turístico cuyos vagones pertenecieron a diversos maharajás, que hace recorridos semanales por Rajastán saliendo desde Delhi.

Taj Rambagh Palace (Jaipur).

Este impresionante palacio, construido en 1835, es una leyenda viva de la historia de Jaipur. En 1925 se convirtió en la residencia del maharajá y de su esposa, nombrada la mujer más bella del mundo por la revista Vogue en 1940. En 1957 se transformó, por primera vez, en un hotel de lujo. Presume de tener uno de los jardines más bellos del mundo y de una decoración exquisita, hasta en el mínimo detalle: suelos de mármol blanco, frescos pintados a mano en las paredes, obras de arte Rajasthani, sedas de Damasco, camas con dosel. Sus habitaciones han alojado a invitados tan ilustres como Lord Louis Mountbatten (que dio su nombre a una suite), el príncipe Carlos o Jacqueline Kennedy.
[+ información]

Taj Rambagh Palace

Taj Rambagh Palace. (c) Taj Hotels

Leer más...

Rajastán: lugares y festividades

El Teej Festival es una buena excusa para viajar a Rajasthan durante el mes de agosto. Esta festividad, abanderada por las mujeres en homenaje a la diosa Parvati, alcanza su máximo esplendor en su capital Jaipur.

Jaipur y el Teej Festival.

Jaipur es la capital del estado de Rajastán. Conocida también como la “ciudad rosa” por el color de la arena con la que se construyó la antigua ciudad amurallada. Uno de sus principales alicientes es el Observatorio, o Jantar Mantar, construido en 1728. Otro, y principal punto de referencia en Jaipur, es el Palacio de los Vientos, un buen ejemplo de arte rajput.

En el apartado festivo, el Teej Festival es uno de los más pintorescos. Se celebra durante el mes de agosto, coincidiendo con la llegada del monzón, cuando los lagos y aljibes elevan su nivel y el Estado ofrece su cara más esplendorosa. El Festival conmemora la unión entre la diosa Parvati y Lord Shiva. Las mujeres, tatuadas con henna y vestidas con llamativos trajes de colores, protagonizan el desfile en honor a Parvati, al que más tarde se unen músicos, bailarines y otros artistas.

Elephant Festival

Foto por 'Pondspider' (CC en Flickr)

Leer más...

Rajastán: la Tierra de los Reyes

Rajasthan (Rajastán en castellano) representa una de las facetas más exóticas y pintorescas de India. Es la tierra de los rajputs, que en idioma sánscrito significa “hijos del rey”, un valeroso clan guerrero defensor de su tierra, su familia y su honor. 

Rajasthan es la tierra del cuento de Las Mil y una Noches, una región habitada por mujeres adornadas con brillantes faldas de espejos y abalorios de plata, y hombres con enormes mostachos y turbantes de colores chillones.

Hombre rajastaní

(c) April Maciborka

Leer más...

OM, o el sonido de lo absoluto

OM es el mantra de los mantras. Según el texto védico Mundaka Upanishad:
OM es el arco, atman (alma) es la flecha, Brahman (absoluto) es el blanco. Hay que alcanzarlo sin distraerse, hay que unirse a él como la flecha al blanco.”

om

“Mantra” es una palabra de origen sánscrito compuesta por los términos manaḥ y trāyate, que se traducen como mente y liberación, respectivamente. Así, un mantra, es un instrumento que ayuda a la mente a liberarse del flujo constante de pensamientos que la enturbian. Un mantra puede ser una sílaba, una palabra o un texto que, al ser recitado y repetido, conduce a la persona a un estado de profunda concentración.
La recitación de mantras es una práctica común las religiones dhármicas, como el hinduismo y el budismo. La sílaba OM, representada en sánscrito por el símbolo que se encuentra en la parte superior, es el más poderoso de los mantras.

El hinduismo considera que OM es el sonido primigenio, el sonido del cual se derivan todos los demás sonidos, el sonido de lo absoluto, del todo y de la nada. La eficacia espiritual del mantra OM no sólo se atribuye a la palabra en su conjunto, sino también a los tres sonidos que la componen: “A, U, M”.
Mediante la repetición del sonido OM, la mente queda suspendida, se disuelve la ilusión (maya) y se alcanza un profundo estado de bienestar que conduce a la liberación espiritual (moksha).

OM en las escrituras védicas.

En los Upanishad esta sílaba sagrada aparece como un sonido místico considerado como la verdadera base de cualquier otro mantra. Estas escrituras declaran que todo, lo existente y lo no existente, puede ser controlado al pronunciar esta sílaba sagrada.

De acuerdo al Taittiriya Upanishad, Prayapati (otro nombre del dios creador Brahmá), meditó en las tres letras del mantra OM (A, U y M) y así le surgieron los tres Vedás (el Rig, el Sama y el Átharva), y también las tres palabras bhūr (tierra), bhuva (atmósfera) y suah (cielo). La sílaba OM también representa el Trimurti (tres formas) de Brahmá, Vishnú y Shivá.

Según los shivaístas, el tambor de Shivá produjo este sonido OM, y a través de él salieron las siete notas de la octava musical, a decir: sa, re, ga, ma, pa, dha, ni. Gracias a este sonido, Shivá crea y destruye el universo.


Si no ves el video correctamente, pulsa aqui.

El mantra OM debe ser pronunciado de forma que la «m» dure unas tres veces más que la «o», de forma repetida.

 


Sobre la autora:
NonaNona Rubio es colaboradora de Sociedad Geográfica de las Indias. Le apasiona viajar y nos cuenta historias que hablan de un país inabarcable con el que hay que ser paciente si lo que pretendemos es conocerlo por dentro. Para más información: [Quiénes somos]

El equilibrio comienza en la cabeza

El masaje ayurvédico champi se sirve de movimientos de fricción y presión en la cabeza para devolver el equilibrio a nuestro organismo.

Masaje champi

El masaje champi o shiro-champi, basado en los principios de la medicina tradicional ayurveda, trabaja directamente sobre los chakras (centros energéticos) que se encuentran la parte superior de la columna y sobre los marmas (puntos reflejos) localizados en la zona alta de la espalda, hombros, cuello, cabeza, cuero cabelludo y rostro. A los beneficios que proporciona este masaje por su acción directa sobre la zona tratada, hay que sumar una acción refleja que beneficia a todo el sistema energético, proporcionando un reequilibrio general al organismo.

Los orígenes del masaje champi se remontan a costumbres ancestrales de la cultura india dentro del seno familiar. En un principio, era una práctica propia de las mujeres dentro de su rutina de rituales cotidianos para mantener un cabello sano. Sin embargo, con el tiempo, el masaje champi pasó a popularizarse entre peluqueros y barberos que lo ofrecían como parte del servicio de corte de pelo o afeitado masculino, no sólo como método de embellecimiento, sino también como estímulo energético.

Los beneficios.

El masaje champi actúa sobre los marmas (puntos reflejos) favoreciendo el equilibrio físico, mental y emocional, liberando al organismo de bloqueos causados por el estrés y, en consecuencia, del dolor físico. El champi es un masaje eficaz y seguro que alivia los dolores de espalda, cuello y cabeza, a la vez que libera la tensión física y emocional.

En general, este masaje favorece el flujo sanguíneo mejorando la nutrición de los tejidos y la oxigenación del cerebro, por lo que puede contribuir a relajar la tensión ocular, aliviar la fatiga mental, reducir el estrés, prevenir la caída del cabello, estimular el sistema inmunitario e incluso paliar el estreñimiento. También es un buen tratamiento contra el bruxismo (hábito involuntario de apretar los dientes).

El masaje champi está especialmente indicado en personas con dolor de cabeza crónico, insomnio, estrés, ansiedad, depresión, problemas capilares y fatiga mental.

indian-head-massage

Aceites medicinales.

Para obtener mayores beneficios, en el masaje champi es común la aplicación de aceites, sobre todo de aceites ayurvédicos medicinales como el de coco, mostaza, sésamo o almendra. Antes de la aplicación el aceite debe calentarse a unos 40º para garantizar una penetración más profunda en el cuero cabelludo. Una vez finalizado el masaje se recomienda no lavarse el cabello hasta, al menos, 1 hora después.


Sobre la autora:
NonaNona Rubio es colaboradora de Sociedad Geográfica de las Indias. Le apasiona viajar y nos cuenta historias que hablan de un país inabarcable con el que hay que ser paciente si lo que pretendemos es conocerlo por dentro. Para más información: [Quiénes somos]