De safari en India: parques nacionales de India

Ver tigres de Bengala © Mariano Alfaro
India es un país de contrastes en el que hay cabida tanto para los amantes de las playas más exuberantes como para aquellos que buscan encontrarse a sí mismos a través de la meditación y la naturaleza. Así, los más aventureros descubrirán que el mundo salvaje trasciende África y se cuela en los parques nacionales de India en forma de safari, donde es posible toparse con espectaculares tigres de Bengala, leopardos de las nieves, leones asiáticos, rinocerontes, elefantes o bisontes indios, entre otras muchas especies únicas.

Escrito por: Tania Rodríguez

Continuar leyendo…

Viajar a Bangalore: el parque Cubbon, un paseo por la botánica

Escrito por: Esther Pardo

En pleno centro de Bangalore, rodeado y ocupado por edificios de estilo neoclásico tan emblemáticos como el Museo Arqueológico, el Acuario o el Tribunal Supremo de Karnataka, se encuentra uno de los pulmones de la ciudad y un gran centro de ocio: el parque Cubbon. Una razón más para viajar a Bangalore.

Viajar a Bangalore. Yoga en el Parque Cubbon

© Parshotam Lal Tandon

Correr, ir de picnic, practicar yoga, meditar o dar un paseo por sus avenidas plagadas de naturaleza, son sólo algunas de las actividades que se pueden hacer en este parque público, una de las señas de identidad de la ciudad de Bangalore. Diseñado  en la segunda mitad del siglo XIX (1870), cuando la India aún estaba bajo la dominación británica, el nombre fue tomado de Sir Mark Cubbon, uno de los comisionados más influyentes de la urbe. Allí se alojaron tanto oficinas como edificios públicos, que aún siguen manteniendo su actividad. Algunos, como la Biblioteca, ubicada en pleno centro del parque, o el Tribunal Supremo tiñen con sus ladrillos rojizos la vista de quien se acerca a esta zona verde.

Viajar a Bangalore. Biblioteca en Parque Cubbon

© Parshotam Lal Tandon

Como buen espacio de ocio da cabida a todos las edades, gracias a sus instalaciones recreativas y deportivas. Los niños son parte del público que más disfruta del Cubbon, ya que allí disponen del ya famoso tren de juguete que, junto a las atracciones, es uno de los puntos fuertes de la visita. Y para quienes prefieran la lectura de un buen libro, ni siquiera tienen que llevarlo. Dos bibliotecas surten de material a todo aquel que quiera acercarse. También se puede aprovechar el viaje asistiendo a algunos de los cursos que se imparten en el recinto. Y la temática no puede ser más variada: desde cerámica hasta aeromodelismo.

Pero, sin duda, quienes más podrán sacar partido serán los amantes de la naturaleza. Entre especies autóctonas (ficus, caña fístula, árbol del pan, polyalthia…) y exóticas (bambú, roble plateado, millettia, peltophoru, aguaribay…), se da cabida a más de 96 especies, con un total de 6.000 árboles y plantas, que los naturalistas podrán admirar libres de tráfico, si hacen la visita entre las cinco y las ocho de la mañana. No hay que perderse tampoco las avenidas que dan simetría a este parque y que están adornadas por araucarias, castaños, swietenias, higueras de Java o polyalthias. Mención aparte se merece el árbol gulmohar, que puebla de flores rojas el paisaje.

Viajar a Bangalore. Avenida en Parque Cubbon

© Augustus Vinu

Sin embargo, las diferentes especies de flora y fauna (que a nadie le sorprenda encontrarse con varios monos por el camino) no son las únicas pobladoras del parque.

Viajar a Bangalore. Estatua de la Reina Victoria en Parque Cubbon

© Amol.Gaitonde

La Reina Victoria, Gandhi, el Rey  Eduardo VII, y dirigentes locales como Sri. Chamarajendra Wodeyar, el citado Sir Mark Cubbon o Sir K. Sheshadri Iyer son testigos de excepción del lugar.

Otro de los rincones más significativos del parque lo constituye el kiosco de música, añadido a posteriori. Sin embargo, es de los lugares que peor se ha conservado, dada la falta de mantenimiento de la que adolece el lugar. A pesar de todo, este parque sigue siendo uno de los lugares de obligada visita en Bangalore, localidad a la que se la conoce también, gracias al Cubbon, con el sobrenombre de  “Ciudad Jardín”.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Viajar a Sri Lanka: mil razones para ir, un millón para volver

Escrito por: Eva del Amo

Cada viajero que llega a Sri Lanka guarda en su interior el motivo que le ha llevado a acercarse a este maravilloso país al que Marco Polo bautizó como “la isla más bonita del mundo”. Hay quien acude a la antigua Ceilán en busca de exotismo, y los hay que desean descubrir su exuberante naturaleza. Personas que quieren viajar a Sri Lanka para disfrutar de su gastronomía, cultura o paisaje… Y todos, absolutamente todos ellos, se encuentran con la hospitalidad de sus gentes. 

Viajar a Sri Lanka: Kumburumoolai

© Anton Cross

Si busca una razón objetiva para descubrir el paraíso puede encontrarla en los ocho lugares que el país tiene en las listas de bienes culturales y naturales Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, desde la Ciudad Santa de Anuradhpura a la de Polonnaruwa, pasando por la de Sigiriya o la de Kandy. Impresiona la Reserva Forestal de Sinharaja y las fortificaciones de la ciudad de Galle, así como el Templo Dorado de Danbulla o las mesetas centrales de la isla.

Viajar a Sri Lanka: Polonnaruwa

© Bernard Gagnon

Sri Lanka es el país de las piedras preciosas, con excelente calidad y buen precio. Más del 50% de las gemas del mundo son naturales de la isla, con el zafiro como protagonista. Paseando por las calles de la ciudad de Kandy resulta imperdonable no entrar, al menos una vez, en sus preciosas joyerías para admirar los increíbles trabajos realizados con ellas.

Viajar a Sri Lanka: Minneriya national Park

© Carlos Delgado

Y de la ciudad a la naturaleza, porque este país es la cuna del elefante asiático, que se puede ver tanto en libertad como en lugares protegidos. El Orfanato de Elefantes de Pinnawala es un magnífico lugar para los niños, pues, siempre desde el respeto, podrán acercarse a ellos, tocarles e incluso darles de comer.

Y si el interés que nos ha llevado a viajar a Sri Lanka es gastronómico, nada mejor como descubrir las montañas en donde crece uno de los mejores tés negros del mundo. Viajar a Sri Lanka para visitar las plantaciones de Nuwara Eliya se convierte en toda una experiencia que puede culminar con una cata de diferentes clases de tés. Probablemente, de los mejores que habrás probado en tu vida.

Viajar a Sri Lanka: Plantación de Te en Haputale -

© Abdar

El país entero es un precioso jardín botánico. Nadie puede abandonarlo sin visitar una de las fábricas de canela y retroceder en el tiempo, cuando la Ruta de la Seda pasaba por Ceilán para abastecerse de los regalos naturales de la isla. Un lujo que hoy se puede descubrir a través de los platos de su rica y variada cocina. Toda una experiencia sensorial.

Sri Lanka es también una tierra con arraigadas costumbres. Peregrinar a Kandy es a lo que aspira cualquier budista de la escuela Theravada. Allí se encuentra el Templo del Diente de Buda. Tras una puerta de marfil que se abre tres veces al día observamos un relicario de oro que esconde siete cajas una dentro de otra. Es allí donde se guarda la reliquia.

Buda sentado de Gal Viharaya - Polonnawura

© Bernard Gagnon

Un país para ver y para sentir. Naturaleza desbordante, cultura recóndita, coquetos hoteles… solo tienes que encontrar la razón que te llevará a conocerlo.

 

Parques naturales de India: lugares de cuento

Escrito por: Tania Rodrígeuz

La madre naturaleza se muestra en sus plenas facultades y expresiones en los parques naturales de India. Pocos países en el mundo gozan de semejante diversidad y, en consecuencia, de tal número de Parques Naturales -actualmente hay cerca de cien Parques Nacionales de India-, lo cual supone un área territorial de casi 40.000 kilómetros cuadrados.

La belleza y majestuosidad de estos espacios de protección natural conlleva una mayor atención turística, sin embargo, la mayoría de los tours de estas características se centran en cuatro o cinco nombres, entre ellos el Parque Nacional de Bhandavgarh o de Pench, olvidándose –o relegando a un segundo plano- a otros destinos igualmente sorprendentes. Muchos de los parques naturales de India son unas joyas todavía por descubrir. A ellos dedicamos hoy este artículo.

parques naturales de India

© vaidyarupal

Uno de los espacios de mayor valor del país se halla en el Bosque de Gir, ubicado dentro de una reserva natural en el estado de Guyarat. En India se refieren a este lugar como el Santuario, una región de más de mil kilómetros de extensión en la cual se topa el Bosque mencionado –antiguamente coto real de caza-, en el que viven los últimos ejemplares salvajes de león asiático, aproximadamente entre unos 200 y 260. Además de este tipo de felino, es posible avistar leopardos, tigres, gatos de la jungla, hienas rayadas, chacales, mangostas indias y gatos monteses. Más al norte, en el estado de Uttaranchal, se sitúa el Parque Natural conocido como Valle de las Flores, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco a finales de los noventa. Alberga una amplia variedad de fauna y flora, esta última responsable de la gran belleza de sus laderas y prados, atestados de orquídeas, papaveráceas, caléndulas o margaritas, entre otras flores.

Parques naturales de India: Valley of Flowers National Park

© Prashant Ram

Los amantes del mar hallarán en el Parque Nacional Marino del Golfo de Mannar un tesoro submarino exquisito, formado debido a la franja de tierra que en su día unió India con Sri Lanka. Impresionantes corales, peces payaso, delfines, serpientes de mar, tortugas, ballenas y un sinfín más de especies marinas hacen de este ecosistema un paraíso para buceadores y Julios Verne modernos.

Parques naturales de India. Thar Desert

© Sankara Subramanian

Como contraposición, al noroeste de India, haciendo frontera con Pakistán, se encuentra en pleno Desierto de Thar el Desert National Park, uno de los de mayores dimensiones del país con más de tres mil kilómetros cuadrados. Su atractivo reside en sus magníficas dunas de arena onduladas, sus noches estrelladas, sus silencios como de otro mundo, sus rutas en camello, sus safaris en jeep, sus pueblos blancos de adobe y, cómo no, sus restos fósiles de dinosaurios con seis millones de años de antigüedad. Los mejores meses para visitar este fascinante Gran Desierto Indio declarado Parque Nacional van desde noviembre a enero.

Otros espacios naturales dignos de ser visitados son los de Ranthambore, uno de los más grandes del país situado en el estado norteño de Rajastán, conocido por su población de tigres en estado salvaje; así como el Parque Nacional de Pin Valley que, debido a su proximidad con el Tíbet, presente una gran influencia de esta cultura siendo habitual toparse con lugares sagrados y monasterios de singular atractivo. Debido a su altitud, los meses más recomendables para visitar la zona van de julio a octubre. Por otro lado, en el sur de India, se halla una de las maravillas naturales más llamativas de la región, las verdosas montañas Ghats (Patrimonio de la Humanidad).

Parques Naturales de India. Valle del Silencio.

© Indianature SG

Allí, en los Ghats del suroeste, sobre las Colinas Nilgiri, está el Parque Nacional Valle del Silencio, un lugar tranquilo y apartado, atrapado por la inmensidad de los bosques húmedos tropicales de la zona. Regado por el río Kuntipuzha a lo largo de más de quince kilómetros, este exótico valle cuenta además con la mayor población de Monos de Cola de León del mundo, un primate en peligro de extinción. Todos estos rincones naturales no hacen sino reivindicar a esa otra India alejada del caos de la ciudad, los bailes exóticos y las playas hippies. Esa India que, en silencio, continúa enseñándonos a disfrutar de lo que nos rodea con muy poco.