Viajar a Sri Lanka en agosto

Viajar a Sri Lanka en agosto
Califica este artículo

Sol, playa, cultura y naturaleza. Te sugerimos viajar a Sri Lanka en agosto si eres de aquellos que tiene intereses diversos y te apetece una aventura asiática. ¡La Isla Esmeralda lo tiene todo!

Escrito por: Enric Donate

Viajar a Sri Lanka en agosto

© Anke Sundermeier


Viajar a Sri Lanka en agosto: Esala Perahara

Viajar a Sri Lanka en agosto - Cosecha del te

© jürgen Scheffler

Viajar a Sri Lanka en agosto tiene premio. El Esala Perahara conmemora la llega del diente de Buda y la construcción del gran templo sobre el que gira toda la vida en Kandy. Más de diez días de procesiones recorren la ciudad y se acompañan de una vasta selección de música tradicional, bailes, marchas de antorchas, malabares…

En un palanquín a lomos de un elefante, la reliquia que hasta el siglo XVIII solo pudo ver el rey de la isla se expone a los miles de fieles que peregrinan hasta Kandy.

Viajar a Sri Lanka en agosto. Polonnaruwa

© Mohamed Nuzrath

Es difícil dejar atrás la excitación del festival, pero la isla tiene muchos más secretos que desvelar. En pocos días puedes coronar el mítico Pico de Adán, la montaña sagrada de Sri Lanka, y recorrer las plantaciones del país del té en Nuwara Eliya, donde descubrirás uno de los productos más famosos de Sri Lanka en un entorno inigualable.

Viajar a Sri Lanka en agosto: La jungla, las olas y las piedras

La mejor época para viajar a Sri Lanka podría coincidir con el mes de agosto. Además de los espectaculares festivales religiosos te debes escapar a los parques naturales. Es una época excelente para acercarte a los leopardos en Wilpattu y también la Reserva de la Biosfera del Bosque de Sinharaja o el Parque Nacional de Yala te dan la bienvenida. Sin embargo, ninguno puede compararse con la experiencia de presenciar “The Gathering”, la migración masiva de las manadas de elefantes en el Parque Nacional de Minneriya.

Viajar a Sri Lanka en agosto - Elefantes

© Mohamed Nuzrath

La temporada seca devuelve el foco a las playas desde Trincomalee en el este, donde además puedes avistar ballenas, hasta los bellos arenales del sur alrededor de la ciudad amurallada de Galle, Weligama, Bentota, Mirissa o Tangalle. Y aún no hemos pasado por el imprescindible Triángulo Cultural de Sri Lanka que resume la historia del país y la llegada del budismo en yacimientos como las cuevas de Dambulla, la antigua ciudad de Anuradhapura o los palacios en ruinas y los frescos de Sigiriya. Lo bueno de viajar a Sri Lanka en agosto es que no te faltarán tentaciones.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder