Viajar a Sri Lanka en febrero

Viajar a Sri Lanka en febrero
Califica este artículo

En febrero no hay Carnaval en Sri Lanka. Tampoco hay invierno. Viajar a Sri Lanka en febrero, es sinónimo de agradable clima tropical, naturaleza en su estado más salvaje y un montón de patrimonio que poner en tu agenda.

Escrito por: Enric Donate

Viajar a Sri Lanka en febrero - Playa de Mirissa

©Patty Ho


Viajar a Sri Lanka en febrero: La huella de Buda

Viajar a Sri Lanka en febrero es una invitación a celebrar Navam Poya. Se conmemora la designación de los dos primeros discípulos de Buda con procesiones de elefantes ataviados con hermosas telas. Desde Colombo hasta Kandy, se suceden las romerías más pintorescas.

Viajar a Sri Lanka en febrero. Buda en Polonnaruwa

©Suzy T

Sri Lanka está teñida por la cultura budista. Empezando por los yacimientos arqueológicos de las primeras ciudades sagradas en la isla, Anuradhapura, Dambulla y Polonnaruwa, hasta la imponente Roca del León en Sigirya, la cultura ceilandesa habla sobre el budismo primigenio. Kandy, la ciudad que alberga el Templo del Diente de Buda, completa el llamado Triángulo Cultural de Sri Lanka y te invita a seguir el viaje hacia el sur, hacia el país del té. En Nuwara Eliya, encontrarás plantaciones de esta infusión que serpentean adaptadas al terreno. El té fue traído a la isla por los británicos y es hoy uno de sus principales productos de exportación.

Antes de dejar el corazón de Sri Lanka, debes emprender el camino a la cima del Sri Pada o Pico de Adán, una peregrinación que aúna a todas las religiones de la isla alrededor de una montaña que para muchos es sagrada. Después de los miles de escalones te espera un amanecer inigualable y un cráter que se cree que es la pisada del mismo Buda.

Viajar a Sri Lanka en febrero: Naturaleza Salvaje

Los parques naturales de Sri Lanka deben estar en tu lista si vas a Viajar a Sri Lanka en febrero. Empieza la mejor época para viajar a Sri Lanka y visitar el bosque de Sinharaja, la reserva de selva tropical más virgen de Sri Lanka, con un 60% de especies endémicas. Panteras y elefantes se esconden entre su densa vegetación. En el mar podrás avistar ballenas en la costa sur, en alguna de las expediciones que salen de Mirissa, y en la costa oeste podrás ver las manadas de delfines en Kalpitiya.

Viajar a Sri Lanka en febrero. Baño de los elefantes en el río Maha Oya

©Mohamed Nuzrath

Las playas de Sri Lanka son una excelente elección para terminar tus días en la Isla Esmeralda con un poco de descanso. La mayoría del litoral ceilandés es casi virgen, por lo que cualquier punto de la costa puede convertirse en una playa paradisíaca y casi desierta. Cerca de la playa de Unawatuna, siempre entre las primeras en los rankings de las más bellas del mundo, podrás además presenciar una forma de pesca en peligro de extinción: los pescadores con zancos de Sri Lanka que continúan saliendo cada día en busca de las capturas más frescas. No dudes que alguna terminará a las pocas horas en tu plato.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Responder