Made in India

Mira a tu alrededor, en tu casa, en tu día a día. Seguro tienes algún producto con etiqueta Made in India. Artesanía, muebles, bisutería y joyas, ropa…
Y si no lo ves a simple vista, bastaría con analizar la procedencia de algunos de los elementos o componentes con que está fabricado tu ordenador, tu coche o tu móvil.
¿Sabes qué se fabrica en India? ¿Qué productos exporta?

Exportaciones India

India sigue asombrando con su desarrollo económico y su crecimiento en la última década. Según el Fondo Monetario Internacional es la cuarta economía que más crece.
Con sus casi 500 millones de trabajadores y trabajadoras, la población activa india es la segunda más grande del mundo. El sector servicios es el más importante en la economía india, con un 54% de la mano de obra dedicada, seguido de la agricultura con un 28% y el sector industrial con un 18%.

¿Qué produce India? En agricultura destaca por su producción de arroz, lana, algodón, especias… y en industria por su desarrollo textil, en telecomunicaciones, productos químicos, comida procesada, hierro, equipo para transportes, cemento, minería, plásticos y software. Sus exportaciones se centran principalmente en derivados del petróleo, en productos textiles, artesanía, joyería, hardware y software o productos químicos.
Y aquí cabe mencionar expresamente la industria farmacéutica, ya que India es uno de los principales fabricantes de medicamentos genéricos.
India es fuerte en el apartado militar, nuclear y de telecomunicaciones. De hecho es el lugar del mundo donde más rápido crecen las empresas de telefonía hoy día, con más de 200 millones de nuevos usuarios en 2010-2011. También en innovación, con aportaciones sugerentes como el iPad más barato del mercado, fabricado en India y en venta por sólo 32 dólares.
Y también es importante su desarrollo en automoción, un sector en alza en los últimos años y muy orientado a un público de grandes contrastes en su poder adquisitivo. Y si no fijémonos en Tata Motors, que produce en India el automóvil más barato del mundo, llamado “el coche del pueblo” (people’s car), cuyo precio de venta al público ronda los 2.500 dólares.

India crece mucho y bien, y sus profesionales son cada vez mejores. Además, hablan inglés, por lo que no es desacertado decir que una de las más comprometedoras exportaciones de India en los últimos años ha sido la mano de obra cualificada. El sector informático y los servicios financieros internacionales cuentan cada vez con más trabajadores de altísimo nivel formados o nacidos en India. Una auténtica fuga de cerebros que, gracias a la fuerte inversión del propio país y al establecimiento de empresas en suelo indio, va en descenso.

Si nos fijamos en sus indicadores macroeconómicos son cifras arrolladoras, sin embargo, y a pesar de los importantes avances de los últimos años, India sigue enfrentándose cada día al reto de poseer una de las poblaciones más amenazadas por la pobreza en el planeta y unos indicadores de desarrollo humano muy deficientes.

Más información:
http://www.india-exports.com/


Sobre el autor:
DavidDavid Martín es colaborador de Sociedad Geográfica de las Indias. Fascinado por India, sus gentes y su diversidad, David colabora con Sociedad Geográfica de las Indias desde 2008, haciéndolo compatible con su trabajo en organizaciones como Unicef o Amnistía Internacional. Con nosotros ha dirigido la estrategia de comunicación y redes sociales hasta 2011 y actualmente colabora aportando una visión humana, transformadora y comprometida, asegurando que un viaje exclusivo y de alta calidad sea compatible con una experiencia enfocada al descubrimiento y el respeto por las personas y las costumbres locales. Para más información: [Quiénes somos]

La relación de los pobres con sus líderes políticos en India

Por Dipankar Gupta, profesor de Sociología en Jawaharlal Nehru University.

Los pobres saben bien que no vale la pena ser puros y honrados.
Las casas en los barrios más pobres rebosan de honradez, pero no tienen suficientes granos para su supervivencia diaria. Por eso no encuentran ninguna dignidad en una vida de miseria. Si tuviesen la iniciativa necesaria, dejarían todo a un lado y se volverían corruptos, pero la mayoría carecen del estómago y de los medios para hacer realidad este «sueño».

Cuando alguien de este grupo social rompe la barrera de la «pureza» y acumula grandes cantidades de riqueza, es una celebración. Si este recien converso continúa hablando en nombre de los pobres y regresa de vez en cuando a su pueblo original, es una señal del nacimiento de un nuevo líder.
Así sus amigos, vecinos o familiares pobres, indirectamente a través de su allegado, pueden llevar una vida de glamour porque la fama y la fortuna ya no son tan lejanas. Después de todo, uno de ellos ha conseguido llegar a la cumbre.

Y teniendo esta oportunidad de ostentación y lujo al alcance, ¿por qué optar por un líder pobre en lugar de uno que vive con pompa y esplendor? ¿Porqué un pobre debe inclinar la cabeza ante otro pobre? Identificarse con un líder que va a la cama con diamantes puestos y desayuna en compañía de burócratas de alto rango, es una cosa de orgullo para los pobres.

¿Por qué solamente la gente con éxito y dinero deberían de tener líderes con éxito y dinero que vivan por la vía rápida y vuelen en jets privados? ¿Acaso los pobres no pueden desear lo mismo para sus líderes?

En la democracia india, los líderes siempre son más ricos que sus seguidores. No ocurre nunca lo contrario. Sin embargo, cuando un líder pobre trata de dirigir a los pobres, no perdura mucho.

Cuando a un líder politico le pillaron aceptando un soborno miserable de 10 millones de rupias (unos 170 mil euros), muchos de sus partidarios estaban desesperados. Sentían que si el soborno hubiera sido de una cantidad verdaderamente considerable, nadie se hubiera atrevido a tocarle a su líder.

Y es que los líderes siempre deben ser suficientemente prósperos para permitirse una serie de lujos y servicios. Hemos oído historias apócrifas de que Motilal Nehru (padre de Jawaharlal Nehru) mandaba su ropa a Londres para limpiarla en seco. Y después de la Independencia, las clases educadas admiraban la vida aristocrática de Jawaharlal Nehru mientras ellos vivían en condiciones modestas. Entonces, ¿por qué parece extraño cuando un lider surge de la nada y te deja ciego con el brillo  de sus joyas?

El punto de origen es diferente pero el efecto es el mismo. En los tiempos del latifundismo, los zapateros de los jefes feudales ocupaban una posición superior a los zapateros de la clase servil. Los joyeros de los reyes eran más privilegiados que los orfebres en los bazares. El sacerdote del rey era superior al que hacía los rituales para el jefe feudal quien a su vez era superior al sacerdote del templo local.
La jerarquía de la clase trabajadora se basaba en jerarquía de sus amos. Cuando la movilidad era mas o menos cerrada, la única manera para los pobres de vivir sus sueños era a través de sus líderes.
El carpintero pobre se consideraba inferior al carpintero rico simplemente porque el otro servía a un amo superior.

En este sistema, la movilidad hacia arriba era a base del amo de uno y no de la habilidad. Esto resultó en adulación descarada por un lado y vida ostentosa por otro. Porque el «amo» era consciente de que cuanto más lujosa pareciera su vida, más admiración y respeto despertaría entre los pobres que lo rodeaban o lo servían.

El mismo principio opera en el mundo de la política en India. Aquí, la movilidad social está bastante limitada para la gran  mayoría. Para el común de los indios, la necesidad de tener un patrocinador en sus vidas es evidente . Porque cuando un líder político indio ostenta su riqueza, sube las expectativas de los pobres. ¿Podrá ser este líder mi patrocinador? ¿ Podrá ser esta otra oportunidad de escapar la miseria?

La relación entre los políticos y los votantes es muy diferente en occidente, por lo que no parece oportuno comparar nuestro sistema con el de ellos. Como la movilidad social ha estrechado las diferencias de clases en aquellas sociedades, la «política del patrocinador» a la que nos estamos refiriendo tiene poca importancia allá. Los líderes y el pueblo llevan una vida similar en Europa y Norteamérica: van más o menos a los mismos sitios y hacen las compras en las mismas tiendas.
Como los votantes y los políticos se parecen, cualquier muestra de la pompa mal adquirida se detesta en las democracias avanzadas.

Pero en la India, la mayor democracia del mundo, es diferente. Tener un buen patrocinador significa alegría para siempre; y si mi líder es más ostentoso que el tuyo, entonces he elegido bien.
>Traducido por Amarjeet Singh, Sociedad Geográfica de las Indias.


Sobre el autor:
AmarjeetAmarjeet Singh es Coordinador de viaje y guía personal para Sociedad Geográfica de las Indias. Licenciado en Filología Hispánica, es amante de España y la cultura hispánica y un gran humanista interesado en el encuentro entre culturas. Para más información: [Quiénes somos]

El ‘no’ de las niñas

Matrimonio concertado y matrimonio infantil, se convierten en la India en un binomio impactante, no sólo por la crudeza de la realidad que lo rodea, sino también por lo abrumador de sus cifras y de sus consecuencias.

Para entender la profundidad del tema, hay que pensar en la metáfora del pez que se muerde la cola… Más del 90% de los matrimonios en la India son matrimonios concertados o arreglados por las familias. En casi la totalidad de ellos se “negocia” con la dote (dowry) que deben pagar los padres de la novia a los padres/familia del novio y que desgraciadamente alcanza proporciones casi ilimitadas.
Cuanto más joven/niña sea la novia, menor es la dote que hay que pagar. Casi la mitad de las mujeres (el 43%) se casan siendo aún niñas. Un 83% abandona el colegio al casarse. Un 22% se queda embarazada antes de los 18 años. Seis mil madres adolescentes mueren cada año…

¿Quién puede romper la cadena? ¿Cómo romperla? ¿En qué eslabón de la misma puede una niña pronunciar el temido “No quiero”? ¿Puede realmente hacerlo, las dejan?…

Las leyes prohíben la “dote”, las leyes prohíben el matrimonio infantil, las leyes protegen a las niñas de los abusos… pero las cifras no mienten.

Frente a este panorama desolador y desgraciadamente cotidiano, encontramos algunas “voces de esperanza”… voces dulces y suaves que se tornan profundas y graves cuando hablan de su “revolución”, cuando gritan a todo y a todos el tan temido y humillante “No quiero”, gracias a estas pequeñas grandes voces, el cambio será posible un día…

Foto cedida por Belén Serrano (www.belenserrano.com)

Foto cedida por Belén Serrano (www.belenserrano.com)

Leer más...

Nuevos tiempos, contra la corrupción

Soplan nuevos tiempos en India.
El país, mezcla de la modernidad más vanguardista y del pasado más legendario, toma las riendas contra la corrupción. Ha sido la primera vez, y quizá no la última.

Facebook, Twitter y miles de emails recorriendo las venas cibernéticas de India exigiendo responsabilidades por la corrupción. Tras los Juegos Olímpicos de la Commonwealth, celebrados en 2010, salieron a la luz pública numerosos escándalos de corrupción. Hace unos días, los indios salían a la calle a protestar contra la corrupción; y como no podía ser de otra manera: de forma pacífica, educada… rotunda.

Y este clamor llegará lejos… exigiendo transparencia y ética a diferentes sectores sociales y productivos: las licencias públicas de telefonía, obras públicas, funcionarios de diversos ramos… se extenderá… y, cómo no, llegará al ámbito del turismo, que cada vez es una fuente de ingreso más importante para el país.

Y ojalá dentro de muy poco, la práctica de las comisiones en tiendas para turistas, los precios fantasma, las invisibles expenses y todo ese tipo de prácticas sean repudiadas por sus actores… y también por sus víctimas, los turistas.
Como en la mayoría de países del mundo, incluido España, por supuesto, en India existe esa fea práctica de las salvajes comisiones en las tiendas, restaurantes. Usar el tiempo de los demás para hacer un peregrinaje de diverso pelaje con el único objetivo de ganar un dinero extra, saqueando carteras con artículos que no lo valen, explotando la confianza, dinamitando la imagen del país.

Sociedad Geográfica de las Indias tiene expresamente recogido en su código interno de buenas prácticas que jamás se utilizará el tiempo del cliente en beneficio propio. Por eso, entre otras cosas, nada de llevar a nadie de tiendas salvo que lo pida expresamente.
Por eso se llaman vacaciones, por que uno puede relajarse y disfrutar, estando cuidado por un equipo cuyo único objetivo es la satisfacción del cliente. Los mejores viajes, son los que se pagan de una sola vez: antes de salir; y los peores los que se pagan antes, durante y después….

Súmate.
Vota por India, vota contra la corrupción:  http://voteforindia.org/

 


Sobre el autor:
PabloPablo Pascual es Director de Sociedad Geográfica de las Indias. Gran conocedor de India, Pablo se obstinó en ofrecer lo que a él le gustaría encontrar en el sector de agencias de viajes tradicionales: especialistas por destino con un solo propósito, la calidad. Para más información: [Quiénes somos]

Mujeres de India, igualdad escurridiza

Por: Dra. Elizabeth Menon.
Traducido por Maria José Morales.

Las mujeres siguen siendo el blanco de atrocidades en diferentes formas. Aunque tenemos leyes, su implementación deja mucho que desear.

El Día de la Mujer fue la celebración de los logros económicos, políticos, sociales y culturales de la mujer, logros contemporáneos y futuros.
Las mujeres, por ejemplo, son explotadas haciendo trabajos forzados en salones de masajes, servicios de “compañía”, prostíbulos, prostitucion callejera y pornografía. No es suficiente con preguntarse ¿Por qué ocurren estas barbaridades en nuestra sociedad? Es nuestra obligación asegurarnos de que las autoridades aplican las leyes existentes, ponen en practica medidas de seguridad y castigan a aquellos encontrados culpables.
India tiene leyes como “la Prevención del Tráfico Inmoral”, “El Acta de Prevención de la dote (dowry)”, “la Ley de Abolición del Sati” (antigua costumbre en la que se quemaba a la viuda en la pira funeraria del marido) y muchas más, pero una pobre aplicación, el castigo ineficiente, la corrupción y la complacencia las convierte en inútiles.

Foto por: David Martín · SGI 2008

Foto por: David Martín · SGI 2008

Leer más...