Baoris de India: descensos mágicos

Baoris de India: descensos mágicos
Califica este artículo

Famoso Chand Baori, uno de los baoris de India más famosos Interior del famoso Chand Baori de Abhaneri. © Steve McCurry

Aunque el Taj Mahal o los palacios de Rajastán se han convertido en algunos de los lugares más icónicos de India, no debemos olvidar el encanto de otras muchas atracciones como, por ejemplo, los imponentes baoris. Estos “pozos escalonados” erigidos en el siglo III d.C. no solo revelan parte de la historia del subcontinente, sino que se convierten en lugares de un silencio y magia inconfundible.

Escrito por: Alberto Piernas

Baoris de India

7-pueblos-con-encanto-en-india-del-norte

Interior de Chand Baori © Brandon and fine-tuned in Lightroom.

En algún momento del siglo III d.C., en la India occidental, tan árida y desértica, la de Rajastán o Gujarat, comenzó a proliferar un tipo de construcción que, con el tiempo, terminaría inspirando a un subcontinente colmado de palacios, fortalezas y mausoleos.

Los pozos escalonados conocidos como “baori” o “baoli” en hindi o “Vav” en idioma gujarani, son profundos aljibes que, durante las escasas épocas de lluvia, almacenaban el agua que posteriormente era recogido por las mujeres. Sin embargo, a diferencia de los pozos que podamos encontrar en Occidente, aquí el descenso al pozo se conforma de cientos de escalones que envuelven lugares de una gran belleza y espiritualidad.

Además, los huecos sombreados donde ocultarse de las altas temperaturas del desierto o la energía de su estructura convirtió estos pozos con el tiempo en lugares donde socializar, rezar o depositar ofrendas que incitó a la ornamentación de estas estructuras.

Con el paso del tiempo, los baoris fueron extendiéndose hacia otros países como Pakistán y su apariencia influyó en las zonas ajardinadas de otros monumentos posteriores como el Taj Mahal de Agra.

A día de hoy, los baoris continúan siendo una rareza arquitectónica en la que perderse durante cualquier viaje por India. Os sumergimos en los más pintorescos:

Chand Baori (Abhaneri, Rajastán)

Escalones del Chand Baori, el baori más famoso de India

Interior cercado de Chand Baori, en Abhaneri. © Wikipedia Commons

Ubicado en la población de Abhaneri, no lejos de la ciudad de Jaipur, el pozo más famoso de India es todo un deleite para los sentidos. Un santuario apartado de las rutas comerciales que despliega hasta 3500 escalones repartidos en 13 niveles diferentes vallados al público a fin de asegurar la visita de quienes llegan buscando asomarse a una de las grandes atracciones de Rajastán.

Toorji ka Jhalra (Jodhpur)

El baori de Jodhpur, uno de los más famosos de Rajastán e India

El famoso baori de Jodhpur. ©Manu Moudgil

Inaugurado en 1740 por la maharaní del clan Tanwar como una forma de contentar a sus súbditas, el famoso baori de la ciudad azul de Jodhpur se convirtió en un lugar de reunión que, sin embargo, con el tiempo quedó condenado al olvido. Por suerte, los últimos años han resucitado este lugar místico al que actualmente se asoman hoteles, tiendas o cafés como el coqueto Stepwell, reinventando el patrimonio y convirtiendo este en uno de los lugares de Rajastán que mejor combina pasado y presente.

Rani Ki Vav (Patan, Gujarat)

Rani Ki Vav , baori patrimonio de la Unesco en Gujarat

Interior de Rani Ki Vav, en Gujarat. © Sahapedia

Alrededor del 1050 d.C., en el pueblo de Patan fue construido uno de los “vav” más grandes de India, también conocido como “Aljibe de la Reina”. Erigido en honor al rey Bimdev y su viuda, la Reina Udayamati, el pozo fue inundado por el río Saraswati hasta ser redescubierto en los años 80 por la Sociedad Arqueológica de India (ASI). El resultado fue la extracción de numerosas estatuas y pinturas de dioses como Lord Vishnu hasta convertirlo en uno de los espacios más espectaculares de India del Norte. Tanto, que la Unesco no dudó en nombrarlo Patrimonio de la Humanidad en 2014.

Baori del Templo del Sol (Modhera, Gujarat)

Visitantes en el baori o kundar del Sun Temple de Modhera

Baori del famoso Sun Temple de Modhera © Source ciet

Situado en la orilla del río Pushpavati, el conocido como Templo del Sol fue erigido hace miles de años cerca del Trópico de Cáncer como homenaje al dios Surya, convirtiéndose en uno de los complejos monumentales más curiosos (y descuidados) del estado de Gujarat. Un recorrido a través de tres secciones (la entrada, la nave principal y la ceremonial), que terminan asomándose al imponente Kunda, un baori que data del siglo XI d.C. cuyos escalones albergan a locales y visitantes que deciden sentarse para reflexionar o interactuar entre ellos.

Agrasen Ki Baoli (Nueva Delhi)

Agrasen Ki Baoli, uno de los pocos baoris urbanos de India

Acceso al Agrasen Ki Baoli de Delhi © Delhi by Delhi

Si os encontráis por Connaught Place, en el centro de Nueva Delhi, descubriréis un baori  incrustado en plena zona urbana cuyos 103 escalones nos conducen a un lugar místico, como de cuento. De hecho, a menudo pueden verse a diferentes oradores que ilustran a los visitantes con historias de fantasmas pululando por los pasadizos de este curioso baori.

Pushkarini Hampi (Karnataka)

Los pushkarini, baoris típicos de Karnataka

Uno de los baoris del complejo de Hampi, en Karnataka © Wikipedia Commons

Los conocidos como “pushkarini” (o templos pecera) hacen alusión a ciertas zonas de antiguos complejos arquitectónicos reservados para baños sanadores en el estado de Karnataka. En el caso del inconfundible conjunto arquitectónico de Hampi, su pushkarini es un baori a cuyas aguas se le atribuían poderes curativos en la antigüedad. A su vez, el enclave servía como lugar de reunión para los miembros del antiguo imperio Vijayanagara, siendo muchos los barcos o estatuas insertados en el agua a fin de rendir tributo a los dioses a través de fastuosas representaciones.

¿Te gustaría asomarte a estos magníficos baoris durante tu viaje a India?

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

 

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.