Historia de Sri Lanka: un cruce entre rutas y pueblos

Escrito por: Javier Galán

Empezamos un breve recorrido histórico por la isla asiática. Historia de Sri Lanka, de los veddas a la independencia.

Historia de Sri Lanka

© Wikimedia Commons

Sri Lanka lleva cautivando a inmigrantes, mercaderes y viajeros procedentes de Asia y Oriente Medio desde tiempos inmemoriales. Su cercanía a India la ha convertido desde siempre en lugar de paso y repaso de una gran parte de las rutas comerciales orientales. Este tránsito constante de personas, personajes y mercancías ha moldeado lógicamente su historia para convertirla en una tierra de continuo cambio.

Se cree que los habitantes prehistóricos de Sri Lanka son antepasados de los veddas, un pueblo indígena que aún habita la isla. Sus antecesores pudieron adaptarse y acomodarse gracias a la diversidad y riqueza de la isla, con una superficie que en España estaría entre las de Aragón y Castilla la Mancha, o en Colombia sería comparable al departamento de Antioquía.

 

Historia de Sri Lanka

© Wijeya Newspapers Ltd.Colombo

Adelantándonos siglos y siglos se llega al siglo IV a.C, cuando se estableció el primer reino del que se tiene constancia en Sri Lanka: Anuradhapura. Su coexistencia con otras dinastías no impidió a sus reyes gobernar toda la isla y establecer una capital de facto en la ciudad que lleva el mismo nombre, en la zona norte. El apoyo en y del budismo cobró una gran importancia durante la preponderancia anuradhapura creando poco a poco, generación tras generación, la cultura cingalesa que hoy día impregna Sri Lanka.

Parte de ese sentimiento de unión proviene de la leyenda que cuenta la llegada de una reliquia, un supuesto diente de Buda, en el siglo IV d.C. Este hecho permitió al budismo consolidar su posición entre los cingaleses, generando una identidad nacional e inspirando el desarrollo de su cultura.

Historia de Sri Lanka: Templo del Diente de Buda

© Lucille Kanzawa

Historia de Sri Lanka

© An Elephant Hunt in Ceylon

La situación geográfica de Sri Lanka en el Índico le permitió, con la mejora de las rutas comerciales, erigirse en ese centro del que hablábamos. Entre otras materias, las piedras preciosas, la canela, el marfil o los elefantes destacaban en los intercambios. Para cuando los portugueses llegaron en el siglo XVI en sus barcos europeos cohabitaban en Sri Lanka tres reinos: el tamil de Jaffna y los reinos cingaleses de Kandy y Kotte. Los portugueses intentaron saciar sus ansias expansionistas estrechando sus alianzas con el reino de Kotte; apoderándose y sometiendo los territorios pertenecientes a los Jaffna pero se toparon con la resistencia de los habitantes del reino de Kandy, que consiguió erigirse en la protectora de la fe budista que aún hoy se siente en la ciudad que lleva ese nombre como reminiscencia.

Parte ya del tablero de juego mundial, en el siglo XVII los holandeses pusieron su punto de mira en el comercio de especias cingalés, desatándose la guerra luso-holandesa, resultando estos últimos vencedores y, tras violar algún que otro pacto con los cingaleses, imponer sus condiciones.

Historia de Sri Lanka - Fortaleza holandesa en Galle

© trip2lanka

La llegada británica devino en su control más o menos explícito durante varios siglos en Sri Lanka, comercial o militarmente. Hasta que la isla consiguió su independencia de la metrópoli británica en 1948. Ceilán era soberana, al menos sobre el papel. Para 1972 el nombre del país se cambió por Sri Lanka, dejando atrás su época colonial, entrando en una época de república moderna sin olvidar la historia que ha marcado su pasado.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Qué visitar en Trincomalee

Escrito por: Esther Pardo

Descubre Trincomalee: qué visitar en una de las ciudades con más encanto e historia de Sri Lanka?

Trincomalee qué visitar - Templo de Koneswaran

© Dschen Reinecke

Al este de Sri Lanka se encuentra Trincomalee, centro de la cultura tamil de la isla. Su espectacular ubicación y su riqueza histórica y patrimonial te atraparán al instante. Los lugares que visitar son muchos, pero aquí te descubrimos los que no te puedes perder:

Templo Koneswaran: El camino hasta llegar a uno de los templos hindúes más visitados de toda Asia ya es toda una experiencia. Abastecerse en los puestos ambulantes o cruzarse con ciervos, monos o pavos reales son algunos de los entretenimientos de la subida. Una vez allí, el disfrute de la colorida arquitectura religiosa de este lugar sagrado tamil se potencia por sus espectaculares vistas al mar.

Trincomalee qué visitar - Playa de Uppuveli

© Alexander’s eyes

Lankapatuna Samudragiri Viharaya: si quieres averiguar dónde, según la leyenda, llegó la reliquia del diente de Buda traído desde la India por la princesa Hemamala y el príncipe Dantha, es necesario visitar este antiguo templo budista, actualmente restaurado. Al igual que el anterior, las vistas a mar abierto son parte del encanto de esta dagoba.

Fort Frederick: fortaleza del siglo XVII -cuando la zona estaba bajo ocupación portuguesa- de las mejor conservadas. Es parte muy importante de la arquitectura del lugar ya que las invasiones y los conflictos bélicos han marcado la historia de todo el país (sobre todo la contemporánea, con el ya desaparecido enfrentamiento entre las etnias indias tamil y cingalesa durante veinte años). Para amantes de la naturaleza, es un sitio ideal para encontrarse con los numerosos ciervos que pueblan el paraje y contemplar una privilegiada vista del puerto.

Trincomalee qué visitar: Fort Frederick

© Amila Tennakoon

El puerto: Trincomalee es una de las ciudades portuarias por excelencia de Sri Lanka, por lo que la visita ayuda a entender la importancia del lugar en el desarrollo del comercio ya desde la antigüedad, por sus intercambios con China y el sudeste asiático, y su valor para occidente durante las dos guerras mundiales por su posición geoestratégica.

Las playas de Sri Lanka: disfrutar del mar es otro de los placeres que procura este destino. Ya sea avistando orcas o delfines, haciendo surf en Sri Lanka, submarinismo o esnórquel, o simplemente dándose un chapuzón, cuenta con playas claras, poco transitadas y de aguas turquesas como las de Uppuveli o Nilaveli.

Trincomalee qué visitar - Playa de Nilaveli

© Annette777

También hay opción de darse un baño en las aguas termales de Kanniya. O simplemente, disfrutar de un paseo entre la arquitectura de sabor colonial gracias a los numerosos edificios construidos para ser ocupados por los trabajadores de la Compañía Británica de las Indias Orientales.

 

Conoce la romántica historia del Taj Mahal

Escrito por: Alberto Piernas

Nos adentramos en la historia del Taj Mahal, en Agra, el monumento más famoso de la India y cuna de una de las historias de amor más universales de Asia.

Historia del Taj Mahal

© MarcBW

Érase una vez un príncipe llamado Shah Jahan, hijo del emperador mogol de la India y futuro heredero del trono. Un joven apuesto, ambicioso y de muchas inquietudes quien, con tal sólo 14 años, decidió aventurarse en los misterios del Bazar Meena, en la ciudad de Agra. Fue allí donde, envuelta entre gemas preciosas y aromas de especias, halló a una princesa persa llamada Arjumand Banu Begum. El romance surgió al instante entre ambos, empujando al príncipe a declararle su amor.

Tras presentarla en la corte y tomarla como esposa, Jahan cambió el nombre de la princesa al de Mumtaz Mahal (la Joya del Palacio). Durante los años siguientes, ambos vivieron una historia de amor propia de Las Mil y Una Noches: pasearon su romance por los parajes más ensoñadores de la India, tomaron juntos grandes decisiones en lo que respectaba al país y tuvieron muchos hijos. Sin embargo, la tragedia se cernió sobre el matrimonio en 1631, año en el que la emperatriz Mumtaz murió debido a las complicaciones surgidas durante el alumbramiento de su decimocuarto hijo.

Historia del Taj Mahal - Protagonistas de la historia del Taj Mahal

© Rajiva Wijesinha

Oculto en las sombras del luto, Jahan lloró la muerte de su esposa durante meses, sintiendo que su pérdida merecía un digno homenaje. De este modo, en 1632 comenzó la construcción del mausoleo más famoso del mundo, un palacio nutrido por las influencias de las culturas mogola, persa e india, salpicado de fuentes y copado por esas carismáticas cúpulas que convertirían el Taj Mahal en el icono más glorioso de la India.

Historia del Taj Mahal - Taj Mahal al atardecer

© Roehan Rengadurai

Tras más de veinte años, la construcción del Taj Mahal fue posible gracias a la gestión de Jahan y el trabajo de más de 22 mil personas entre las que encontramos reputados arquitectos, obreros y artesanos a los que, según la leyenda, el príncipe cortó las manos con tal de que estas no moldeasen una joya arquitectónica igual o superior a la suya propia. Durante aquel período, el cuerpo de Mumtaz yació en diferentes enclaves cercanos, entre ellos una fosa junto al río Yamuna, hasta reposar en la tumba prometida.

Historia del Taj Mahal - el Fuerte Rojo

© Daniel Mennerich

Para cuando el Taj Mahal fue finalizado, Aurangzeb, el tercer y más rebelde hijo de Shah Jahan, conquistó la ciudad y encerró a su padre en el Fuerte de Agra. Desde la celda que le separaba de los sueños construidos durante veintitrés años, un impotente y enfermo Jahan pidió como único favor el traslado de la tumba de Mumtaz al cenotafio del Taj Mahal.

Finalmente, el emperador murió en 1666, siendo su cuerpo trasladado al interior del mausoleo, junto al de su fallecida amada.

Desde entonces, muchos han sido los expertos que se han empeñado en desmitificar la romántica historia del Taj Mahal. Sin embargo, el mundo sigue queriendo creer en aquel exótico romance como razón del santuario en el que las tumbas de sendos amantes  reposan desde hace más de trescientos años.

taj mahal

A día de hoy, el Taj Mahal, declarado Patrimonio de la Unesco en 1983, continúa siendo el monumento más importante de la India y uno de los grandes highlights de toda visita al subcontinente. Un monumento que recomendamos descubrir bajo esos atardeceres orientales como telón de fondo (y con los pies descalzos), lo cual os permitirá percibir aún mejor el encanto de esa historia de amor que aún suspira entre sus rincones.

Nacimiento de Valmiki, el gran poeta de Ramayana

El día 27 de octubre se celebra el nacimiento de Valmiki, el gran poeta de Ramayana. Maharishi Valmiki Jayanti es una fiesta regional. 

Este día se conmemora el nacimiento de Adi Kavi Valmiki, venerado por ser uno de los grandes autores de la literatura sánscrita y autor de la épica Ramayana, además de ser el conocido como “el primer poeta” por inventar el śloka, el verso que define la forma de este tipo de poesía.

Nacimiento de Valmiki

© Ashley Van Haeften

 

Nacimiento de Gandhi, Mahatma Gandhji Jayanti

El día 2 de octubre, cada año, se celebra el nacimiento de Gandhi. Es una fiesta nacional en la India.

Nacimiento de Gandhi

Gandhi al final de la Marcha de la Sal, 5 abril 1930

Cada 2 de octubre toda la India homenajea a Mahatma Gandhi, principal artífice de la independencia del país. En reconocimiento a esta importante figura, la ONU declaró el día del cumpleaños del líder como el Día Internacional de la No Violencia.

Para conocer más fiestas en la India, consulta nuestro calendario de fiestas en India.

Nacimiento de Gandhi

© U.S. Embassy New Delhi

La India en fotos: la India de Henri Cartier-Bresson

Escrito por: Esther Pardo

El siglo XX contó con un testigo de excepción: Henri Cartier-Bresson. Padre del fotoperiodismo, cofundador de la cooperativa Magnum Photos junto con Capa, Rodger, Seymour y Vandivert y compañero de su inseparable Leica, supo capturar como nadie el instante y estar en el momento justo en el lugar adecuado. Uno de esos lugares fue India donde la casualidad le situó en el domicilio de mahatma Gandhi el día en que fue asesinado. La India en fotos, la India de Henri Cartier-Bresson.

India en fotos

Cuando Cartier-Bresson llegó a la India, poco después de su independencia, ya había hecho reportajes de Costa de Marfil, México, la guerra civil española, la coronación de Jorge VI, la liberación de París o la Alemania en ruinas tras la II Guerra Mundial. En ellos, su pasión por la composición geométrica, su sentido de la medida su claridad y sobre todo su capacidad de aunar su visión interior de la realidad con la exterior le granjearon un enorme prestigio.

Sin embargo, cuando llegó a Bombay en 1947 ni siquiera sospechaba que su estancia se alargaría durante más de un año y le llevaría, de nuevo, a ser partícipe de la historia. Porque lo que el fotógrafo encontró en el subcontinente no fue un país, sino un mundo que le deslumbró. Por ello se decidió a disparar con su cámara todo aquello que le sugirió la civilización que estaba descubriendo.

India en fotos

© Sebastian Januszevski

Seiscientos mil refugiados que están acampados en Kurukshetra (estado de Jariana, norte de India); líderes nacionalistas arengando a las masas; enfermos de cólera; intocables que esperan el reparto de alimentos en las calles de Bombay; refugiados que se hacinan en un tren en Dehli rumbo a Lahore; las procesiones alrededor de los templos; ingleses de la alta sociedad charlando en un jardín; invitados al cumpleaños del marajá de Baroda; mujeres de Cachemira ataviadas con sus saris; el ritual del lavado de ropa en Ahmedabad; la boda de la hija del marajá de Jaipur…

Cartier-Bresson siempre buscó ir al centro mismo de la historia en marcha y en esa época eso tenía un nombre: Gandhi. Gracias a los contactos que hizo su mujer Ratna, procedente de Java e introductora de su marido en temas relacionados con Oriente, fue capaz de llegar a Nehru. Sólo era cuestión de tiempo el conocer a la Gran Alma de esa utopía hecha realidad. Ese día llegó el 30 de enero de 1948.

Mahatma Gandhi Cartier-BressonEn Birla House, el fotógrafo busca la instantánea perfecta del gran hombre y consigue encontrarla. Un primer plano de Ganchi, con una mano alzada, hablando todo el conjunto de la persona y el personaje. Poco antes de marchar, Gandhi sintió curiosidad por un libro de fotos que llevaba Bresson. En concreto, se detiene en una de ellas: un cortejo fúnebre. La muerte, el gran tema de la vida. Así concluyen la entrevista.

Henri se aleja pocos kilómetros en su bici cuando una multitud alterada le atrapa y le da la noticia: han disparado a Gandhi en su jardín y allí mismo ha fallecido. De nuevo el azar le coloca en el papel de testigo. Su obligación en ese momento, la de retratar a un pueblo afrontando una de las mayores calamidades de su vida. Las últimas instantáneas hechas al padre de la nación india así como las de su cremación y el esparcimiento de sus cenizas por el Ganges y el Jamna dieron la vuelta al mundo.

Cartier aún permaneció en el subcontinente el tiempo necesario como para estar en el armisticio entre India y Pakistán en Hyderabad y plasmar la fiebre de elecciones municipales o las revueltas comunistas con una mirada llena de poesía y humanismo de un mundo que le marcó para siempre.