Birdwatching en India: Los mejores lugares para practicarlo

Escrito por: Alberto Piernas

Practicar birdwatching (avistamiento de aves) en India nos permite ser testigos de algunas de las especies de aves más asombrosas y exóticas del mundo.

birdwatching en India

© Alosh Bennett

En las profundidades de la selva de Kerala un calao, similar a un tucán con tres picos, sobrevuela el trópico en silencio. Al mismo tiempo, el sarus, una garza de cuello rojo, recorre errante los campos y humedales del estado de Gujarat mientras un martín pescador enano oriental se posa en una rama de Goa luciendo un plumaje que parece haber robado los colores del arco iris.

Ejemplares cuyo avistamiento podemos realizar de un modo contemplativo en los propios hábitats donde conviven las más de 1250 especies de aves que engloba la India, uno de los mejores países para la práctica del birdwatching, ideal para los amantes del turismo de naturaleza.

birdwatching en India

© Israel_photo_gallery

Si buscamos practicar birdwatching en India y deleitarnos con esta nueva modalidad de turismo, lo mejor será comenzar nuestra visita en Kerala, el estado más tropical y, por ende, rico en aves exóticas de toda la India. El Kumarakom Bird Sanctuary, por ejemplo, despliega sus ejércitos de flamencos, grullas siberianas, loros y alondras a lo largo y ancho del Vembanad Lake, pieza angular de cualquier recorrido en los famosos backwaters de Kerala.

Si nos adentramos algo más en la zona interior del estado, las plantaciones de té preceden el acceso a Periyar, reserva natural atrapada entre las montañas y en la que se dan cita hasta 320 especies de aves diferentes entre las que encontramos al periquito de alas azules, el mencionado calao o el podargo de Ceilán, una especie de búho autóctono cuya presencia se aprecia mayormente durante la noche.

birdwatching en India

© Rohangandhi19

Viajando algo más al norte, en el cercano estado de Karnataka, el Bandipur National Park abandona su antigua condición de coto de caza del Maharaja del reino de Mysore para convertirse en uno de los mejores paraísos en donde practicar birdwatching en India gracias a la presencia de un pavo real que mora en los rincones más insospechados, además de otras especies como el buitre indio, el gavilán o un martín pescador cuyas diversas especies se dan cita en este parque nacional.

birdwatching en India

© Aaron Maizlish

Por último, cerca de Delhi, lugar siempre estratégico durante nuestra visita a la India, la presencia del Bharatpur Wildlife Sanctuary acoge a numerosas especies típicas de estos rincones nebulosos y húmedos como el pelícano dálmata, las conocidas como cigüeñas pintadas o el frailecillo sociable, especies que podremos descubrir desde la distancia guiados por los conocidos como rickshaw wawallahs, los mejores guías que podremos tener durante nuestra estancia y nuestra experiencia de birdwatching en India. Uno de esos lugares que merece la pena descubrir en una época de invierno en la que infinidad de aves migratorias se reúnen en este santuario natural.

birdwatching en India

© Dierk Haasis

Practicar birdwatching en India es uno de los mejores complementos a nuestro viaje al subcontinente, ya que además de permitirnos descubrir a todas esas especies, la serenidad que transmite la propuesta nos funde con el medio, haciéndonos formar parte de ese gran paraíso viviente que es la India mientras caldeamos nuestra inmersión en esos otros safaris a los que añadir especies animales tan poderosas como el tigre de bengala o el elefante.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Isla Majuli, en India, la isla fluvial más grande del mundo

Escrito por: Alberto Piernas

Los viajeros más aventureros agradecerán saber de la existencia de isla Majuli, en India, la isla fluvial más grande del mundo, rodeada por las aguas del indómito río Brahmaputra.

Isla Majuli

© WikipediaCommons

Desde la ciudad de Jorhat, en la ribera del recóndito río Brahmaputra que surca el estado de Assam, un ferry conduce a los curiosos hasta una isla verdosa surcada por diversos canales que respiran bajo viejos puentes de madera. Se trata de isla Majuli, en India, la isla fluvial más grande del mundo y uno de esos rincones secretos del subcontinente cuya falta de infraestructuras lo convierten en un destino con encanto, ideal para pasar un día lejos del bullicio de las grandes urbes.

A nuestro paso por esta isla Majuli, ideal de recorrer en bicicleta, los humedales, palmeras y árboles de bambú custodian los dos pueblecitos más importantes de la isla: Kamalabari y Garamur, epicentros de la antigua tribu Mising.

Isla Majuli

© Andrea Kirkby

Además, en los rincones más inesperados encontraremos uno de los grandes atractivos de la isla Majuli, los llamados satras, centros de culto y arte en honor al dios Visnú, ya que la religión mayoritaria de la isla es el neo-vaishnavismo, una variación del hinduismo que incluye sus propios conceptos de baile (sattriya) o representación teatral (bhaona), las cuales se llevan a cabo en estos pintorescos centros artísticos.

Otro de los alicientes de nuestra visita a isla Majuli recae en la posibilidad de realizar una sesión de bird-watching en India en las pequeñas islas interiores denominadas chapories, teniendo en cuenta la presencia de las más de 250 especies de aves que pululan por la isla, entre ellas los curiosos picoloros o el sisón de penacho bengalí, similar a un pato salvaje.

Isla Majuli

© WikipediaCommons

Visitar isla Majuli, en India, se convierte en una carrera contrarreloj para cualquier turista inquieto. Y es que, por desgracia, la particular “Venecia de la India” pasó de ocupar 1200 kilómetros cuadrados a 400 durante el último siglo, debido a la erosión de unos monzones cuyo paso por la isla cada mes de septiembre deposita un manto de colores cubriendo uno de los rincones más paradójicos del subcontinente indio.

 

Descubre a los famosos pescadores zancudos de Sri Lanka

Escrito por: Alberto Piernas

Los  pescadores zancudos de Sri Lanka, los cuales frecuentan las playas del sur de la isla, conforman una de las estampas más curiosas a nuestro paso por la antigua Ceilán.

Pescadores zancudos de Sri Lanka

© cooksowell

En algún lugar entre las poblaciones de Unawatuna y Weligama, en la costa sur de Sri Lanka, varios pescadores observan el horizonte desde la playa esperando la llegada del crepúsculo. Una vez el cielo se vuelve anaranjado, estos se adentran y escalan un poste de unos 4 metros de altura clavado entre los corales y solapado a otra barra vertical (también conocida como petta) sobre la que se sientan a esperar con un arpón entre las manos. Se trata de los famosos pescadores zancudos de Sri Lanka.

Pescadores zancudos de Sri Lanka

© Billy Lopue

Aunque este particular “ritual” puede parecer uno de los más antiguos de la isla, lo cierto es que la existencia de los famosos pescadores zancudos de Sri Lanka data de la Segunda Guerra Mundial, época en la que la escasez de alimentos llevó a varias familias de pescadores a servirse de restos de barcos y aviones para apoyarse y conseguir una panorámica más amplia de los fondos del Índico.

Poco después, dos familias pescadoras iniciaron la costumbre de colocar el zanco entre los arrecifes, una idea que adaptaron otros muchos pescadores que se adentraron en playas como Polhenna o Mirissa buscando arenques moteados y caballas, dos de las especies de peces más usuales de la zona.

Pescadores zancudos de Sri Lanka

© Aditi Das Patnaik

Tras el impacto del tsunami de 2004 y la masificación de las silenciosas playas en las que moraban los pescadores, esta práctica desapareció durante unos años hasta resurgir con nuevas y viejas intenciones, pues si bien la pesca sigue siendo la prioridad de estos locales, la posibilidad de obtener unas rupias extra dejándose posar para el turista es una opción que, a pesar de poder resultar algo forzada, obedece perfectamente a la suerte de poder contemplar una de las estampas más curiosas del sudeste asiático. Eso sí, sin menospreciar el ascenso a un zanco más complicado de escalar de lo que podíamos imaginar desde un principio.

Sin duda, los pescadores zancudos de Sri Lanka son uno de lo mejores pasatiempos a descubrir tras un relajado día de playa o una jornada de surf en Sri Lanka.

Las plantaciones de té de Nuwara Eliya en Sri Lanka

Escrito por: Javier Galán

¿No sabes qué ver en Sri Lanka? Te proponemos un recorrido por las plantaciones de té de Nuwara Eliya, siguiendo la cosecha de la hoja de té desde la montaña hasta tu taza.

Plantaciones de té de Nuwara Eliya

© advenlilnicki

Llegar a Nuwara Eliya es sentir el té. Es olerlo durante un paseo o una caminata montaña arriba; es ver sus hojas apiladas para conseguir extraer su humedad; es beberlo negro taza tras taza. Nuwara Eliya, región montañosa del interior de Sri Lanka, es el lugar predilecto del té. Es uno de esos lugares que viven por y para una actividad concreta. Porque todas las condiciones se han alineado para que las plantaciones de té de Nuwara Eliya sean el lugar ideal para producir el mejor té del mundo.

Plantaciones de té de Nuwara Eliya

© Jan Arendtsz

La niebla típica de zona de montaña se asienta constantemente en esta región, llegando a quedarse durante días y días en ciertas épocas del año. Esta pintoresca población se encuentra a un par de horas en coche de la conocida Kandy viajando hacia el sur por serpenteantes carreteras. De entre todas esas condiciones que la convierten en idónea para nuestras papilas gustativas se puede destacar el clima tropical que envuelve las plantaciones de té de Nuwara Eliya; pero sobre todo es la altura de sus montañas, superior a los mil metros, lo que le da unas condiciones al suelo especialmente prósperas para el cultivo de té; y por último, que los británicos controlasen la isla de Ceilán, y que muchos de ellos se estableciesen aquí para plantar té, hacer negocio y alejarse de la metrópoli.

Plantaciones de té de Nuwara Eliya

© A Vahanvaty

Con el tiempo y los años consiguieron cosechas de exquisita talla mundial y exportaron su té a todo el mundo, creando una atmósfera en esta región interior de Sri Lanka tan pintoresca como sorprendente. Los edificios mantienen todo el aire colonial inglés de hace más de un siglo. Las hojas de té se siguen recolectando a mano por trabajadoras tamiles que se las cargan en la espalda y cobran el mínimo. Las naves que secan y procesan el té parecen no haberse tocado desde hace décadas, y eso que su trasiego no se detiene ni un día.

Uno puede recorrer todos estos parajes subiendo y bajando montañas, y el simple hecho de perderse por los recovecos de las plantaciones ya enamora los sentidos. En algunos puntos es posible pasearse entre las plantaciones de té de Nuwara Eliya y ver como se extienden hasta donde alcanza la vista. Para quien quiera comprender más aún el funcionamiento de esta industria y qué trabajo se esconde detrás de que las hojas lleguen a su taza se podría decir que el esquema es sencillo. 

Plantaciones de té de Nuwara Eliya

© Anja Leidel

De lo que trata la actividad es de recolectar la hoja del té diferenciando cuáles son las únicas hojas válidas de la planta, las superiores, las que le dan ese sabor al agua. De lo que se trata es de apilarla en una bolsa a la espalda y transportarlo hasta el camión que lo llevará a la planta procesadora donde se deja de secar durante varios días, cuando entra en la cadena que la procesa y empaqueta. Y todo para llegar al paso más agradable: degustar las tazas de té negro de Ceilán que se desee.

 

 

Qué ver en Sri Lanka: el avistamiento de ballenas

Escrito por: Javier Galán

Si aún no sabes qué ver en Sri Lanka, el avistamiento de estos mamíferos marinos es una popular actividad que combina biología, naturaleza y aventura.

Qué ver en Sri Lanka

© José Ozorio

Madrugar siempre cuesta. Pero cuando uno lo hace estando de viaje seguro que es porque algo trepidante le espera. Imagínate que estás a un minuto de que suene un despertador en el que aún no se ven las seis de la mañana. El madrugón requerirá esfuerzo, pero te llevará frente a frente con el mayor mamífero que existe en tu planeta… ¿Aún no sabes qué ver en Sri Lanka? Son ballenas, estás playa de Sri Lanka, en Mirissa, y solo te separa de ellas un viaje en barco. Vístete, desayuna y acércate con precaución y respeto a este magnífico animal.

Qué ver en Sri Lanka

© kwan kwan

Al sur de Sri Lanka, mar adentro, se encuentra una de las áreas preferidas por estos ejemplares para congregarse, cerca de la conocida bahía de Dondra. Esto facilita enormemente acercarse a ellas hasta una distancia prudencial si se dan las condiciones climáticas, marítimas y de época adecuadas. Las embarcaciones de los visitantes parten en busca de sus saltos y salpicaduras desde la zona costera más cercana. Este punto predilecto se asienta en la costa sur de la isla, cerca del faro de Dondra. Se trata de la población Mirissa, muy cerca también de la conocida y paradisíaca zona de Galle.

Es aquí donde se puede avistar con seguridad ejemplares de estos mamíferos, tras una travesía en barco que dependerá del día, pero que no será inferior a una hora. Durante la cual es imprescindible seguir siempre las indicaciones del profesional personal de la embarcación. Dependiendo del día, se puede uno acercar y asombrarse con las piruetas de ejemplares de los dos mayores mamíferos que habitan este planeta: las ballenas azules y las ballenas de aleta. Pero no son las únicas: se trata de un lugar donde también juguetean cachalotes, delfines y varios tipos de rorcuales y ballenas enanas.

Qué ver en Sri Lanka

© Amila Tennakoon

Es importante tener en cuenta la mejor época para viajar a Sri Lanka, uno de los mejores destinos para el avistamiento de ballenas, si el objetivo imprescindible es contemplar cierto tipo de aleta concreto. Porque las diferentes especies tienen, claro, diferentes comportamientos estacionales que las acercan o alejan de la costa. Sin embargo, la zona sur de Sri Lanka, Dondra, es una de las áreas costeras del mundo a las que más se acercan los ejemplares de ballenas azules, principalmente porque es un lugar con una enorme concentración de krill. De esas que pueden llegar a medir uno 30 metros de largo. La mejor época para aumentar las posibilidades de cruzarse con una de estas atrevidas ballenas azules será entre diciembre y abril. Las ballenas son animales de costumbres, desde luego, y conviene informarse de sus rutinas para aumentar las posibilidades de avistamiento.

Qué ver en Sri Lanka

© Amila Tennakoon

Con el aumento del turismo, los barcos que ofrecen este servicio en Dondra y Mirissa han aumentado, y la competencia se ha incrementado. Es esencial elegir un equipo que trate con respeto a estos animales. Que no se moleste ni se interfiera en sus hábitos. Que el ruido que genera un equipamiento antiguo no las aleje de la costa por acercarse demasiado o por el ruido que genera.

 

 

Qué visitar en Trincomalee

Escrito por: Esther Pardo

Descubre Trincomalee: qué visitar en una de las ciudades con más encanto e historia de Sri Lanka?

Trincomalee qué visitar - Templo de Koneswaran

© Dschen Reinecke

Al este de Sri Lanka se encuentra Trincomalee, centro de la cultura tamil de la isla. Su espectacular ubicación y su riqueza histórica y patrimonial te atraparán al instante. Los lugares que visitar son muchos, pero aquí te descubrimos los que no te puedes perder:

Templo Koneswaran: El camino hasta llegar a uno de los templos hindúes más visitados de toda Asia ya es toda una experiencia. Abastecerse en los puestos ambulantes o cruzarse con ciervos, monos o pavos reales son algunos de los entretenimientos de la subida. Una vez allí, el disfrute de la colorida arquitectura religiosa de este lugar sagrado tamil se potencia por sus espectaculares vistas al mar.

Trincomalee qué visitar - Playa de Uppuveli

© Alexander’s eyes

Lankapatuna Samudragiri Viharaya: si quieres averiguar dónde, según la leyenda, llegó la reliquia del diente de Buda traído desde la India por la princesa Hemamala y el príncipe Dantha, es necesario visitar este antiguo templo budista, actualmente restaurado. Al igual que el anterior, las vistas a mar abierto son parte del encanto de esta dagoba.

Fort Frederick: fortaleza del siglo XVII -cuando la zona estaba bajo ocupación portuguesa- de las mejor conservadas. Es parte muy importante de la arquitectura del lugar ya que las invasiones y los conflictos bélicos han marcado la historia de todo el país (sobre todo la contemporánea, con el ya desaparecido enfrentamiento entre las etnias indias tamil y cingalesa durante veinte años). Para amantes de la naturaleza, es un sitio ideal para encontrarse con los numerosos ciervos que pueblan el paraje y contemplar una privilegiada vista del puerto.

Trincomalee qué visitar: Fort Frederick

© Amila Tennakoon

El puerto: Trincomalee es una de las ciudades portuarias por excelencia de Sri Lanka, por lo que la visita ayuda a entender la importancia del lugar en el desarrollo del comercio ya desde la antigüedad, por sus intercambios con China y el sudeste asiático, y su valor para occidente durante las dos guerras mundiales por su posición geoestratégica.

Las playas de Sri Lanka: disfrutar del mar es otro de los placeres que procura este destino. Ya sea avistando orcas o delfines, haciendo surf en Sri Lanka, submarinismo o esnórquel, o simplemente dándose un chapuzón, cuenta con playas claras, poco transitadas y de aguas turquesas como las de Uppuveli o Nilaveli.

Trincomalee qué visitar - Playa de Nilaveli

© Annette777

También hay opción de darse un baño en las aguas termales de Kanniya. O simplemente, disfrutar de un paseo entre la arquitectura de sabor colonial gracias a los numerosos edificios construidos para ser ocupados por los trabajadores de la Compañía Británica de las Indias Orientales.

 

Sube tu adrenalina practicando Rafting en Nepal

Escrito por: Lorena Pérez

Practicar rafting en Nepal se ha convertido en una experiencia imprescindible para los aventureros que quieren descubrir el corazón del Himalaya.

Rafting en Nepal

© Frontierofficial

Una de las mejores maneras de explorar la naturaleza nepalí es, sin duda, realizar una jornada de rafting por alguno de sus caudalosos ríos. Existen infinidad de lugares donde practicar rafting en Nepal, pudiendo elegir entre un sinfín de parajes y grados de dificultad diferentes que hagan de esta experiencia una de las más intensas de tu viaje. Y es que, practicar rafting en Nepal puede ser simplemente una actividad que complemente un viaje por el país o puede ser el motivo principal por el que viajar hasta allí. Incluso existen rutas de 15 días que recorren los mejores lugares para practicar rafting de Nepal, por lo que no es de extrañar que, con el paso de los años, este país se haya ganado la reputación de ser uno de los mejores destinos para los aventureros que buscan una experiencia emocionante. ¡Hacer rafting en Nepal es uno de los sueños de cualquier amante de este deporte!

Se puede practicar rafting en Nepal a diferentes niveles: encontramos ríos tranquilos en los que solo es necesario tener ganas de divertirse y ríos de mayor caudal para los que se necesita cierta experiencia previa. Elegir entre recorrer aguas bravas que rugen y se agitan a tu paso o deslizarte plácidamente disfrutando del paisaje sobre tranquilas aguas esmeralda solo depende de ti.

Rafting en Nepal

© Boggin

Descender el río Tamur, el caudaloso Karnali o el largo Sunkoshi, son solo algunas de las opciones del rafting en Nepal. Otros muchos ríos como el Trisuli, Bhote Koshi o Kali Gandaki también son buenísimas opciones para practicar este deporte. La elección dependerá del tiempo del que dispongas y de la dificultad a la que desees enfrentarte.

La mejor época para disfrutar de buen rafting en Nepal es de septiembre a diciembre y de marzo a abril, cuando la cantidad de agua de los ríos es la adecuada para recorrerlos sin peligro. La elección de las condiciones idóneas para este deporte dependerá de los expertos guías y monitores que acompañan en todo momento a los aventureros que deciden practicarlo. Estas expediciones son muy intensas y emocionantes pero, sobre todo, son muy seguras.

Rafting en Nepal

© Jana Reifegerste

Y si tanta adrenalina te asusta un poco, recuerda que el rafting en Nepal no solo es acción, también incluye momentos de relax en maravillosas playas de río, noches en plena naturaleza y rituales religiosos practicados por los locales en los ríos. Una experiencia difícil de olvidar, ¿te animas a probarla?