Good Market Sri Lanka

Escrito por: Pablo Bargueño

El mercado Good Market Sri Lanka (Colombo) es una de las grandes referencias en venta de productos orgánicos y sostenibles en el subcontinente indio. Y para el viajero, una inmejorable forma de conocer los alimentos locales en un cuidado entorno.

TARTA ARTESANA DE GOOD MARKET SRI LANKA

© Hamish John Appleby

“Bueno para el Planeta. Bueno para el País. Bueno para Tí”. El eslogan del mercado Good Market de Colombo es una declaración de intenciones. Todos los sábados del año -excepto en el año nuevo de Sri Lanka, en abril, y en Navidad- una explosión de colores y sabores inunda un espacio situado a las espaldas del imponente ministerio de Deportes. Good Market Sri Lanka es un mercado de productos locales buenos para el medio ambiente, un espacio único en la isla para conocer de primera mano las materias primas con las trabajan los productores locales.

UNA VENDEDORA DE GOOD MARKET SRI LANKA

© Hamish John Appleby

“Los fundadores de Good Market llevan años trabajando con grupos de productores locales. Identificaron que en Colombo hay un grupo de consumidores dispuesto a pagar un precio justo por productos de alta calidad”, explica Melani Gunathilaka, responsable de comunicación de Good Market Sri Lanka. Es precisamente en ese mercado donde se centra este proyecto, consciente de que el país no puede competir en precios con China o India.

¿Qué productos pueden encontrar el viajero en Good Market Sri Lanka? El mercado está dividido en productos orgánicos, productos naturales, artesanía y artes manuales, productos para el cuerpo y el hogar y productos de viaje. Ambar Estate es una plantación de té orgánico socialmente responsable cercana a Ella que produce tés artesanales, cafés y mermeladas. A los visitantes de Good Market Sri Lanka les ofrece sesiones de cata de té y experiencias de viajes responsables.

LA ARTESANÍA DE GOOD MARKET SRI LANKA

© Charindu Meemaduma

Good Market Sri Lanka ha elaborado un meticuloso sistema para controlar que todos sus productos sean sostenibles. “Las normas de los productos se rigen por el impacto social y ambiental que tienen para el medio ambiente”, explica Melani. Los estándares de Good Market tienen tres niveles y cada producto del mercado tiene que poseer como mínimo el Nivel 1. Aquellos que son mejores para el medio ambiente, suben de nivel (Nivel 2 y 3). Un gran ejemplo de esta filosofía la encontramos en el puesto de Ceylon Catch, especializado en pescados y mariscos de alta calidad procedentes de fuentes sostenibles. Vende un delicioso atún certificado por Friend of the Sea.

Desde 50 rupias el visitante puede degustar además genuina comida ceilanesa en puestos como Disna Food, especializado en comida sana de pueblo sin gluten a precios asequibles. Imprescindible su jackfruit de kottu y el roti elaborado con harina de arroz y mermelada verde.

PRODUCTOS LOCALES EN GOOD MARKET SRI LANKA

© Hamish John Appleby

Good Market Sri Lanka es un lugar ideal para disfrutar de un sábado alternativo en Colombo. Dispone de un área donde se puede almorzar, y muchos de los hospitalarios vendedores tienen -o improvisan- asientos en sus puestos para degustar sus productos. “Good Market ofrece educación ambiental para niños y adultos, programas de sensibilización de los consumidores, talleres de artes y oficios para niños, tours en bicicleta… además el mercado atrae a un buen número de activistas que realizan campañas de sensibilización sobre cuestiones de género o las viudas de guerra”.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Playas de Sri Lanka

Escrito por: Eva del Amo

Hay pocos lugares en el mundo que puedan ofrecerte la sensación de sentirte perdido en el paraíso, pero sin duda las playas de Sri Lanka es uno de ellos. Ese halo de irrealidad que desprende su arena dorada bañada por el Índico hace que la luna de miel en Sri Lanka sea simplemente inolvidable.

Playas de Sri Lanka: Negombo Beach

© S.B

Nada más poner un pie en la isla descubriremos que Sri Lanka presenta mil y una opciones que se empeñarán en hacer de nuestro viaje los mejores días de nuestra vida. Y entre tanto que tiene por ofrecernos esta isla tropical, las playas de Sri Lanka son el paréntesis que nos hará sentir más lejos de nuestra rutina diaria y más cerca del descanso. Esa imagen idealizada que tuvimos el primer día que imaginamos una luna de miel en Sri Lanka. La que cogió forma cuando preparábamos las maletas. La que hoy se hace realidad mientras paseamos por un océano Índico que besa intermitentemente una interminable playa de arena fina y dorada.

Playas de Sri Lanka: Tangalla Beach

© Colby Otero

Con un suave litoral de 1.300 kilómetros cuadrados y el agua a una agradable temperatura de unos 27º C, las playas de Sri Lanka son uno de los lugares vírgenes más bonitos del planeta. Es la idea de poder disfrutar de una playa sólo para dos lo que hace que muchas parejas elijan Sri Lanka como destino de luna de miel, lejos de la masificación y en pleno contacto con la naturaleza.

En las playas de Sri Lanka el relax sólo es interrumpido por la posibilidad de realizar cualquiera de las actividades acuáticas que regala la isla. Surf, wind surf y kite surf se combinan con la posibilidad de realizar buceo o snorkel, o incluso de embarcarse para avistar delfines juguetones e inmensas ballenas de Sri Lanka a escasos metros de nosotros. Una visión impactante que quedará en nuestra memoria para siempre.

Aunque todas las playas de Sri Lanka tienen un encanto especial que las hace únicas, quizá sean las de la costa sur y oeste las más atractivas. La bahía semicircular de Unawatuna, protegida por una doble barrera de coral, está acostumbrada a aparecer en los rankings de mejores playas del mundo, mientras que en Beruwala y Bentota puedes disfrutar del Índico por el día y hacerte un tratamiento de ayurveda al caer el sol. Arugam Bay es el sueño de cualquier surfista y hasta los alrededores de Dondra Point se acercan curiosas las ballenas.

Playas de Sri Lanka - Tangalla Beach

© Diana Montero Melis

No es difícil observar centenares de delfines en la costa de Kalpitiya y en Hikkaduwa tendremos a nuestra disposición uno de los mejores fondos marinos que puedas imaginar.

Y si cada una de las playas de Sri Lanka presenta una personalidad propia que la hace única, todas ellas tienen en común amaneceres en calma y preciosos atardeceres, donde mar y cielo nos regalan una sinfonía de colores incomparable. No se necesita nada más. Es el momento justo en el que os dais cuenta de que la remota idea de pasar vuestra luna de miel en Sri Lanka ha merecido la pena.

 

Ventajas una luna de miel en Sri Lanka

Escrito por: Eva del Amo

Sri Lanka es la receta que combina todos los ingredientes que hacen posible una luna de miel perfecta. Las múltiples posibilidades que ofrece esta isla, situada junto a India y Maldivas, permiten crear un viaje de novios a medida de nuestros deseos.

Uno de los viajes más importantes de nuestra vida es la luna de miel. Desde el primer momento tenemos claro que es algo más que unas vacaciones, que va más allá que un periodo de descanso tras el ajetreo de la boda. Queremos que en nuestro viaje de novios todo salga perfecto y que sea inolvidable. Y para que todo salga, e incluso supere, nuestras expectativas tenemos que buscar un destino que nos ofrezca todo aquello que vamos buscando.

Luna de miel en Sri Lanka

© Taj Hotels (IHCL)

Luna de miel en Sri Lanka es el escenario perfecto para quienes van buscando una cultura milenaria, naturaleza en estado puro, un toque de exotismo, preciosas playas e interminables paisajes, misteriosos templos, suaves y delicadas colinas o, simplemente, relax. Y todo ello alojados en preciosos hoteles, la burbuja perfecta en la que rememorar lo vivido durante todo el día y planificar lo siguiente por hacer.

Luna de miel en Sri Lanka

© Taj Hotels (IHCL)

La isla es un destino que capaz de ofrecernos, por si sólo, todo lo que necesitamos para un viaje de novios inolvidable, pero también puede ser la guinda perfecta a una luna de miel en India. O por qué no, el contrapunto perfecto a una luna de miel en Maldivas, o un combinado India Maldivas que contraste la embriaguez del primer destino con el completo descanso del segundo. Estando tan cerca de estos dos destinos… ¿por qué no visitar Sri Lanka y completar así el círculo del que sin duda será el viaje de vuestra vida?

Si India te permite una declaración de amor en toda regla, en Sri Lanka comienza la tranquilidad de saber que te encuentras disfrutando de momentos inolvidables. Cada día en la isla puede ser diferente, especial y único, envuelto en ese exotismo que sólo Sri Lanka puede ofrecernos. Si quieres visitar un lugar Patrimonio de la Humanidad, sólo tienes que acercarte a alguna de las ciudades sagradas y recorrer sus templos y fortificaciones para sentirte ciudadano del mundo. Si deseas comprar una joya, podrás contemplar todo el proceso, de las manos de un artesano local. Quizás quieras recorrer una finca comprobando cómo vive el elefante asiático, para terminar la jornada disfrutando de uno de los mejores tés negros que hayas probado jamás.

Luna de miel en Sri Lanka

© Taj Hotels (IHCL)

Sri Lanka es también una postal idílica de inmensos valles de cultivo y un placer para los sentidos a la hora de disfrutar de una gastronomía poblada de especias. El lugar perfecto para dejarte envolver por el misterio de los templos y la tranquilidad de sus playas. Y todo, absolutamente todo, al alcance de tu mano. Para que cada día sea distinto al anterior, para que una experiencia supere a la pasada. Una fotografía diferente para cada página de tu álbum, a cada cual más bonita, más intensa, más extraordinaria. Para que cuando echéis la vista atrás vuestra sonrisa abarque todos y cada uno de los momentos que vivisteis en Sri Lanka.

Luna de miel en Sri Lanka

© Taj Hotels (IHCL)

Triángulo Cultural de Sri Lanka

Escrito por: Tania Rodríguez

En el corazón de Sri Lanka todavía pueden verse los vestigios de su pasado más glorioso, restos y paisajes dignos de las películas más célebres de Indiana Jones. Para adentrarse en las capitales de la antigua Ceilán habrá que viajar al centro del país. Una región montañosa, bañada en verdes intensos, y decorada de signos explícitos y sutiles de la devoción de sus gentes.¡Bienvenidos al Triángulo Cultural de Sri Lanka!

viajar a Hill Country

Este viaje al pasado ilustre del budismo cingalés comienza en Sigiriya, donde se topa uno de los destinos antiguos más visitados de Sri Lanka, pues allí se encuentran las ruinas de un antiguo y afamado complejo palaciego, declarado Patrimonio de la Humanidad. Nada más pisar aquellas tierras toma protagonismo una magnánima roca resultado una de una erupción volcánica. Desde prácticamente cualquier rincón de la zona es visible, elevándose escarpada cientos de metros entre la naturaleza tropical que la secunda. Dicen las voces más duchas que Sigiriya es una de las ocho maravillas del mundo antiguo, algo fácil de creer cuando se está frente a su Puerta del Léon o a sus muros repletos de frescos presididos por sensuales doncellas. La magia de este lugar, habitado incluso desde los tiempos prehistóricos, alcanza su máximo apogeo cuando se corona su cima, tras subir los más de mil escalones que conducen a unas vistas espléndidas sobre uno de los jardines más longevos del planeta, un paraíso descubierto por un explorador británico a comienzos del siglo XX.

Triángulo Cultural de Sri Lanka: Sigiriya

© thashrif

En la ruta de las maravillas antiguas de Ceilán, se sitúa también Polonnaruwa. Allí se hallan, según muchos, los restos mejor conservados, tanto de edificios religiosos como civiles. El lago artificial de Prakrama Samudra, construido en el siglo XII, ensalza la belleza del lugar, dominado por los Budas de Gal Vihara, esculpidos sobre una pared rocosa. Su Buda acostado de unos quince metros de largo está considerado la escultura más perfecta y misteriosa del país. Una vez en Polonnaruwa resulta de obligada visita “el cuadrado” de la ciudad antigua, donde se encuentran los principales edificios religiosos que rodean a la reliquia del Diente de Buda.

Triángulo Cultural de Sri Lanka: Pollonnaruwa

© Peter Glenday

Continuamos nuestro recorrido en Dambulla, hacia el norte de Kandy, donde puede verse uno de los sistemas de cuevas más grande y mejor conservado del país, donde se topa el Templo de Oro. Sus montañas de cuarzo rosado son otra de las atracciones de esta antigua urbe, pues se trata de las más grandes del sur del continente asiático. Ya en la ciudad de Anuradhapura llegamos a uno de los mayores yacimientos arqueológicos del mundo, repleto de monasterios, que llegan a cubrir un área de más de 40 kilómetros cuadrados, desde la imagen de Samadhi Buda al impresionante Dagoba Jetavanarama, pasando por la radiante capilla blanca de Lankarama, entre otros.

Triángulo Cultural de Sri Lanka: Templo de Dambulla

© Prasanth Chandran

Terminamos este viaje al mundo antiguo de Sri Lanka en Mihintale, una colina ubicada a poco más de diez kilómetros de Anuradhapura y que está formada por una escalera de piedra constituida por hasta 1.840 peldaños. Se dice que este fue el lugar donde se reunieron el monje budista Mahinda y el rey Devanampiyatissa, haciendo posible la presencia del budismo en la Ceilán de entonces, una religión que marcó para siempre la imagen e historia de las capitales antiguas de la “lágrima de la India”.

Festival de Buda: ¿dónde celebrar el nacimiento de Buda?

Escrito por: Enric Donate

El festival de Buda Purnima o Vesak recuerda cada año el nacimiento del príncipe Siddharta Gautama. Tanto en los lugares históricos del budismo como entre las comunidades de fieles, su nacimiento se convierte en la celebración más importante del año.

Buddha Purnima

© juicyrai

Ya sea por curiosidad o por devoción, durante todo el año hay un continuo goteo de visitantes a los lugares históricos de la vida de Buda. Probablemente, la ciudad de Bodh Gaya en el estado indio de Bihar, sea la principal atracción. Aquí, bajo el árbol de bodi (ficus religiosa),  el príncipe Siddharta alcanzó la iluminación. Desde el extremo de Japón a las costas de Birmania está representada en este enclave sagrado que tiene en el Templo de Mahabodhi el principal centro de culto. Se pueden compartir los cantos bakthi en los templos y unirse a los peregrinos en los templos construidos por todas las naciones que profesan el budismo.

Festival de Buda: nacimiento de Buda

© Astasahasrika Prajnaparamita

El prado donde la reina Mayadevi dio a luz al príncipe Gautama es el otro lugar de peregrinaje obligado para los budistas de todo el mundo. En Lumbini, se encuentra el Puskarini o estanque sagrado donde la reina se bañó antes de dar a luz y donde el recién nacido fue purificado y multitud de templos de todas las naciones budistas recuerdan los episodios de la juventud del príncipe Siddharta, antes de iniciar su camino a la iluminación.

Las celebraciones en el Templo del Diente de Buda de Kandy se alargan una semana. Los ceilandeses, mayoritariamente budistas, acuden a su antigua capital y ciudad más sagrada de Sri Lanka para unirse a los festejos. Se erigen pandols, escenarios profusamente decorados que cuentan vidas pasadas de Buda y a su alrededor se recitan los cánticos en singalés. Asociaciones locales o donantes se encargan de la organización y se ofrece comida a todo aquél que lo desee. Las casas cuelgan hermosas linternas o Vesak koodu para simbolizar la iluminación que acompaña a la figura de Buda.

Festival de Buda: Templo del Diente de Buda

© Lucille Kanzawa

Nepal es un país entre dos religiones. El hinduismo y el budismo conviven en el día a día de los nepalíes y el culto a templos muchas veces pasa por encima de etiquetas. En Katmandú, el nacimiento de Buda siempre se ha celebrado en el Templo de Swayambhu. Únicamente durante Vesak se abren las puertas del santuario por lo que la gente de todo el valle desciende a la capital para asistir a los festejos.

Festival de Buda: Monasterio Thiksey en Ladakh (c) Jagadip Singh

© Jagadip Singh

El inicio del deshielo coincide con la celebración del Festival de Buda en Ladakh. Los monasterios del valle están de celebración y las localizaciones únicas de sus gompas retumban con los cánticos de las comunidades monásticas. Lamayuru o Thiksey son buenos lugares para asistir a una pooja, el recitado comunitario de las sutras budistas en esta región de paisajes lunares enclavada en el Himalaya Occidental.

 

 

Buceo en el Índico: un mar de opciones

Escrito por: Enric Donate

El Océano Índico es un destino privilegiado para los buceadores experimentados y amateurs. India, Maldivas y Sri Lanka no solo son destinos de ensueño fuera del agua, sino que bajo el mar podrás encontrar paisajes extraordinarios con una excelente visibilidad y una rica fauna tropical. Buceo en el Índico ofrece un mar de posibilidades.

Buceo en el Índico: Maldivas

© Malcolm Browne

Enamórate de la vida submarina en la India. Goa es el primer destino de playa del subcontinente y tienen interesantes localizaciones para el submarinismo en islas remotas y poco conocidas como Grand Island y Netrani Island.

Buceo en el Índico: Buceando en India

© Arun Katiyar

Pondicherry es otro enclave donde hacer una parada en tu ruta por el sur de la India. Aquí disfrutarás de la playa y la herencia francesa y podrás bucear hasta 23 metros de profundidad en Cool Shark.  Sin embargo, si quieres una experiencia única, el archipiélago de Andaman es tu destino en la India. Exclusivas y muy poco exploradas, las remotas Islas de Andamán en el corazón del Golfo de Bengala se han abierto recientemente al turismo. Sus aguas cristalinas y la especial protección de todo el archipiélago lo convierten en un lugar particularmente atractivo. Havelock es la isla con mayor infraestructura y hoteles de diversas categorías. En sus aguas encontrarás tortugas marinas, manta rayas, tiburones y formaciones de corales que cubren las caprichosas formaciones volcánicas.

Buceo en el Índico: Playa en Havelock Island

© Vikramjit Kakati

Quienes eligen conocer el lado más salvaje del sur de Asia tienen en Sri Lanka una accesible variedad de paisajes y de reservas naturales terrestres y marinas. Combina los safaris en la selva para ver leopardos y elefantes con inmersiones en algunos de los enclaves más extraordinarios. La isla fue capital en la navegación del Índico y sus costas están repletas de naufragios que se han convertido en localizaciones excepcionales para el submarinista. Nada entre bancos de peces que pueblan los restos de naves que no llegaron a puerto o maravíllate con los avistamientos de ballenas azules y tiburones ballena que se dan a menudo en sus aguas.

Buceo en el Índico - Buceando en Maldivas

© Malcolm Browne

Para terminar, Maldivas es el destino del lujo y el relax por antonomasia, también para los submarinistas. Sus playas de arena fina salpicadas de cocoteros son un paraíso del descanso pero esconden un mundo submarino riquísimo. Las corrientes que se forman entre las islas favorecen la circulación del plancton atrayendo a bancos de peces y sus grandes depredadores. Puedes estar cara a cara con diversas especies de tiburones, anguilas y tortugas y volver a tu villa sobre el mar en Maldivas a disfrutar de los colores únicos del atardecer. Asimismo, si todavía quieres más mar del que Maldivas ofrece, el archipiélago cuenta con los mejores vida a bordo del Índico con la exclusividad que caracteriza el turismo de estas mil islas agrupadas en 26 atolones.

5 lugares que no debes perderte en tu viaje a Sri Lanka

Escrito por: Eva del Amo

Sri Lanka es la receta que cocina a fuego lento una mezcla perfecta entre naturaleza, cultura, tradición y sonrisas, invitándonos a descubrir un lugar a la vez fascinante y mágico. A continuación, te listamos los 5 lugares que no deber perderte en tu viaje a Sri Lanka:

La isla esconde arrozales, palmeras, campos de té y verdes colinas. Árboles sagrados y estatuas de Buda en medio de la espesa jungla. Bosques de ébano, caoba y sándalo, preciosos hoteles coloniales y ocho lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Decidir qué se va a ver en Sri Lanka, de entre todo lo que ofrece, es una tarea complicada, pero hay cinco lugares que nadie debería perderse en la primera toma de contacto con el país insular.

  1. Colombo es la capital de Sri Lanka. Crisol de las diferentes culturas que forman parte de su historia, ofrece, entre otros placeres, poder pasear por el paseo marítimo de Galle Face Green, a orillas del Océano Índico, a lo largo de algo más de una milla. Deja tiempo para visitar su precioso faro de la época colonial y su coqueta playa. También merece una visita su Museo Nacional, indispensable para conocer el arte y la historia del país.
Viaje a Sri Lanka - Colombo beach

© Nazly Ahmed

  1. En Galle, en cambio, lo mejor es perderse por su excepcional casco histórico, a medio camino entre la tradición arquitectónica europea y la asiática. Edificios con encanto para una ciudad con siglos de historia, que presume de fortaleza y bastiones, herencia del dominio portugués y holandés de hace casi cinco siglos.
Viaje a Sri Lanka - Galle Fort

© Marc Biebusch

  1. Kandy, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, también es conocida como Senkadagalapura, la ciudad sagrada del budismo y la última capital de los reyes sinhalas. En este precioso escenario, a orillas de un lago artificial, se levanta el Palacio Real y diferentes templos, como el del Diente de Buda. Numerosas personas se acercan cada día a este lugar a venerar la reliquia más respetada del país.
Viaje a Sri Lanka, Kandy

© Idobi

  1. Pero si quiere conocer a fondo la cultura y la historia del país, nada mejor que visitar el eje que conforma el triángulo cultural de Sri Lanka: Sigiriya, Anuradhapura y Polonnaruwa, todos ellos situados al norte de la capital. En Sigiriya podremos admirar su palacio-fortaleza, del siglo V, que se alza altivo dominando el paisaje, mientras que en Anuradhapura se conserva la mayor estupa del país y el Sri Maha Bodhiya, un árbol sagrado con 2.500 años de antigüedad, nacido de un esqueje de la higuera bajo la cual Buda recibió la iluminación. Pero si queremos viajar al mismísimo corazón del budismo, nada mejor que acercarse hasta Polonnaruwa, cuya selva se ha encargado de preservar un riquísimo patrimonio histórico-artístico, en el que sobresalen las estatuas de Gal Vihare.
Viaje a Sri Lanka - Anuradhapura

© Aitor Garcia Viñas

  1. Nuestro último destino será Dambulla, que permite explorar tesoros de un valor incalculable. Hace más de dos mil años contemplan preciosos templos esculpidos en la roca, que hoy recogen una importantísima colección de pintura al fresco e impresionantes estatuas de Buda. Son los ecos de un pasado que hoy está más presente que nunca a través de los ojos de quien lo contempla.
Viaje a Sri Lanka - Templo de Dambulla

© Prasanth Chandran