El olor de la India: un perfume milenario

Escrito por: Enric Donate

La elaboración del perfume en India es un arte que se remonta a las primeras civilizaciones del valle del Indo. El olor de la India es una mezcla a base de aceite de sándalo con el destilado de plantas y flores. Así se crean algunos de los aceites esenciales más refinados del mundo.

El olor de la India - Aceites esenciales

©Seksak Kerdkanno

Al hablar con otros viajeros, no es extraño que te mencionen el olor de la India. El director italiano Pier Paolo Passolini tituló así su crónica de viajes. La intensa huella que dejan las sensaciones que se experimentan en  la India es difícil de igualar. El abanico de colores y texturas, los sabores especiados, dulces o picantes forman parte del recuerdo, pero no hay nada más vívido que el olor de la India.

La producción tradicional de aceites esenciales en India es tan antigua como la  misma civilización del Indo. Los aceites medicados se utilizan en el ayurveda para purificar y regenerar el cuerpo. Mediante el masaje se mueve la energía, se trabajan los chakras y se limpia el aire de negatividad. Centrada originalmente en los usos medicinales, la producción de aceites aromáticos para tratar distintas dolencias hizo populares los perfumes de la India en todo el mundo. Al tradicional olor de la India, el sándalo o el alcanfor, se sumaron nuevos productos en los sucesivos sultanatos musulmanes como el destilado de rosas, jazmín, almizcle o ámbar gris que perfumaban las cortes de los sultanes y los maharajás.

El olor de la india - Frangipani frente al mar

©Anna Martellato

En la India contemporánea, la ciudad de Kannauj en Uttar Pradesh a 200 km de Agra es el lugar más famoso para la producción de perfumes y aceites esenciales. Entre los aceites a base de flores se encuentran el nag champa o frangipani, la rosa y el jazmín. ¡Se necesitan 8000 flores de jazmín para conseguir 1 ml de su aceite esencial! Si te gusta especialmente la esencia de rosas, en Pushkar, Rajastán, se especializan en comercializar agua de rosas para usos cosméticos o alimentarios. Old Delhi y los bazares de Rajastán son buenos lugares para embriagarte con los perfumes del vetiver, el patchouli o el tulsi. Sin embargo, el olor de la India sigue fuertemente vinculado al sándalo. Este aceite se fabrica a partir de madera de sándalo en polvo y se utiliza como base para la mayoría de fragancias. Mysore, en el sur de la India, a poca distancia de Bangalore, es el lugar donde se elabora su versión más delicada para usos medicinales y rituales.

El olor de la India - Masaje ayurvédico

©Kerala Tourism

Encontrarás aceites esenciales en su forma más tradicional en los bazares de todo el país. Sin embargo, cada vez es más común encontrar cosmética ayurvédica de calidad en las farmacias o tiendas especializadas, gracias a marcas como Himalaya, Kama o Blossom Kocchar una nueva empresa especialmente dedicada a los aceites esenciales.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

Descubre a los famosos pescadores zancudos de Sri Lanka

Escrito por: Alberto Piernas

Los  pescadores zancudos de Sri Lanka, los cuales frecuentan las playas del sur de la isla, conforman una de las estampas más curiosas a nuestro paso por la antigua Ceilán.

Pescadores zancudos de Sri Lanka

© cooksowell

En algún lugar entre las poblaciones de Unawatuna y Weligama, en la costa sur de Sri Lanka, varios pescadores observan el horizonte desde la playa esperando la llegada del crepúsculo. Una vez el cielo se vuelve anaranjado, estos se adentran y escalan un poste de unos 4 metros de altura clavado entre los corales y solapado a otra barra vertical (también conocida como petta) sobre la que se sientan a esperar con un arpón entre las manos. Se trata de los famosos pescadores zancudos de Sri Lanka.

Pescadores zancudos de Sri Lanka

© Billy Lopue

Aunque este particular “ritual” puede parecer uno de los más antiguos de la isla, lo cierto es que la existencia de los famosos pescadores zancudos de Sri Lanka data de la Segunda Guerra Mundial, época en la que la escasez de alimentos llevó a varias familias de pescadores a servirse de restos de barcos y aviones para apoyarse y conseguir una panorámica más amplia de los fondos del Índico.

Poco después, dos familias pescadoras iniciaron la costumbre de colocar el zanco entre los arrecifes, una idea que adaptaron otros muchos pescadores que se adentraron en playas como Polhenna o Mirissa buscando arenques moteados y caballas, dos de las especies de peces más usuales de la zona.

Pescadores zancudos de Sri Lanka

© Aditi Das Patnaik

Tras el impacto del tsunami de 2004 y la masificación de las silenciosas playas en las que moraban los pescadores, esta práctica desapareció durante unos años hasta resurgir con nuevas y viejas intenciones, pues si bien la pesca sigue siendo la prioridad de estos locales, la posibilidad de obtener unas rupias extra dejándose posar para el turista es una opción que, a pesar de poder resultar algo forzada, obedece perfectamente a la suerte de poder contemplar una de las estampas más curiosas del sudeste asiático. Eso sí, sin menospreciar el ascenso a un zanco más complicado de escalar de lo que podíamos imaginar desde un principio.

Sin duda, los pescadores zancudos de Sri Lanka son uno de lo mejores pasatiempos a descubrir tras un relajado día de playa o una jornada de surf en Sri Lanka.

El origen del color de Jaipur, la Ciudad Rosa de la India

Escrito por: Alberto Piernas

Un color puede tener un significado concreto para una determinada cultura, motivo que nos ayudará a entender la esencia de Jaipur, la Ciudad Rosa de la India.

Jaipur, la Ciudad Rosa de la India - Hombre en la puerta del City Palace

© Exilism

La capital de Rajastán es conocida de muchas maneras: el “París de la India”, la ciudad más colorida de Asia pero, sobre todo, como Jaipur, la Ciudad Rosa de la India, un apelativo que lejos de resultar abstracto puede apreciarse en el color de sus fachadas. También es ese tono rosáceo que adquiere el Palacio de los Vientos que suspira en el corazón de una ciudad ya de por si colorida gracias a sus bazares y elefantes tatuados. Sin embargo, ¿obedece esta fiebre rosa a un motivo concreto? Por supuesto, salvo que existe más de una versión respecto a tal origen.

La primera hace alusión al deseo del Maharajá Jai Singh, fundador de la ciudad en 1727, por emular el color de los edificios construidos con arenisca roja durante el imperio mogolo, aliados del mismo hasta su posterior destierro de la considerada como primera ciudad oficial de la India gracias a un estudiado sistema urbano y una reforma que pretendía embellecer cada uno de los lugares de la misma.

Jaipur, la Ciudad Rosa de la India - Jaipur City Gate

© Justin Morgan

La segunda versión, y más extendida, surge a partir de 1876, año en el que el Príncipe Alberto de Gales y la Reina Isabel visitaron esta ciudad como parte de su recorrido por el famoso Triángulo Dorado de la India. Cuentan que el color rosa, el cual simbolizaba la hospitalidad para los dirigentes de Jaipur, fue el referente que impulsó al Maharajá Ram Singh a ordenar a sus súbditos que pintasen las fachadas de los edificios más importantes, especialmente aquellos cercanos a los templos y fuertes, en color rosa para recibir a los visitantes.

La leyenda cuenta también que en 1877, un año después de tan esperada visita, una de las mujeres predilectas del Maharajá le convenció para mantener el color rosa de las paredes y prohibir pintar cualquier otro edificio en un color diferente, un deseo que quedó reflejado como una de las leyes de la ciudad.

La tercera versión afirma que en el estado de Rajastán existe un tipo de arenisco roja, de tonalidad rosa terracota única, la cual fue empleada por primera vez para la construcción del Palacio de los Vientos (conocido como Hawa Mahal) en 1799.

Jaipur, la Ciudad Rosa de la India - Hawa Mahal -

© Enjosmith

Con el paso del tiempo, algunos de los visitantes que se acercan a una de las ciudades más famosas de la India perciben un color más bien naranja en lugar del mencionado rosa. Sin embargo, nuestra percepción hacia Jaipur, la Ciudad Rosa de la India, continuará luciendo del color que una vez un maharajá eligió para impresionar a un príncipe que llegó desde el otro lado del mundo. Un pedazo de historia congelado para siempre con tal de ofrecer a las futuras generaciones de visitantes la posibilidad de sumergirse en una ciudad cuya energía procede de viejas intenciones: ofrecer hospitalidad y hacer que el viajero se sienta en una ciudad atemporal, mágica y, especialmente, única.

Origen de Nepal: la leyenda del valle de Katmandú

Escrito por: Lorena Pérez

¿Conoces la leyenda sobre el origen de Nepal? Un lago turquesa, una flor de loto y santos peregrinos protagonizan la historia de cómo se fundó el país.

Origen de Nepal - Valle Katmandu

© Mike Behnken

Al igual que ocurre en otras regiones del globo, los nepalíes cuentan con su propia leyenda sobre la fundación y el origen de Nepal. Existen dos versiones que varían si el narrador es budista o hinduista, aunque ambos relatos sobre el origen de Nepal están repletos de magia y encanto, legado de una cultura milenaria que aúna de forma excepcional historia y fábulas.

Cuenta la leyenda que el origen de Nepal se localiza en el valle de Katmandú cuando sus zonas más bajas estaban anegadas por un gigantesco lago de aguas cristalinas color turquesa. En el centro de este gran lago creció una enorme flor de loto que irradiaba una luz divina, forma en la que se manifestaba Swayambhu, el buda primigenio. Era tal la belleza del lago y de esta gran flor que miles de peregrinos de regiones vecinas se acercaban al lugar para admirar tan increíble paisaje y venerar, aunque fuera desde la alejada orilla, a esa flor divina.

Origen de Nepal

© Dhilung Kirat

Llegados a este punto, la leyenda sobre el origen de Nepal varía según la religión del que la cuenta. Por un lado tenemos a los nepalíes budistas, quienes afirman que fue el bodhisattva de la sabiduría Manjusri, discípulo real del Buda Gautama, quien tuvo una visión sobre esta deslumbrante flor de loto y decidió viajar desde China hasta el lago para adorarla. Al comprobar que el lugar era un concurrido punto de peregrinación y veneración de la flor, decidió drenar el lago para conseguir que todos pudieran estar más cerca de esa gran fuente de luz. Así, Manjushri cortó con su santa espada una de las montañas del valle para que el agua se deslizará colina abajo y la flor fuera alcanzable al posarse sobre la tierra. La colina drenada es el actual valle de Katmandú y en el punto exacto donde se posó la flor se construyó la estupa de Swayambhunath, conocida actualmente como “el templo de los monos” por la gran cantidad de estos animales que viven en él. Este punto se convirtió en uno de los lugares más sagrados para todos los budistas.

Origen de Nepal -Valle Katmandú -

© *saipal

Origen de Nepal

© Sebastian Werner

Pero, por otra parte, los hinduistas tienen su propia versión de la leyenda sobre el origen de Nepal con sus propios dioses como protagonistas de la historia. Así, afirman que el país pudo fundarse gracias a Krishna, una de las reencarnaciones del dios Vishnú, quien lanzó sobre esta montaña un potente rayo para liberar todo el agua que contenía el valle.

Como todos sabemos, las leyendas no dejan de ser historias que pasan de generación en generación intentando dar mágicas explicaciones a diferentes creaciones y situaciones. Lógicamente, nadie ha podido demostrar que un rayo o una espada cortaran la montaña tiempo atrás permitiendo explicar el origen de Nepal, lo que si han confirmado estudios geológicos es que el valle de Katmandú albergó un lago y que una estrecha garganta pudo ser su punto de drenaje. ¿Será este pequeño desfiladero el verdadero origen de Nepal?

¿Sabías que la plaza Durbar de Patán (Nepal) es uno de los sitios con mayor número de obras arquitectónicas del mundo?

Entérate Aquí



  Acepto la Política de Privacidad