Festival de Buda: ¿dónde celebrar el nacimiento de Buda?

Escrito por: Enric Donate

El festival de Buda Purnima o Vesak recuerda cada año el nacimiento del príncipe Siddharta Gautama. Tanto en los lugares históricos del budismo como entre las comunidades de fieles, su nacimiento se convierte en la celebración más importante del año.

Buddha Purnima

© juicyrai

Ya sea por curiosidad o por devoción, durante todo el año hay un continuo goteo de visitantes a los lugares históricos de la vida de Buda. Probablemente, la ciudad de Bodh Gaya en el estado indio de Bihar, sea la principal atracción. Aquí, bajo el árbol de bodi (ficus religiosa),  el príncipe Siddharta alcanzó la iluminación. Desde el extremo de Japón a las costas de Birmania está representada en este enclave sagrado que tiene en el Templo de Mahabodhi el principal centro de culto. Se pueden compartir los cantos bakthi en los templos y unirse a los peregrinos en los templos construidos por todas las naciones que profesan el budismo.

Festival de Buda: nacimiento de Buda

© Astasahasrika Prajnaparamita

El prado donde la reina Mayadevi dio a luz al príncipe Gautama es el otro lugar de peregrinaje obligado para los budistas de todo el mundo. En Lumbini, se encuentra el Puskarini o estanque sagrado donde la reina se bañó antes de dar a luz y donde el recién nacido fue purificado y multitud de templos de todas las naciones budistas recuerdan los episodios de la juventud del príncipe Siddharta, antes de iniciar su camino a la iluminación.

Las celebraciones en el Templo del Diente de Buda de Kandy se alargan una semana. Los ceilandeses, mayoritariamente budistas, acuden a su antigua capital y ciudad más sagrada de Sri Lanka para unirse a los festejos. Se erigen pandols, escenarios profusamente decorados que cuentan vidas pasadas de Buda y a su alrededor se recitan los cánticos en singalés. Asociaciones locales o donantes se encargan de la organización y se ofrece comida a todo aquél que lo desee. Las casas cuelgan hermosas linternas o Vesak koodu para simbolizar la iluminación que acompaña a la figura de Buda.

Festival de Buda: Templo del Diente de Buda

© Lucille Kanzawa

Nepal es un país entre dos religiones. El hinduismo y el budismo conviven en el día a día de los nepalíes y el culto a templos muchas veces pasa por encima de etiquetas. En Katmandú, el nacimiento de Buda siempre se ha celebrado en el Templo de Swayambhu. Únicamente durante Vesak se abren las puertas del santuario por lo que la gente de todo el valle desciende a la capital para asistir a los festejos.

Festival de Buda: Monasterio Thiksey en Ladakh (c) Jagadip Singh

© Jagadip Singh

El inicio del deshielo coincide con la celebración del Festival de Buda en Ladakh. Los monasterios del valle están de celebración y las localizaciones únicas de sus gompas retumban con los cánticos de las comunidades monásticas. Lamayuru o Thiksey son buenos lugares para asistir a una pooja, el recitado comunitario de las sutras budistas en esta región de paisajes lunares enclavada en el Himalaya Occidental.

 

 

Buceo en el Índico: un mar de opciones

Escrito por: Enric Donate

El Océano Índico es un destino privilegiado para los buceadores experimentados y amateurs. India, Maldivas y Sri Lanka no solo son destinos de ensueño fuera del agua, sino que bajo el mar podrás encontrar paisajes extraordinarios con una excelente visibilidad y una rica fauna tropical. Buceo en el Índico ofrece un mar de posibilidades.

Buceo en el Índico: Maldivas

© Malcolm Browne

Enamórate de la vida submarina en la India. Goa es el primer destino de playa del subcontinente y tienen interesantes localizaciones para el submarinismo en islas remotas y poco conocidas como Grand Island y Netrani Island.

Buceo en el Índico: Buceando en India

© Arun Katiyar

Pondicherry es otro enclave donde hacer una parada en tu ruta por el sur de la India. Aquí disfrutarás de la playa y la herencia francesa y podrás bucear hasta 23 metros de profundidad en Cool Shark.  Sin embargo, si quieres una experiencia única, el archipiélago de Andaman es tu destino en la India. Exclusivas y muy poco exploradas, las remotas Islas de Andamán en el corazón del Golfo de Bengala se han abierto recientemente al turismo. Sus aguas cristalinas y la especial protección de todo el archipiélago lo convierten en un lugar particularmente atractivo. Havelock es la isla con mayor infraestructura y hoteles de diversas categorías. En sus aguas encontrarás tortugas marinas, manta rayas, tiburones y formaciones de corales que cubren las caprichosas formaciones volcánicas.

Buceo en el Índico: Playa en Havelock Island

© Vikramjit Kakati

Quienes eligen conocer el lado más salvaje del sur de Asia tienen en Sri Lanka una accesible variedad de paisajes y de reservas naturales terrestres y marinas. Combina los safaris en la selva para ver leopardos y elefantes con inmersiones en algunos de los enclaves más extraordinarios. La isla fue capital en la navegación del Índico y sus costas están repletas de naufragios que se han convertido en localizaciones excepcionales para el submarinista. Nada entre bancos de peces que pueblan los restos de naves que no llegaron a puerto o maravíllate con los avistamientos de ballenas azules y tiburones ballena que se dan a menudo en sus aguas.

Buceo en el Índico - Buceando en Maldivas

© Malcolm Browne

Para terminar, Maldivas es el destino del lujo y el relax por antonomasia, también para los submarinistas. Sus playas de arena fina salpicadas de cocoteros son un paraíso del descanso pero esconden un mundo submarino riquísimo. Las corrientes que se forman entre las islas favorecen la circulación del plancton atrayendo a bancos de peces y sus grandes depredadores. Puedes estar cara a cara con diversas especies de tiburones, anguilas y tortugas y volver a tu villa sobre el mar en Maldivas a disfrutar de los colores únicos del atardecer. Asimismo, si todavía quieres más mar del que Maldivas ofrece, el archipiélago cuenta con los mejores vida a bordo del Índico con la exclusividad que caracteriza el turismo de estas mil islas agrupadas en 26 atolones.

¿Quieres que te diseñemos un viaje exclusivo al Subcontinente Indio?

5 lugares que no debes perderte en tu viaje a Sri Lanka

Escrito por: Eva del Amo

Sri Lanka es la receta que cocina a fuego lento una mezcla perfecta entre naturaleza, cultura, tradición y sonrisas, invitándonos a descubrir un lugar a la vez fascinante y mágico. A continuación, te listamos los 5 lugares que no deber perderte en tu viaje a Sri Lanka:

La isla esconde arrozales, palmeras, campos de té y verdes colinas. Árboles sagrados y estatuas de Buda en medio de la espesa jungla. Bosques de ébano, caoba y sándalo, preciosos hoteles coloniales y ocho lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Decidir qué se va a ver en Sri Lanka, de entre todo lo que ofrece, es una tarea complicada, pero hay cinco lugares que nadie debería perderse en la primera toma de contacto con el país insular.

  1. Colombo es la capital de Sri Lanka. Crisol de las diferentes culturas que forman parte de su historia, ofrece, entre otros placeres, poder pasear por el paseo marítimo de Galle Face Green, a orillas del Océano Índico, a lo largo de algo más de una milla. Deja tiempo para visitar su precioso faro de la época colonial y su coqueta playa. También merece una visita su Museo Nacional, indispensable para conocer el arte y la historia del país.
Viaje a Sri Lanka - Colombo beach

© Nazly Ahmed

  1. En Galle, en cambio, lo mejor es perderse por su excepcional casco histórico, a medio camino entre la tradición arquitectónica europea y la asiática. Edificios con encanto para una ciudad con siglos de historia, que presume de fortaleza y bastiones, herencia del dominio portugués y holandés de hace casi cinco siglos.
Viaje a Sri Lanka - Galle Fort

© Marc Biebusch

  1. Kandy, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, también es conocida como Senkadagalapura, la ciudad sagrada del budismo y la última capital de los reyes sinhalas. En este precioso escenario, a orillas de un lago artificial, se levanta el Palacio Real y diferentes templos, como el del Diente de Buda. Numerosas personas se acercan cada día a este lugar a venerar la reliquia más respetada del país.
Viaje a Sri Lanka, Kandy

© Idobi

  1. Pero si quiere conocer a fondo la cultura y la historia del país, nada mejor que visitar el eje que conforma el triángulo cultural de Sri Lanka: Sigiriya, Anuradhapura y Polonnaruwa, todos ellos situados al norte de la capital. En Sigiriya podremos admirar su palacio-fortaleza, del siglo V, que se alza altivo dominando el paisaje, mientras que en Anuradhapura se conserva la mayor estupa del país y el Sri Maha Bodhiya, un árbol sagrado con 2.500 años de antigüedad, nacido de un esqueje de la higuera bajo la cual Buda recibió la iluminación. Pero si queremos viajar al mismísimo corazón del budismo, nada mejor que acercarse hasta Polonnaruwa, cuya selva se ha encargado de preservar un riquísimo patrimonio histórico-artístico, en el que sobresalen las estatuas de Gal Vihare.
Viaje a Sri Lanka - Anuradhapura

© Aitor Garcia Viñas

  1. Nuestro último destino será Dambulla, que permite explorar tesoros de un valor incalculable. Hace más de dos mil años contemplan preciosos templos esculpidos en la roca, que hoy recogen una importantísima colección de pintura al fresco e impresionantes estatuas de Buda. Son los ecos de un pasado que hoy está más presente que nunca a través de los ojos de quien lo contempla.
Viaje a Sri Lanka - Templo de Dambulla

© Prasanth Chandran

Viajar a Sri Lanka: mil razones para ir, un millón para volver

Escrito por: Eva del Amo

Cada viajero que llega a Sri Lanka guarda en su interior el motivo que le ha llevado a acercarse a este maravilloso país al que Marco Polo bautizó como “la isla más bonita del mundo”. Hay quien acude a la antigua Ceilán en busca de exotismo, y los hay que desean descubrir su exuberante naturaleza. Personas que quieren viajar a Sri Lanka para disfrutar de su gastronomía, cultura o paisaje… Y todos, absolutamente todos ellos, se encuentran con la hospitalidad de sus gentes. 

Viajar a Sri Lanka: Kumburumoolai

© Anton Cross

Si busca una razón objetiva para descubrir el paraíso puede encontrarla en los ocho lugares que el país tiene en las listas de bienes culturales y naturales Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, desde la Ciudad Santa de Anuradhpura a la de Polonnaruwa, pasando por la de Sigiriya o la de Kandy. Impresiona la Reserva Forestal de Sinharaja y las fortificaciones de la ciudad de Galle, así como el Templo Dorado de Danbulla o las mesetas centrales de la isla.

Viajar a Sri Lanka: Polonnaruwa

© Bernard Gagnon

Sri Lanka es el país de las piedras preciosas, con excelente calidad y buen precio. Más del 50% de las gemas del mundo son naturales de la isla, con el zafiro como protagonista. Paseando por las calles de la ciudad de Kandy resulta imperdonable no entrar, al menos una vez, en sus preciosas joyerías para admirar los increíbles trabajos realizados con ellas.

Viajar a Sri Lanka: Minneriya national Park

© Carlos Delgado

Y de la ciudad a la naturaleza, porque este país es la cuna del elefante asiático, que se puede ver tanto en libertad como en lugares protegidos. El Orfanato de Elefantes de Pinnawala es un magnífico lugar para los niños, pues, siempre desde el respeto, podrán acercarse a ellos, tocarles e incluso darles de comer.

Y si el interés que nos ha llevado a viajar a Sri Lanka es gastronómico, nada mejor como descubrir las montañas en donde crece uno de los mejores tés negros del mundo. Viajar a Sri Lanka para visitar las plantaciones de Nuwara Eliya se convierte en toda una experiencia que puede culminar con una cata de diferentes clases de tés. Probablemente, de los mejores que habrás probado en tu vida.

Viajar a Sri Lanka: Plantación de Te en Haputale -

© Abdar

El país entero es un precioso jardín botánico. Nadie puede abandonarlo sin visitar una de las fábricas de canela y retroceder en el tiempo, cuando la Ruta de la Seda pasaba por Ceilán para abastecerse de los regalos naturales de la isla. Un lujo que hoy se puede descubrir a través de los platos de su rica y variada cocina. Toda una experiencia sensorial.

Sri Lanka es también una tierra con arraigadas costumbres. Peregrinar a Kandy es a lo que aspira cualquier budista de la escuela Theravada. Allí se encuentra el Templo del Diente de Buda. Tras una puerta de marfil que se abre tres veces al día observamos un relicario de oro que esconde siete cajas una dentro de otra. Es allí donde se guarda la reliquia.

Buda sentado de Gal Viharaya - Polonnawura

© Bernard Gagnon

Un país para ver y para sentir. Naturaleza desbordante, cultura recóndita, coquetos hoteles… solo tienes que encontrar la razón que te llevará a conocerlo.